Autor: Ramírez, Eulogio. 
   Indefensión ante el comunismo     
 
 El Alcázar.    07/01/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

INDEFENSIÓN ANTE EL COMUNISMO

SEA porque en las redacciones de los diarios suele haber «tontos útiles» y marxistas que sustraen ciertas

noticias a los redactores jefes y a los directores, sea por inconsciencia de estos últimos, el hecho es que en

la noche de Reyes se ha producido en España, por servicio de las agencias Europa Press, Cifra y Efe, la

conjunción de tres noticias que, a lo que parece, los diarios han decidido hurtar a los lectores españoles.

¡Como la prensa goza de la libertad de no informar, de desinformar, de ejercer por sí la censura, de tener

engañados a los lectores! ¡Y eso es la democracia liberal!

Resumiendo mucho, dice una de esas noticias que, en el Boletín Oficial del Obispado de Sigüenza se

publica un artículo ponderando la gravedad del hecho de que los obreros españoles no disponen de una

potente sindical cristiana: es imposible que los obreros conserven la fe católica o puedan adquirirla

mientras se encuentren bajo la influencia de la ideología marxista que domina en las sindicales actuales,

viene a decir España, pues, se halla indefensa ante el proselitismo marxista entre los trabajadores, con

perjuicio de todos, inclusive de los trabajadores más modestos.

Otra de esas noticias está fechada en la Ciudad del Vaticano y pone de manifiesto que los tres más

importantes órganos de expresión de la Iglesia, «L´Osservatore Romano», «La Civiltá Cattolica» y

«L´Osservatore della Domenica», ponen en guardia a los italianos contra la eventualidad del acceso de los

comunistas a un Gobierno de «urgencia», que se estaría gestando entre bastidores y contra el electorado

italiano, a causa del irremediable fracaso del Gobierno Andreotti, único hecho posible en virtud de los

más irreprochables cánones democráticos de este país latino. Fracasadas todas las combinaciones posibles

de la Democrazía Cristiana con los otros partidos políticos de confesión más o menos liberal y aun

socialista para sacar a Italia del marasmo, de la anarquía, de la Secesión económica y del caos a que ha

llevado la democracia liberal a este país, ya no quedaría otra opción pensable que la de asocia ral

nacional-comunismo italiano a las tareas de gobierno, como si el comunismo poseyera cualidades

taumatúrgicas y no fuese averiguado y cierto que el comunismo es catastrófico, económica y

políticamente, allí donde entra a gobernar.

La tercera noticia recoge la información de la revista «Mondo e Missione» sobre la persecución religiosa

bajo el comunismo impuesto a Laos, como consecuencia del liberalismo que allí practicaron, primero,

Francia y luego los EE.UU. de América. De las 87 pagodas antes abiertas en la capital, Vientian, sólo

están hoy abiertas al público dos de ellas; y los bonzos que no han sido obligados a abandonar las pagodas

y conventos se encuentran internados en campos de trabajo y de exterminio. En cuanto a la Iglesia

católica, fueron expulsados los misioneros extranjeros, la Jerarquía y fieles aWrígenes se encuentra

dispersos y sus templos requisados hasta el extremo de que, en Vientian, de las siete iglesias que antes

había abiertas, en la actualidad sólo queda una, a la que concurre un centenar escaso de fieles,

mayormente empleados de las embajadas extranjeras. ¡Es la más cruel persecución!

Como se echa de ver, las tres noticias confluyen para hacernos pensar en la inminencia del marxismo

cuando deja de oponérsele, como bajo el pontificado de Pablo VI, un catolicismo militante y conquistador

no sólo de las escuelas, de la literatura, de las universidades y de la cultura, sino de la economía y de la

política. Es evidente quelasdemocraciasliberales, másquenada, son uncaldo de cultivo excelente donde

prospera el comunismo. Las democracias liberales, desprovistas de la ubre del colonialismo y del

neocolonialismo sucumben lentamente porque no son capaces ni siquiera de solucionar las injusticias, las

crisis, la inflación, el paro, el estancamiento que ellas mismas producen por generación espontánea.

Y si en esas democracias prospera un catolicismo libe-ralista y progresista, motor de la secularización y

del desarme intelectual, moral y religioso, frente al «comunismo gobernante», no queda nada que oponer

al «comunismo gobernado», que avanza inexorablemente en la oposición hasta conquistar el poder.

Como conclusión de un importante libro sobre «Los nuevos posesos», el profesor bórdeles de

instituciones, Jacques Ellul, hace ver que la Iglesia está a punto de consumar el tercero de los graves

errores de su Historia contemporánea: «el que cometemos actualmente creyendo que hemos de situarnos

en un mundo laico, secularizado, científico, racional y hemos de construir un neo-cristianismo en función

de eso».

Con la discrepancia característica del pontificado de Pablo VI entre lo que se predica y lo que se practica,

el Papa actual está condenando el «neo-cristianismo» al paso que está consintiendo que, por doquiera, se

practique un neo-cristianismo víctima de los complejos de culpabilidad y de inferioridad ante las

ideologías contemporáneas que tienen avasalladora voluntad de dominar el Estado y de desplazar y

subyugar a los hombres que llevan en sus entrañas las concepciones civiles, políticas, sociales,

económicas y culturales de la nueva cristiandad fracasada porque se ha intentado hacerla al estilo de

Mari-tain y no se ha persistido en continuarla conforme a los ideales y a los principios inaugurados en

España por el Movimiento Nacional, al que tarde o temprano habrá que volver como única manera de

atajar la inminencia sobre-cogedora y subyugadora del marxismo, que lo único que sabe hacer es el

Gulag, de Rusia o de Laos.

Eulogio RAMÍREZ

 

< Volver