Autor: Gallo, Jesús. 
   El Estatuto, puro separatismo     
 
 El Alcázar.    12/12/1978.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

12-diciembre-1978

EL ESTATUTO, PURO SEPARATISMO

El otro día les citaba algunos de los artículos del anteproyecto del estatuto vasco. Hoy merece la pena

seguir un poco con el tema, ya que no es posible una publicación íntegra.

En el artículo 15 se dice: «Corresponde al País Vasco la competencia exclusiva en materia de enseñanza

en todos los niveles y especialidad incluida la enseñanza profesional.»

CRÓNICA DE VIZCAYA Por Jesús Gallo

El artículo 1 7 dice textualmente: «Corresponde a las instituciones del País Vasco el régimen de Policía

Autónoma para la tutela jurídica y el mantenimiento del orden público dentro del territorio autónomo,

quedando reservados los servicios a las Fuerzas de Seguridad del Estado los servicios policiales de

carácter extraordinario.»

Entre ellos aduanas, etc., y «persecución de delitos monetarios». Es decir, que está dictado como en una

auténtica República federal, pero ni siquiera se cita que esa Policía federal pueda intervenir sino en estos

dos casos:

a) A requerimiento del Gobierno vasco, cesando la intervención a instancia de él.

Es decir que las FOP serán meros papeles en manosdelosquegobiernen en este auténtico Estado federal.

b) Por iniciativa propia, previa declaración de los Estados de alarma, excepción o sitio.

En el artículo 1 9 se dice: «Corresponde al País Vasco el desarrollo legislativo y la ejecución de la

legislación básica del Estado en materia de Prensa, radio y televisión, y en general dé todos los medios de

comunicación.»

Y no sólo eso, sino que hasta tanto el Estado promulgue la legislación a que hemos hecho mención, el

País Vasco podrá dictar normas transitorias. Y luego échele usted un galgo a esas normas transitorias, o

trate de corregirlas, y verá lo que ocurre.

El artículo 22 dice lo siguiente: «El País Vasco podrá celebrar convenios con otras comunidades

autónomas, según los supuestos, requisitos y fines que determine una ley del Parfamento vasco.»

Parlamento que por supuesto conforme a otro artículo, es inviolable.

Con relación a la justicia, este párrafo del artículo 35 «... en los concursos (para jueces, magistrados, etc.)

serán condiciones preferentes el conocimiento del derecho foral vasco y el de la lengua vasca». Lo cual

dará pie a mandar a la «maquetanía» a todos los jueces, magistrados, etc., que no sepan el vascuence.

Porque además por si algo falla, esta este otro artículo que ha de culminar las injusticias: «las vacantes

existentes en los órganos jurisdicionales del País Vasco por haber sido declaradas desiertas (cuando ellos

lo quieran así), se cubrirían interinamente por personal designado por el Tribunal Superior de Justicia

(vasco se entiende) conforme a las normas que a tal efecto dice el Parlamento vasco».

Menos mal que dice que se respetarán las situaciones del personal de justicia a la entrada en vigor del

estatuto. Esta autonomía o sinónimo de profunda descentralización tal y como nos hicieron creer, es un

auténtico Estado dentro de un ente que momentáneamente se supone superior.

Ya no es extraño que el senador Bandrés, defensor a ultranza de las causas etarras, diga que merece la

pena luchar por este estatuto. Ya verán ustedes como traten de cambiar muchas comas de él; Si esto no es

puro separatismo, los sesudos hombres de Madrid, con miles de títulos académicos a cuestas, que nos lo

digan. Y los hombres que han intervenido en su redacción me han dicho algunos de ellos que está

redactado de acuerdo corría Constitución que se aprobó hace unos días.

 

< Volver