Puedo prometer y prometo.... 
 Cosa distinta es pagar lo que se debe  :   
 Un grupo de contratados para pegar carteles afirman que la U.C.D. les adeuda veinte mil pesetas a cada uno. 
 El Alcázar.    15/06/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Puedo prometer y prometo...

COSA DISTINTA ES PAGAR LO QUE SE DEBE

Un grupo de contratados para pegar carteles afirman que la U.C.D. les

adeuda veinte mil pesetas a cada uno

MADRID, (CIFRA).- Un trabajador contratado para pegar carteles de la

"Unión de Centro Democrático" durante la campaña electoral, fue

detenido ayer tarde por la Policía en la sede de la citada coalición

electoral, según ha sabido "Cifra".

Se trata del joven Enrique Godoy al que se acusa de haber prendido

fuego a una Bandera española junto a la oficina de propaganda de la

"UCD".

El detenido y varias decenas de compañeros de trabajo electoral,

permanecieron toda la tarde en el citado lugar, sito en General Mola

43, a la espera de que les fuera abonado el trabajo efectuado durante

los días pasados, y que al no producirse, produjo indignación. Al

parecer, a varias de estas personas la "UCD" les adeuda cantidades

superiores a las veinte mil pesetas.

A última hora de la tarde una de tas personas de las oficinas de "UCD"

observó que a pocos metros de las mismas ardía una Bandera española.

Tras poner el hecho en conocimiento de los policías armados de

servicio en el lugar, fue detenido el joven citado y, poco después,

trasladado a la Comisaría del Distrito de Salamanca.

Un grupo de sus compañeros se personaron poco después en esta

Comisaría para testificar en favor del detenido, ya que éste, según

ellos,, no había prendido fuego a ninguna bandera, ni conocían al que

había sido.

Por otra parte, informaron a "Cifra" de que estaban dispuestos a

emprender una acción judicial con la "UCD" en el caso de que no pagase

a todos el producto de su trabajo.

N de la R.~ B último día de la campaña electoral, ante los

televidentes, el número uno de los candidatos al Congreso por Centro

Democrático, afirmaba enfático; "Puedo prometer y- prometo...",

ensartando en los puntos suspensivos toda una Jauja que agigantaba él

resto parlante a dimensiones taumatúrgicas y milagrosas. Sin embargo,

ayer, otras promesas, elevadas a la santidad de contrato de trabajo,

eran incumplidas dando lugar a que unos jóvenes encartetadores

montaran la guardia en espera de ser atendidos, sin lograrlo. Ya dice

el viejo poema que "mal haya quién en promesas de hombre fía", pero

haya peor quién se fie del que ni siquiera paga a quien debe.

La otra cara de la noticia: que el acreedor haya quemado una bandera

nacional puede no ser más grave que la enseñanza recibida de sus

patronos cuya actuación ha permitido que la enseña de la Patria se

descuelgue para dar el protagonismo a la del Partido Nacionalista

Vasco: o se denigre, compartiendo estrados con la roja revanchista y

antinacional de la hoz y el martillo.

 

< Volver