Elecciones a Cortes. Encuestas de Ya: candidatos por Madrid. 
 J. M. Gil-Robles y Gil-Delgado: Separación de los poderes del Estado y control recíproco de sus órganos     
 
 Ya.    29/05/1977.  Página: 16. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

ya. Pag. 16

Encuestas de YA: Candidatos por Madrid

J. M. Gil-Robles y Gil-Delgado: Separación de los poderes del Estado y control recíproco de sus órganos

Es necesaria la distribución de competencias entre el Estado, los países y regiones que lo componen • El

Estado debe garantizar el libre ejercicio de todas las religiones desde su neutralidad • El Consejo del

Reino se sale de un morco democrático y debe desaparecer en la próxima Constitución

YA ha realizado una encuesta entre los candidatos al Congreso y al Senado por Madrid sobre las ideas

esenciales que cada uno llevaría a una reforma constitucional. Nuestro cuestionario enumera una serie de

teman sobre los que hemos pedido que contesten los candidatos.

Hoy responde a nuestra encuesta José María Gil-Robles y Gil-Delgado, secretario general de la

Federación de la Democracia Cristiana y número dos de la candidatura al Congreso de Diputados por esa

formación política.

Ideas esenciales a defender en la reforma constitucional:

A) Principios económicos que podrán integrarse en la Constitución.—Todo el conjunto de los derechos

económicos y sociales, tales como el derecho al trabajo, a un salario justo, a la asistencia y seguridad

social, al derecho de huelga en las condiciones que establezcan las leyes, el derecho a la educación y 1a

cultura, el derecho al descanso, u una participación de los trabajadores en la gestión y beneficio de las

empresas, etc.

B) Estructura del regionalismo.—FDC propugna una distribución de competencias entre «1 Estado,

los países y regiones que lo componen conforme a los principios de autonomía, solidaridad y

participación de éstas en los órganos de Gobierno del Estado. El conjunto de competencias y poderes

correspondientes de cada país o región será fijado en unos estatutos que, en armonía con el marco general

establecido por la Constitución, «laboren sus representantes, aprueben las Cortes y sancionen loe

respectivo» pueblos mediante referéndum.

C) Relaciones Iglesia-Estado. Neutralidad del Estado en materia de confesionalidad religiosa,

garantizando el libre ejercicio de todas las religiones. El Estado debe mantener con la Iglesia católica y

con las demás iglesias y confesiones religiosas relaciones amistosas de cooperación, siempre desde el

principio de separación Institucional. El Estado establecerá una forma de contribuir a los gastos de tas

distintas religiones, a cargo de los respectivos creyentes.

D) Relaciones Gobierno-Cortes y Corona.—FDC defiende la separación de los poderes del Estado y

el control recíproco de sus órganos. Partiendo del principio de accidentalidad de la forma del Estado,

FDC entiende que hoy la Corona debe tener las siguientes funciones: representar al Estado español,

sancionar y promulgar las leyes, disolver las Cámaras en supuestos específicamente determinados,

nombrar al presidente del Gobierno conforme e lo establecido en la Constitución, el mando supremo de

las Fuerzas Armadas, asi como todas aquellas que se deriven de su carácter de representación

simbólica del Estado.

El Parlamento estará compuesto por dos Cámaras: el Congreso de diputados, elegido por sufragio

universal, directo, libre, igual y secreto, en razón de un diputado por fracción numérica de población. El

Senado, elegido en re-presentación de los países o regiones, partiendo de una igualdad básica entre ellas.

El Congreso tendrá siempre la Iniciativa legislativa, sin perjuicio de la función colegisladora, que también

corresponderá al Senado. El Parlamento, como representación suprema de la voluntad popular, tendrá

siempre la función legislativa y de control.

El poder ejecutivo será atribuido a un consejo de ministros, Cuyo presidente será elegido poseí Congreso

y nombrado por el Rey. El Congreso podrá formular mociones de censura contra e] Gobierno, que sólo

podrán prosperar si la Cámara, simultáneamente, propone por mayoría absoluta de sus miembros un

nuevo presidente.

E) Consejo del Reino y grandes consejos asesores.—En una Constitución como la que

propugnamos, el Consejo del Reino no cumplirá papel alguno. Es una institución que se sale de un

marco democrático y debe desaparecer. En cuanto a los órganos asesores, deben ceñirse a su función

de consejo de los órganos políticamente responsables.

F) Regencia.—Designarlo debe ser responsabilidad de las Cortes.

G) Tribunal de garantías constitucionales.—Se establecerá un tribunal de garantías constitucionales

con especifica dedicación al control de la constitucionalidad de las leyes, a la interpretación de la

Constitución, de la adecuación a ésta de los estatutos regionales, así como de la legislación autónoma de

las regiones.

H) Regulación de los partidos políticos.—La Constitución deberá reconocer explícitamente el papel de

los partidos políticos en la formación de la voluntad popular.

 

< Volver