Autor: Tomás Marco, Juan José. 
 Elecciones generales. 
 Pregunte usted lo que quiera     
 
 Ya.    29/05/1977.  Página: 16. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Pregunte usted lo que quiera

Comienzan a llegarme cartas en las que algunos electores se plantean ya las dudas y su preocupación por

cómo se actuará en Jas mesas electorales una vez terminada la votación. Algunos comunicantes me dicen

que ahí es donde se podrá dar la mejor ocasión para los "pucherazos" o para falsear la votación y alterar

sus resultados.

Después de tantos años sin elecciones Ubres es natural que subsistan dudas y sospechas y que no sepa lo

que es "pucherazo" y que se tema por falseamientos de resultados. Al haberse sufrido alguna experiencia

de elecciones pasadas en las que alguna ves había en una sección más votos que votantes, es lógico que

ahora resurjan tales dudas y temores.

Pero no es el caso en estas elecciones para dudas y temores tales. Son tan claras y terminantes las normas

sobre el escrutinio y sobre el modo de proceder tras el escrutinio, a la vista de todos los miembros de la

mesa y del publico, y con intervención de todos, y una, posterior intervención de jueces municipales y

comarcales, que puede afirmarse que en esta elección no podrá darse ni el vetusto "pucherazo"—que

consiste en meter votos en la urna aprovechando cualquier ocasión—, ni el falseamiento de los resultados.

Las aclaraciones y orientaciones sobre estas cuestiones en contestación a varias cartas tengo que

repartirlas en varios días. Asi se comprenderán mejor y no resultarán tan "rollo".

¿QUE GARANTÍAS HAY DESPUÉS DEL ESCRUTINIO?

—Una vez efectuado el escrutinio en cada mesa electoral, ¿qué garantías hay de que no habrá

"pucherazos" o falseamientos de las acta» y de los resultados?

• La cuestión es importante, pues no creo que se hayan da* do tantas experiencias de "pucherazos" y de

falseamiento d« actas en ninguna parte corno en nuestro país en los tiempos de Maricastaña. Pero ya no

estamos en los tiempos de Maricastaña. Ahora, las elecciones tienen que ser serias y con todas las

garantías. De lo contrario, el "pastel" se descubre en seguida, y pobres de los causantes y culpables.

Aparte de que tal y como está establecido en las normas electorales el proceder de las mesas para el

escrutinio y después del escrutinio, no hay posibilidad de Que tales hechos se produzcan.

• Sobre el escrutinio, la cosa es bien clara. Terminada la votación a lae ocho de la tarde, comienza el

escrutinio. Primero, el de la votación para el Congreso, y después, el correspondiente al Senado. Ambos

se verificarán extrayendo eJ presidente, uno a uno, los sobres de la urna, abriéndolos y leyendo en

alta voz la denominación de la candidatura en los votos "para el Congreso y el nombre de los candidatos

votados en las papeletas para el Senado. El presidente pondrá de manifiesto cada, papeleta, una vez

leída, a los interventores de todos los partidos allí presentes y a los adjuntos. Al final se confrontará «1

número total de papeletas con «1 d« votantes anotados en las listas por loe adjuntos « interventores que

siguieron la votación y escribieron uno a uno eJ nombre de los votantes.

• Hecho el recuento de votos, preguntaré el presidente si hay alguna protesta que hacer contra el

escrutinio, y, no habiéndose hecho ninguna o después de resueltas por la mayoría d* la Mesa lae que

se presenten, anunciará en alta voz el resultado, especificando el número de votantes, el de papeletas

leídas, el de papeletas válidas, «1 de papeletas en blanco, el d* papeletas nulas y el de votos

obtenidos por cada candidatura de laa del Congreso y por ceda candidato para el Senado.

• Las papeletas extraídas de las urnas se destruirán en presencia de los concurrentes, con excepción de

aquellas a las que se hubiera negado validez o que hubieran sido objeto de alguna reclamación, lae cuales

se unirán todas al acta, que suscribirán todos los miembros de I» Mesa.

El próximo día continuaré con lo qiue hay que hacer después de terminado el escrutinio.

Juan José TOMAS MARCO

 

< Volver