Elecciones a Cortes. La campaña electoral, a vivo tren. Ingente número de mítines en toda España. Presentación de AP en Guadalajara. 
 Fraga rechaza el inmovilismo     
 
 Ya.    29/05/1977.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Presentación de AP en Guadalajara

Fraga rechaza el inmóvilismo

GUADALAJARA. (Especial para YA.)

Alianza Popular presentó ayer sus candidaturas al Congreso y al Senado en el Coliseo Luengo, con aforo

de 1.200 personas.

Presentó el acto e intervino en primer lugar el candidato número uno al Congreso, Felipe Solano Ramírez,

que trazó las coordenadas esenciales del pensamiento de Alianza Popular no sólo ante la coyuntura de las

elecciones, sino ante el apasionante futuro en que ha de debatieres España. Le siguió en el turno de

oradores Tomás Allende y García-Báxter, ex ministro de Agricultura en el último Gobierno de Franco,

hombre vinculado a Guadalajara por residencia y ejercicio político, que analizó las distintas opciones que

se ofrecen al electorado, concluyendo sus palabras con una emocionada alusión al campesinado de

Guadalajara y al programa económico de Alianza Popular.

A continuación habló José García Hernández, hijo predilecto de Guadalajara y su provincia, medalla de

oro de la ciudad que le vio nacer y poseedor de cuantas distinciones hay establecidas aquí para premiar

ejecutorias y prestigios.

Habló de moderación, de serenidad, de respeto y de orden, únicas coordenadas que permiten el progreso

de los pueblos, recordando que España había llegado a ser la décima potencia industrial del mundo, la

tercera en construcción naval o la primera en turismo gracias al mantenimiento de una política estable,

una política de garantía de las auténticas libertades ciudadanas y una política de seguridad para inversión

y el ahorro. Cerró su intervención con un canto de gratitud al Ejército y a las fuerzas del orden, que

habían enseñado, "con el riego generoso y gallardo de su sangre, una lección de patriotismo y hombría

que España no agradecería nunca de manera suficiente". Cerró la serie de intervenciones Manuel Fraga

Iribarne, acogido con una salva de aplausos.

El secretario general de Alianza Popular—a quien el auditorio interrumpió en veintiocho ocasiones con

vivas muestras de aprobación—dedicó la mayor parte de su parlamento a rebatir las acusaciones de

inmovilismo, cuando no de ultraderechismo, que se vienen vertiendo sobre los líderes de Alianza Popular,

ante" la incapacidad de rebatir su programa,

Afirmó que era el primer político de esta nueva era que había hablado y legislado la apertura, el primero

en hablar de serena reforma, de participación auténtica y de libertad de expresión y que retaba en diálogo

abierto, ante cualquier auditorio, a quien quisiera contradecirle, aunque desconfiaba que nadie recogiera

el "guante", sobre todo después de comprobar que un más alto y directo reto se había quedado sin

respuesta. Anunció que Alianza Popular, "partido que permanecía unido y compenetrado por encima de

muchas presiones disgregadoras que padeció y venia padeciendo", se perfilaba como bloque político

hacia el futuro, y que ¡a coyuntura electoral no era final de trayecto sino principio de andadura.

 

< Volver