Coordinación Democrática mantiene su política negociadora     
 
 Ya.    26/10/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

ACIÓN NACIONAL 26-X-76

Coordinación Democrática mantiene su política negociadora

La prepuesto que hizo en la "cumbre" de organismos unitarios así lo demuestra -

La plataforma de organismos democráticos supone un acuedo entre el ala izquierda

de la oposición democrática - Coordinación Democrática podría jugar un papel

conciliador entre las aspiraciones de las nacionalidades y el centro de la

oposición - Su propuesta se parece a la de la gestante "coalición de

personalidades"

Sobre la reunión "cumbre" de los organismos unitarios de las diversas regiones y

nacionalidades españolas, celebrada en Madrid el sábado y en la que se

constituyó una plataforma de organismos democráticos y su programa político,

basado en el "documento de Valencia", cabe hacer ciertas valoraciones tras la

forzada urgencia con que nos vimos obligados a dar la Información en nuestro

número del domingo. En primer lugar cabe resaltar el hecho objetivo de que el

trascendente acuerdo conseguido en la Asamblea de Cataluña, la Tabla de Fuerzas

Políticas y Sindicales del País Valenciano, la Tabla Democrática de Galicia, las

Asambleas Democráticas de Ibiza, Menorca y Mallorca, cinco partidos vascos (con

la adhesión de otros siete nacionalistas a esta política unitaria) y

Coordinación Democrática, que representa a Andalucía, Extremadura, Madrid-

región, Castilla-León, La Mancha, la Rioja, Murcia, Santander y Asturias, supone

un acuerdo entre el ala izquierda de la oposición democrática española. Con los

votos particulares en contra de Izquierda Democrática (partido demócrata

cristiano que preside el señor Ruiz-Giménez) y de Unión Social Demócrata

Española (don Eurico de la Peña) y e1 grueso de las fuerzas políticas que

suscriben la alternativa política, en base al "documento de Valencia", son de

Ideología socialista, comunista, marxista-leninistas, sindicalistas y

nacionalistas.

Desde las reuniones del Comité ejecutivo y el pleno de Coordinación Democrática

hasta la "cumbre" del sábado, los llamados cuatro grandes partidos de la

Platajunta han venido manteniendo unas posturas identificadas con una denominada

"política realista", es decir, pragmática y exenta de maximalismos. En esta

linea, Izquierda Democrática, Partido Socialista Popular, Partido Socialista

Obrero Español y, en cierto modo, también el Partido Comunista Español fueron

los protagonistas de la "suavización" del "documento de Valencia".

Oponerse a é1 hubiera podido provocar una reacción contraria de las

organizaciones que estos partidos tienen en las distintas nacionalidades. Sólo

Izquierda Democrática, que a pesar de configurarse federativamente no tiene un

fuerte peso real en aquellas zonas del país más sensibilizadas por el tema

autonomista o regionalista, se ha opuesto resueltamente al "documento de

Valencia". Por otra parte, igual que USDE, con sus homónimos, participa con

otros grupos afines, que discrepan de la política de CD en la formación de un

gran partido demócrata-cristiano.

NEGOCIACIÓN

Estos partidos, conscientes de que no sería oportuno escorarse demasiado a la

izquierda en la estrategia unitaria de la oposición, mantienen su actitud, que

tiene ya precedentes, de acercarse a los grupos liberales, socialdemócratas y

libérales, que constituyen el centro de la oposición. En este contexto cabría

situar la propuesta que Coordinación Democrática presentó a la plataforma de

organismos democráticos.

Esta propuesta, en la que se dice que la negociación con el Gobierno está

encaminada "a cumplir el objetivo central de la oposición democrática, que es la

realización de unas elecciones libres a Cortes constituyentes", tiene algunos

puntos de coincidencia con los criterios que se barajan en la gestación de una

"coalición de personalidades" que protagonizan, según algunas informaciones ya

publicadas, loe señores Gil-Robles y Areilza.

Los puntos esenciales de la propuesta de CD giran en torno a: preparación de su

proyecto de ley electoral, determinar las condiciones básicas previas para

cualquier consulta electoral, fijar una posición común ante un posible

referéndum y Gobierno de amplio consenso democrático. En recientes declaraciones

a YA, don Joaquín Ruiz-Giménez manifestó; "Sería necesaria una negociación entre

el Gobierno y una comisión representativa de la oposición democrática, donde

quedaran claras las siguientes condiciones mínimas y fundamentales: negociación

sobre el contenido de la ley electoral; acceso de todos los partidos politicos

durante el proceso electoral a los medios de comunicación, y especialmente a la

radio y la televisión; remodelación o reorganización del Gobierno de tal forma

que pudieran entrar algunas personas que, sin ser dirigentes de partidos, den

objetividad y neutralidad al Gobierno en un proceso electoral que lleve a un

proceso constituyente."

En las conversaciones de pasillo se llegó a escuchar que esta propuesta de CD

ponía en tela de Juicio el documento de Valencia", que, con algunas

matizaciones, se convirtió en programa político de la Plataforma de Organismos

Democráticos. También se escuchó que podría servir de puente entre ésta y la

"coalición de personalidades", si se forma. De cualquier forma, todo ello entra

en el campo de la valorización de unos datos objetivos.

 

< Volver