Autor: Hernández Rodríguez, Marcial. 
 De candidatos al Senado. 
 Agresivos mítines     
 
 Pueblo.    30/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

DE CANDIDATOS AL SENADO

AGRESIVOS MÍTINES

MADRID. (PUEBLO, por Marcial HERNÁNDEZ.)

«Es necesario elegir hombres como éstos para que las dos alas del franquismo, que fingen estar en batalla,

pero que están unidas por abajo, de forma subterránea, no traten de llevar a cabo una última ficción para

que continúe una reforma con parches, para qué el franquismo dure unos cuantos años más y España no

entre en la democracia.»

De esta forma se expresó el sábado, en el estadio de Vallecas, don José María de Areilza, en un mitin de

apoyo a la candidatura Senadores para la Democracia formada por Manuel Villar Arregui (Democracia

Cristiana), Mariano Agruilar Navarro (P. S. O. E.) y Joaquín Satrústegui (Alianza Liberal). En el mitin, al

que acudieron unas 10.000 personas, intervinieron también Víctor Martínez Conde (U. G. T.), Enrique

Barón y Carlota Bustelo (P. S. O. E.), Joaquín Ruiz-Giménez y José María Gil Robles (Democracia

Cristiana) y Jaime Miralles (Alianza Liberal).

En una tarde soleada, con algo más de media entrada en el estadio y tranquilidad en el ambiente, salvo

algunos gritos de «¡España, mañana, será republicana!», que fueron contestados con , «¡Fuera, fuera!» por

una» mayoría del público y repicados por. Joaquín Satrústegui, que dijo: «Cree-» mos que no es el

momento de plantearnos la forma de Estado». Destaco entre todos los oradores el primer espada José

María de Areilza, quien con tono y ademanes tribuni c i o s fustigó, sin nombrarlos, a Alianza Popular y a

Unión del Centro, y dijo que era una inmensa ficción electoral el tratar de organizar desde arriba las;

tendencias liberales, social demócratas y demócrata cristianas, para afirmar que las opciones

representadas por Senadores para la Democracia eran la alternativa verdaderamente válida, de poder para

después del 15 de junio.

Retó al Gobierno a utilizar la televisión antes del 15 de junio para un gran debate en el que saliesen a

relucir los grandes problemas nacionales de tipo económico, social y regional «en vez de dedicar unos

minutos para que cada partido exponga su programa y luego seguir con películas ridículas, como "La casa

de la pradera"».

Dijo también que «se les tiene miedo a los emigrantes, y por eso no se les reconoce el derecho a voto. Y

también se les tiene miedo a los jóvenes de dieciocho años, hombres hechos y derechos». Habló de la

necesidad de legalización de todos los partidos y se refirió a «la amnistía cicatera; que no es amnistía,

sino excarcelación».

El resto de los oradores insistieron en la necesidad de un Senado democrático «para que no sea un asilo de

jubilados del franquismo» (Enrique Barón) y en general se refirieron a Alianza Popular, «los siete jinetes

del Apocalipsis» (Martínez Conde), y a Unión del Centro, de la que José María Gil-Robles dijo:

«No nos vamos a bajar los pantalones y no nos van a dar por el centro», en términos que suscitaron

grandes aplausos. Además del , consabido grito de «Fraga, el pueblo no te traga», pudo oírse otro, de más

reciente invención, como «Suárez, dimite, el pueblo no te admite».

 

< Volver