Autor: Contreras, Lorenzo. 
 La campaña, al trasluz. 
 Los altavoces no colaboran     
 
 Informaciones.    31/05/1977.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

LA CAMPAÑA, AL TRASLUZ

Los altavoces no colaboran

Por Lorenzo CONTRERAS

MADRID, 31.

ALIANZA popular, el Partido Socialista Popular y el Partido Comunista de España estuvieron ayer en la

cumbre de la notoriedad electoral. La primera, porque el señor Fraga hizo acto de presencia en el frontón

donostiarra de Anoeta. El segundo, porque hizo público su programa electoral y presentó a sus candidatos

por Madrid. El P.C.E. porque mostró en Madrid su intención de jugar a fondo la carta de la política

municipal.

En San Sebastián, los señores Praga y Martínez Es-teruelas, ante un público expresamente invitado (unas

2.500 personas) y protegidos por servidores del orden cuyos rostros no «sonaban» a los mozos del lugar,

dieron su «aval» a la coalición electoral de derechas Guipúzcoa Unida. Las noticias nos hablan de un

«pésimo equipo de sonido», circunstancia que no impidió tener conocimiento de una aspiración que el

secretario general de A.P. expresó en estos términos: «Que las próximas Cortes se dediquen a trabajar y

no a perder el tiempo en discusiones vanas y palabrería decimonónica.» Si se prescinde del adjetivo final,

las Cortes de Franco nunca disfrutaron de mejor descripción.

e Los hombres de Tierno Galván han hecho en su programa un repaso de la problemática española. Si

hubiese que elegir en función de lo más llamativo, tres puntos reclamarían el honor antoló-gicó: la

conversión de la «segunda cámara» en cámara de las nacionalidades y regiones, la desaparición de los

fueros en aras de la igualdad ante la.ley y el incremento de la presión fiscal «del 20 al 30 por ciento del

producto nacional bruto».

El profesor Tierno Galván, al presentar las candidaturas madrileñas .de su partido, acuñó esta frase, que

recogemos sin pretensión de exactitud: La bandera bicolor es la del Estado y el P.S.P. no está dispuesto a

meterla en querellas políticas.

El «viejo profesor» es un antiguo cultivador de cautelas. Ayer agregó que el P.S.P. es republicano, pero

también que «la Monarquía es la única puerta que actualmente se abre para alcanzar la democracia y la

libertad».

9 El P.C.E. tuvo ayer en Granada a su hombre máximo. En la barriada del Zai-dín, donde apoyó la

candida-tura senatorial democrática provincial, definió al señor Carrillo a «los grandes adversarios» de su

partido: el miedo del pueblo y Alianza Popular. Pero era en Madrid donde el P.C.E. jugaba una de sus

cartas electorales más firmes: la defensa de una política municipal que procure «un Madrid para la demo-

cracia», y ello a base de «una planificación permanente». Un libro de autores diversos por su

especialidad-denuncia estos seis jinetes del Apocalipsis urbano: «La mala calidad y el alto precio de las

viviendas, la falta de equipamientos, las largas horas de transporte, la ausencia de espacios verdes y

centros culturales, la destrucción de la vida social en los barrios, el urbanismo impersonal y tec-

nocrático...» El alcalde, señor Arespacochaga, y su «política de parcheo» fueron enjuiciados. Hasta hubo,

por boca de Tamames, una crítica de adjudicación postuma: «Dos mil quinientas hectáreas de terreno,

utilizadas por el anterior Jefe del Estado, estuvieron a punto de ser urbanizadas en 1965.»

• El Centro (es decir, la U.C.D.) estuvo en el Retiro, ligeramente insonorizado por «dificultades con

los micrófonos». Sólo 400 personas a la escucha. Doña Carmela García Moreno lanzó una frase de

alcance simbólico: «No se preocupen, que, como sea, nos vamos a hacer oír.» Los dirigentes de

Alianza Popular fueron asimilados por el señor Sanz Pastor a «travestís» de la democracia.

• El Centro, que hoy presenta su programa electoral, es partidario de una nueva Constitución, pero

quiere para las Cortes inmediatas el privilegio de la perdurabilidad, que es una manera de negarles

vocación constituyente. Para mantener el principio de la no disolución tras la Constitución admitida, el

Centro ha buscado un argumento económico: la situación económica, no permite otra elección a

corto plazo. Antes procede formar un equipo gubernamental sólido, coherente, competente y eficaz. Pero,

¿cómo y con qué mimbres? Sea como fuere, con Gobierno sólido o sin él, las Cortés quieren durar. Ya lo

dijo el profesor Ollero en una reciente cena del Club Siglo XXI, mientras don Fernando Suárez arrugaba

con una profunda sonrisa la piel de su largo y seco rostro: «Lo característico de las Cortes es mantenerse,-

a ser posible con prórroga.» Un premio a la Ironía del profesor meridional.

Elaborar una nueva Constitución parece aspiración´ extendida. «Jamás he escuchado al presidente Suárez

—ha dicho en Badajoz don Ignacio Camuñas, lista de Madrid, puesto "potable"— una negativa sobre la

necesidad de elaborar una nueva Constitución. No sé de dónde salen semejantes rumores.»

Todo lo contrario. Los rumores dicen que el presidente es partidario de su propio modelo constitucional.

Claro que el señor Herrero de Miñón, extraído de una subsecretaría para ser instalado en la lista madrileña

del presidente, ha puntualizado en Getafe lo que el Centro piensa hacer: «Pactar para obtener una

Constitución política válida para todos los pueblos, fuerzas y partidos españoles.»

• El P.S.O.E. tuvo ayer a Felipe González en Almería. También para él secretario general de este

partido es precisa una nueva Constitución que sustituya a las Leyes Fundamentales. El Centro

Democrático, con todas sus ofertas de pacto, es para él cosa análoga a la Alianza Popular: «los mismos

ministros de Franco —recoge Cifra—, que ahora tratan de mantenerse en sus posiciones».

Él señor González distingue entre «demócratas puros» y «demócratas menos puros», es decir, entre

quienes llevan «más de cuarenta años luchando por la democracia» y los que sólo llevan tres meses

luchando por una gabela.

Don Felipe González está haciendo lo que puede por las posibilidades del P.S.O.E. No así don Carlos

Zayas, que con un «spray», y acompañado por un candidato senatorial llamado Carasol, puso las siglas

que defiende en el monumento a los caídos de Al balate del Arzobispo (Teruel), borrando de paso el

nombre-del fundador de la Falange. Cabe suponer el efecto que la utilización de estos métodos ha

causado en sectores falan-que a las elecciones

concurren. NI la más extrema de las izquierdas que aceptan el juego electoral ha tenido la ocurrencia de

incurrir en el iconoclastismo del señor Zayas,-que es de izquierdas, pero menos...

INFORMACIONES

31 de mayo de 1977

 

< Volver