La iglesia, ante las elecciones. 
 Cardenal primado: "no podeis dar el voto a los partidos marxistas"  :   
 Arzobispo de Valladolid: "Los cristianos no votan al dictado de nadie". 
 Informaciones.    31/05/1977.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

LA IGLESIA, ANTE LAS ELECCIONES

Cardenal primado: «No podéis dar el voto a los partidos marxistas»

ARZOBISPO DE VALLADOLID: «LOS CRISTIANOS NO VOTAN AL DICTADO DE NADIE»

MADRID, 31 (INFORMACIONES).

EN estos días prefectorales, la Iglesia, a través de varios documentos de obispos y sacerdotes, ha vuelto a

opinar sobre las elecciones.

Para el obispo de Alicante, tan condenable es el capitalismo liberal como el socialismo. Para 60 sacerdo-

tes de la diócesis de Santander, la Iglesia debe ser independiente de los partidos.

Por su parte, don Marcelo González, cardenal primado de Toledo, ha rechazado que un católico pueda vo-

tar a los marxistas. En opinión del arzobispo de Valla-dolid, el cristiano no vota al dictado de nadie y no

tiene por qué estar, consiguientemente, alineado en un único frente.

«El socialismo, si sigue siendo verdadero socialismo, es incompatible con los dogmas de la Iglesia Católi-

ca», ha escrito monseñor Pablo Barrachina, obispo de Alicante, en una larga pastoral que, bajo el título

«Pe y opción temporal», ha aparecido en el boletín de la diócesis. La pastoral hace un detallado estudio

sobre el capitalismo liberal y el socialismo como incompatibles para el cristiano.

«Aunque haya curas y religiosas que aparezcan en mítines de partidos marxistas y levanten también el

puño cerrado, yo os digo que seáis consecuentes con vuestra fe, a pesar de todo», ha dicho en una homilía

en la catedral de Toledo el cardenal primado. «Os digo —añadió— que no podéis dar el voto a ningún

partido que se declare marxista, y esto por una sola razón: porque el marxismo es ateo.»

El arzobispo de Valladolid, monseñor Delicado Baeza, ha invitado a los fieles a leer los criterios de la

secretaría del Episcopado Español sobre el voto de los cristianos ante las próximas elecciones. «Los

cristianos —dice el prelado»- no votan al dictado de nadie. Son ellos los , que, desde su conciencia, eligen

libremente, y ello supone qué no tienen por qué estar alineados en un único frente. Las decisiones sólo

son responsables si se puede elegir. El que quiera substraerse a esta responsabilidad, a veces arriesgada y

dolorosa, sería más bien un subdito que un ciudadano libre del Estado, y los cristianos deben ser también

testigos de esta libertad de conciencia y de esta voluntad de participación.»

 

< Volver