Autor: Arroitia-Jáuregui, Marcelo. 
   Partidos, coaliciones y olvidos     
 
 El Alcázar.    31/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Crítica de televisión

PARTIDOS, COALICIONES Y OLVIDOS

ESTA sección tenía previsto guardar la más exquisita neutralidad —¿a qué les suena la frase?— en la

campana propagandista electoral O sea que aunque su titular, cuyo soy, sí pensaba seguir el

correspondiente apartado diario que RTVE dedica a partidos y coaliciones políticas de peso, el crítico de

televisión tenía previsto escribir sobre "Marco" ("Videla: exigimos que ¡e devuelvas su madre a Marco",

dice mismamente una pintada madrileña), "La casa de ¡a pradera" y "Costa Barbara", por ejemplo, para

que la exquisitez de la neutralidad electoral no sufriese mácula (que diría don Enrique Sánchez de León

en "Quién es", puesto que se lo pasó diciendo la tarde que le sacaron en tal espacio televisivo).

Pero la carne es flaca, como suele decirse y aunque en mi gato personal resulta un axioma de difícil

prueba. Y siempre hay algo que a uno le llama la atención en esa sección que ´diariamente recoge la

actividad de los partidos y coaliciones políticas, empezando por cierta evidente discriminación.

En efecto, de algunos partidos se ofrece información a falo seco, a base de tas notas que los propios

partidos remiten, leídas por el loartór o redactor de turno, a quien tanto compadezco. Pero las actividades

de otros partidos gozan de información de la casa y, por supuesto, de cámaras que recogen, hasta cierto

punto de corrección democrática, las incidencias de los actos electorales y los rostros y actitudes de los

protagonistas. Mismamente el sábado, se tenía la impresión de que los partidos más televisivamente

atendidos eran los más centristas y concluyentes. O sea, las "masas" del "viejo profesor" y esa versión de

la derecha romera, con Aliños revoloteadores y abanderados, que es la imagen actual del antaño tétrico

P.C.E., amén de don Joaquín Ruiz-Gimenez y sus palomas.

Al margen, claro está, de sus programas —que ésos siguen sin aclararse, y ya veremos lo que pasa cuando

presenten sus espacios televisivos exclusivos—, es curiosa la imagen que tales partidos televisivamente

discriminados ofrecen. Naturalmente, don Joaquín Ruiz-Gimenez ofrece su módico gesto de fervorín de

misa de una, mientras vuelan las palomas. Los de la Unión de Centro Democrático —o sea, los

fernandosvies, ofreciendo la Constitución— siempre son muchos en una mesa y tienen cara y gestos de

antiguos alumnos de un colegio caro, y por supuesto, de frailes.

Muy peripuestos y currutacos, y cuando termina de hablar un orador y se sienta, al sentarse dirige una

sonrisa y un gesto de indulgencia a tos componeros de la mesa, y se le ve que mira con atención a ver si le

aplauden o no le aplauden, o sea, a ver si le. toca bicoca en el reparto de prebendas postee electoral.

Como solamente conozco a unos pocos por su nombre, no sé guien era el que vi sentarse con gesto de

impetración de indulgencia, que todos parecían dispuestos a concederle meaos el señor Camuñas, que

miraba hacia el infinito, como un Mussolinín polichinela.

En el consabido reportaje de un acto del P.C.E., celebrado en Madrid porgue RTVE no sale a provincias

mas que con centristas y tíemistax, tuve un encuentro con el pasado. Don José María de Llanos, S.J..

vestido coa modelo siguiendo micaminista (¿o ahora sera siguiendo micarrilfísta?), subía a la tribuna

(naturalmente} y saludaba al pueblo pese alzando el puñito decrépito y fofo. Caray con el reverendo y te

vueltas que da el mundo, Facundo.

Sobre la imagen se me superpuso el recuerdo de los denlos de veces en ´que, sin que nadie se lo pidiera, le

he visto levantar el brazo y luego emitir soflamas sobre la confluencia de Altar y Trono, dicho sea

elevando la anécdota a categoría. Metiendo en aquella romería manasta le recordé tratando fe impedimos

que paseáramos con chicas o que fuéramos a ver unas pruebas hípicas, en el verano de I94S. Y ya no voy

a hablar de los tinterazos a "Gila", los frustradas asaltos a copulas protestantes o las cruzadas de Noche

vieja para salvaguardar ei honor de Jas doncellas.

Y no voy a hablar de evo porque jamas tomé parte en tales juergas aparentemente místicas. Así que me

limité, al verle allí alzando el puño, a encomendar a Dios a los miembros de P.C.E. que te hagan caso. Era

lo cristiano.

En cambio, RTVE no facilitó ninguna información sobre la visita de la Legión al Valle dé los Caldos,

imitando en etto a casi toda la prensa madrileña. Y es que, no hay que darle vueltas, "España es

diferente", como aseveraron Fraga y sus ejecutivos hoy centristas. ¿Se imaginan algún medio de

comunicación social lo oye; sigo haciendo oposiciones a obispo) francés que no recogiera una visita de un

regimiento a Colomeeyies-Deux-Eglises?

Marcelo ARROJTA-JAUREGU1

 

< Volver