Autor: LANDIN. 
 Typical spanish. 
 La irresistible abstención de algunos VIP     
 
 Arriba.    31/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Typical spanish

La irresistible abstención de algunos VIP

Los que preconizan la abstención electora! hacen pensar en la archirrepetida historieta del cólico que

fue a merendar al campo con sus amigos y les salió un toro bravo. En la huida general el hombre,

renqueando con su pierna, daba voces desesperadas: ¡No corráis que es peor!.

Pero habría que distinguir varias clases de abstencionistas, según sus motivaciones y sus modos. Los hay

tan maximalistas y radicales contra la democracia formal que no quieren saber nada de las urnas; es

explica, ble. Otros han preferido retirarse en silencio a su casa por razones personales; es respetable.

Algunos no han visto halagadoras perspectivas para sus excepcionales méritos y han dado un portazo

alegando que estas elecciones no ofrecen suficientes garantías democráticas; es deploraba.

Cuando hay grupos no legalizados dispuestos a jugar, en principio, como «Independientes» contra viento

y marea; cuando vemos que aceptan el reglamento partidos que entre sí se han venido acusando de

dictatoriales y totalitarios, es un penoso espectáculo el de aquellas «Very Important Persons» —VIP, para

decirlo con sus siglas homologadas internacionalmente— que rompen la baraja.

El hecho es singularmente triste cuando se trata de personajes de talante tenido por liberal, exquisita

corrección e imagen democrática. Es como descubrir que un ídolo de la deportividad no había aprendido

la mejor lección que enseñan en Wimbledon antes de coger la raqueta: a ´ perder sonrientemente.

Los que nos hicimos hombrecitos entre gasógenos, cartillas de racionamiento, cercos internacionales,

pertinaces sequías y otras asignaturas pendientes, vamos a debutar como votantes para diputados y

senadores. No se puede decir que la cincuentena sea una edad prematura para perder la virginidad

electoral. Pero nuestra bisoñés no llega al extremo de creer que los comicios están —ni ahora ni nunca—

organizados, controlados e Intervenidos por legiones de ángeles, arcángeles y querubines.

Que hubo manipulaciones toda la vida es algo que nadie negará serla, mente. No obstante, para consuelo

de pesimistas y recordatorio de escépticos, según los cuales, pase lo que pase siempre ganan los

«gubernamentales», podríamos traer a colación que los republicanos se impusieron en 1931 con un

Gobierno monárquico en el poder; que las derechas ganaron las elecciones del 33 con un Gobierno de

izquierdas y las izquierdas derrotaron a las derechas en el 36 con un Gobierno llamado de centro que, por

lo visto, patrocinaba el presidente de la República, que, a su vez, había sido ministro de la Monarquía.

Vamos, que un político de casta no puede desdeñar olímpicamente las elecciones por encontrarlas

insuficientemente democráticas. Los graves problemas que acucian a España requieren la concurrencia de

todos y, especialmente, de los más valiosos: de los auténticos VIP.

El 15 de junio es fecha de resultados inciertos. Una ostentoso y displicente abstención por augurios de

una derrota inevitable puede resultar tan grave error como brindar antes de tiempo por una victoria

segura.

R. LANDIN

 

< Volver