Persiste de la evolución favorable de la enfermedad del Jefe del Estado  :   
 El Príncipe de España visitó de nuevo,durante una hora, a Su Excelencia. Continuan los telegramas, las cartas y las llamadas telefónicas de Españoles y extranejros de todas las clases sociales. 
 ABC.    14/06/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

ABC. DOMINGO 14 DE JULIO DE 1974. EDICIÓN DE

PERSISTE LA EVOLUCIÓN FAVORABLE DE LA ENFERMEDAD DEL JEFE DEL ESTADO

El Príncipe de España visitó de nuevo, durante una hora, a Su Excelencia

CONTINÚAN LOS TELEGRAMAS, LAS CARTAS Y LAS LLAMADAS TELEFÓNICAS DE

ESPAÑOLES Y EXTRANJEROS DE TODAS LAS CLASES SOCIALES

Madrid. (De nuestro redactor político.) Continúa mejorando el Generalísimo. Su internamiento en la

clínica privada de la Ciudad Sanitaria que lleva su nombre fue el pasado martes una prudente medida de

precaución. En la actualidad ese internamiento es una prudente medida de reposo y de consolidación de la

mejoría. Dice el último parte facultativo: «Tras el reconocimiento efectuado a Su Excelencia el Jefe del

Estado por el equipo médico que le atiende, persiste la evolución favorable. Durante el día de ayer

(alusión al viernes) ha aumentado el ejercicio iniciado hace dos días.» Firman el comunicado los doctores

Franco Manera, Ortega Núñez, Rivera López, Vaquero González, Martínez Bordiú y Federico y Vicente

Gil.

TRANQUILIDAD

La jornada de ayer fue una de las más tranquilas en torno a Su Excelencia, que, como los demás días,

desayunó, almorzó y cenó con buen apetito, leyó periódicos y revistas, vio la televisión y conversó con su

familia y otras personas. Además, dio víarios paseos por el pasillo de la sexta planta.

El Príncipe, conduciendo su automóvil, llegó por la mañana a la clínica. (La Princesa Doña Sofía se

encuentra fuera de España, en viaje privado.) Don Juan Carlos estuvo con el Caudillo durante una hora.

El general Fuertes de Villavicencio, el coronel Sánchez Alcaide, don Ricardo Catoira y otros altos cargos

de las Casas Civil y Militar salieron a despedir a Su Alteza Real cuando abandonó la Ciudad Sanitaria

Francisco Franco para regresar al Palacio de la Zarzuela.

MILITARES Y CIVILES EN LA CLÍNICA

Doña Carmen Polo de Franco oyó misa, igual que en días anteriores, en la capilla de la clínica. Sus

Altezas Reales los duques de Cádiz, los marqueses de Villaverde, doña Pilar Franco Bahamonde, doña

Isabel Polo, el teniente general Iniesta, el presidente de las Cortes, los capitanes generales de la I Región

Militar y de la I Región Aérea, el embajador don Manuel Aznar, la duquesa viuda de Carrero Blanco, la

señora de Arias Navarro, el ministro secretario general del Movimiento, el de Planificación del

Desarrollo, la marquesa de Villatorcas, la viuda de Alonso Vega, los ex ministros Girón de Velasco,

Rodríguez Martínez, Fontana Codina y una larga relación de visitantes atravesaron el vestíbulo de

recepción y subieron a a la «suite» del Generalísimo.

Los marqueses de Villaverde y Don Alfonso de Borbón y su esposa se trasladaron desde la clínica al

aeropuerto para efectuar un rápido viaje particular —un compromiso social— a Málaga. La acentuación

de la mejoría del Jefe del Estado les impulsó a no cancelar ese compromiso. Acompañaba en el avión a

los duques de Cádiz el exministro señor Solís.

Más telegramas y cartas y llamadas de teléfono desde el territorio nacional y desde muchos países.

Hombres y mujeres de todas las clases sociales siguen interesándose por la salud del Caudillo y

manifestándole, a través de diversos medios, su cariño y su adhesión.

AFECTUOSOS TESTIMONIOS DE LA IGLESIA ESPAÑOLA

Del cardenal primado de la Iglesia española, del cardenal arzobispo de Madrid y de otras altas dignidades

eclesiásticas se reciben asimismo respetuosos y afectuosos testimonios en la clínica donde el primer

magistrado español se recupera de la dolencia sufrida.

El presidente de la República del Brasil ha cursado al Generalísimo este telegrama: «En nombre del

pueblo brasileño, y en el mío propio, envío a Vuestra Excelencia mis más sinceros votos de pronto

restablecimiento.» Franco ha contestado con muy cordiales palabras de gratitud.

La semana termina con una impresión harto optimista sobre el estado de salud del Caudillo.

 

< Volver