Terminada la convelecencia, reanuda su vida habitual. 
 Franco, dado de alta  :   
 Puede reasumir las funciones de Jefe de Estado en cualquier momento. 
 Informaciones.    02/09/1974.  Páginas: 2. Párrafos: 14. 

TERMINADA LA CONVALECENCIA, REANUDA SU VIDA HABITUAL

FRANCO, dado de alta

Puede reasumir las funciones de Jefe de Estado en cualquier momento

MADRID, 2. (INFORMACIONES.) Franco está clínicamente curado de su proceso de tromboflebitis en

la pierna, por lo que se da por terminada la convalecencia, pudiendo reanudar su vida habitual, según el

parte médico de la junta de facultativos que atiende a Su Excelencia.

Un efecto, la Casa Civil de Su Excelencia hizo pública ayer la siguiente nota :

Celebrada la reunión periódica de la junta de facultativos que atiende a Su Excelencia el Jefe del Estado,

constituida. por los profesores y doctores don Ernesto Castro Fariñas, jefe del Servicio de Cirugía

Cardiovascular del Gran Hospital del Estado; don Tomás Epeldegui Fernández, jefe del Departamento de

Traumatología, Ortopedia y Rehabilitación de la Ciudad Sanitaria La Paz; don José María Gómez

Mantilla, jefe del Departamento de Laboratorios de La Paz y de la Seguridad Social; don Eloy López

García, director de la Fundación Jiménez Díaz; don Julio Ortiz Vázquez, jefe del Departamento de

medicina y director de la residencia general de la Ciudad Sanitaria La Paz; don Vicente Pozuelo

Escudero, jefe del servicio de Endocrinología y Nutrición de la Seguridad Social, y don

Amador Schuller Pérez, jefe del departamento de Medicina Interna de la Ciudad Sanitaria 1 de

Octubre; estudiado de nuevo el curso clínico, efectuada una nueva exploración y considerados los datos

analíticos del día de la fecha, informa que su proceso de tromboflebitis de la extremidad inferior

derecha está clínicamente curado, por lo que se da por terminada la convalecencia, midiendo

reanudar su vida habitual.

Pazo de Meirás, 31 de agosto de 1974.

EN CUALQUIER MOMENTO PUEDE REASUMIR LAS FUNCIONES DE JEFE DE ESTADO

Con el parte facultativo facilitado por la Casa Civil de Su Excelencia el Jefe del Estado —informa la

agencia Cifra—. se pone fin al proceso de tromboflebitis que el Generalísimo Franco padeció en su pierna

derecha y que le obligó a internarse en la clínica de la residencia sanitaria Francisco Franco, en Madrid, el

pasado día 9 de julio, donde permaneció hasta el día 30 del mismo mes.

Durante su permanencia en el citado centro sanitario el proceso de su enfermedad atravesó una crisis que

motivó la delegación de funciones de la Jefatura del Estado en la persona del Príncipe de España, don

Juan Carlos de Borbón, el día 19 de julio, fecha desde la cual viene desempeñando interinamente la mas

alta magistratura del país.

Superada la fase crítica, la mejoría en el estado de salud de Su Excelencia fue mejorando paulatinamente,

hasta el punto de que los especialistas que le atendían autorizaron su salida de la clínica y le permitieron

trasladarse a su residencia de El Pardo para continuar allí su convalecencia.

Ante el curso favorable de su enfermedad, los médicos estimaron que Su Excelencia el Generalísimo

podía iniciar sus vacaciones estivales como habitualmente lo venía haciendo en el Pazo de Meirás (La

Coruña), adonde de trasladó el día 16 de agosto.

Dado de alta por el equipo de facultativos que le asistid durante su periodo de convalecencia, el

Generalísimo Franco se encuentra ya en condiciones, si lo estima conveniente, de asumir nuevamente la

Jefatura del Estado en cualquier momento.

El Generalísimo Franco ingresó en la residencia sanitaria que ostenta su nombre el martes 9 de julio,

aquejado —como es sabido— de una tromboflebitis en la pierna derecha. Tratado con heparina, el día 19

del mismo mes Franco sufrió una hemorragia gástrica que contraindicó la terapia y agravó su estado de

salud. Él mismo día, Franco aplicaba el articulo 11 de la ley Orgánica del Estado, que prevé los casos de

enfermedad o ausencia del Jefe del Estado. En forma automática, el Príncipe de España asumía

interinamente la Jefatura del Estado, aunque no la del Movimiento.

Descartada la medicación de heparina, el Generalísimo prosiguió, superada la crisis, ejercicios de

rehabilitación, y el día 30 de julio abandonaba la clínica por su propio pie trasladándose a El Pardo. El 16

de agosto marchó al paso de Meirás, iniciando así sus vacaciones estivales.

Tal como prevé la ley Orgánica del Estado, el presidente del Gobierno dio cuenta a las Cortes de la

enfermedad de Franco y de la asunción interina de poderes por el Príncipe. La notificación fue hecha al

presidente de la Cámara, señor Rodríguez de Valcárcel, y no al Pleno de la misma.

Dado médicamente de alta el Generalísimo, sólo basta la comunicación del presidente del Gobierno al de

las Cortes del restablecimiento físico para que Franco reasuma la totalidad de los poderes del Estado. Tras

el último Consejo de ministros, y preguntado a este respecto el titular de Información y Turismo, dijo:

Cuando haya que tomar alguna decisión, si llega el caso, decidirá el órgano competente.» De otra parte,

algunos observadores políticos han creído advertir en las palabras del Príncipe al Gobierno en la última re

unión ministerial —«No debemos olvidar que las realidades del momento tienen también su importancia,

y dejando a un lado nuestras propias conveniencias hemos de considerarlos problemas con visión amplia

de futuro»— una especie de despedida corno Jefe de Estado en funciones.

 

< Volver