Franco en las audiencias del Pazo de Meiras. 
 Tenemos unas leyes básicas que aseguran el futuro, abiertas a la continuidad, al progreso y al perfeccionamiento     
 
 Informaciones.    03/09/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

FRANCO, EN LAS AUDIENCIAS DEL PAZO DE MORAS:

Tenemos unas leyes básicas que aseguran el futuro, abiertas a la continuidad, al progreso y al

perfeccionamiento"

LA CORUÑA, 3. (INFORMACIONES.)

LLEVAMOS cerca de cuarenta años de paz, tenemos unas leyes básicas que, refrendadas por el pueblo,

aseguran el futuro, abiertas al camino de la continuidad, al progreso y al perfeccionamiento. Nos

encontramos, afortunadamente, en la mejor forma. Sólo deseamos que se aumenten nuestros medios y

armas para continuar la tensa vigilia.» Esto dijo ayer Franco a una comisión de miembros de los tres

Ejércitos, a quienes recibió en audiencia en el pazo de Meirás, noticia de la que dimos cuenta ayer.

En sus palabras poco despues a los retirados de los tres Ejércitos, alféreces y sargentos provisionales y

combatientes de la División Azul, el Jefe del Estado hizo hincapié en que «España se encuentra en medio

de un mundo atormentado por los peligros, incluso más grandes de los que nos amenazaban en el año

1936, ante las asechanzas de un terrorismo mundial que intenta apoderarse de todo». Ante esta situación,

Franco pidió, como fórmula mejor, «mantenernos unidos en defensa de nuestros ideales», y tuvo palabras

de elogio para el Ejército, Guardia Civil y Policía Armada, «sin fisuras ni debilidades», «bajo el imperio

de unas leyes —insistió— que permiten su continuidad y el perfeccionamiento constante».

«NOS ENCONTRAMOS, AFORTUNADAMíENTE, EN LA MEJOR FORMA»

«ESPAÑA SE ENCUENTRA ANTE PELIGROS INCLUSO MAS GRANDES QUE EN 1936»

«QUE SE AUMENTEN NUESTROS MEDIOS Y ARMAS PARA CONTINUAR LA TENSA

VIGILIA»

COMISIÓN DE LOS TRES EJÉRCITOS

He aquí las palabras integras del Jefe del Estado en la audiencia concedida a una comisión de generales,

jefes, oficiales y suboficiales de los tres Ejércitos:

«Es para mí siempre una gran satisfacción el encontrarme con mis compañeros de la gran familia militar y

mucho más en los tiempos que corremos, que exigen de todos la unidad y una mayor exactitud en el

servicio, el no bajar la guardia y permanecer firmes en nuestro propósito de defender a España de este

mundo atormentado. No somos indiferentes a los problemas de fuera, que nos obligan a mantener nuestra

posición serena y vigilante en constante vigilia.

Llevamos cerca de cuarenta años de paz, tenemos unas leyes básicas que, refrendadas por el pueblo,

aseguran el futuro, abiertas al camino de la continuidad, al progreso y al perfeccionamiento. Nos

encontramos, afortunadamente, en la mejor forma. Sólo deseamos que se aumenten nuestros medios y

armas para continuar en tensa vigilancia.

Gracias por vuestra adhesión, gracias por vuestros constantes servicios a la patria y por vuestro alto

espíritu sin fisuras ni debilitamientos. Muchas gracias a todos.»

A LOS ALFÉRECES PROVISIONALES

Y estas son las palabras del Jefe del Estado en la audiencia concedida a la comisión de los componentes

de la Junta Provincial de la Hermandad de Alféreces Provisionales de La Coruña, de Sargentos Provisiona

les de La Coruña y Pontevedra de la División Azul de la región, presidida por el general Jiménez de

Llano:

«Gracias por las palabras de vuestro presidente, que reflejan el sentir de los alféreces y sargentos

provisionales y de los combatientes de la División Azul, de todos cuantos luchasteis por esta España

mejor, y gracias sobre todo por vuestras virtudes, por vuestra constancia y vuestro espíritu. No puede

calcularse el valor que tiene el estar repartidos por toda la nación con vuestra voluntad vigilante de

servicio. En estos cuarenta años hemos logrado una España mejor, pero España se encuentra en medio de

un mando atormentado por peligros, incluso más grandes que los que nos amenazaban en el año 1936,

ante las asechanzas de un terrorismo mundial que intenta apoderarse de todo. Por tanto, es necesario se

encaren los pueblos con una cerrada defensa ante esa terrible crisis que el mundo sufré, y para ello en

nosotros no existe mejor fórmula que mantenernos unidos en defensa de nuestros ideales, que nos

permitieron levantar a España saliendo triunfantes del empeño. Llevamos .cerca de cuarenta años de paz

que es obra de todos y que hemos logrado con la colaboración de todos los españoles en el mejor servicio

de la patria, asegurados por la vigilancia fiel de nuestros Ejércitos de Tierra, Mar y Aire. Guardia Civil y

Policía Armada, sin fisuras ni debilidades, respaldados por los civiles y ex combatientes de nuestra

Cruzada.

Que transmitáis a vuestros hijos y a las generaciones que nos sucedan vuestro espíritu e ideales bajo el

imperio de unas leyes que permiten su continuidad y el perfeccionamiento, constante y que son exponente

fiel de lo que amamos a España, por eso tienen tanta importancia estas reuniones, esta constancia, vuestra

voluntad de servicio, porque todo ello se encamina a la defensa de la nación de nuestros amores, ahora y

en su futuro. Gracias, muchas gracias.»

3 de septiembre de 1975

 

< Volver