Doctor Hidalgo Huerta. 
 Franco tiene un estado circulatorio realmente excepcional     
 
   14/04/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

DOCTOR HIDALGO HUERTA:

"Franco tiene un estado circulatorio realmente excepcional»

LA C O R U Ñ A, 14. (LOGOS.)—«Le doy mi palabra de honor, tanta desde el punto de vista gástrico

como desde el intestinal el Caudillo no tiene anormalidades de ninguna índole», ha manifes tado el

profesor don Manuel Hidalgo Huerta, médico que atendió al Jefe del Estado durante su afección

estomacal acontecida en el pasado verano, al periodista don Ezequiel Pérez Montes, en unas

declaraciones que publicó ayer «El Ideal Gallego», de La Coruña.

El doctor Hidalgo dice también: «No estuve nervioso cuando traté al Caudillo, pero sí preocupadísimo; yo

soy franquista al cien por ciento »

Cuando el periodista pregunta al médico si Franco estuvo extremadamente grave, contesta el doctor: «No

muy grave, porque a pesar de tener una hemorragia ímportante en ese momento las constantes de pulso,

presión etcétera, de Franco casi no variaron. El Caudillo tiene un estado circulatorio realmente

excepcional.»

A la pregunta de cuanto había sangrado Franco, el profesor Hidalgo dice flue so bre un litro, y que se le

hicieron varias transfusiones del grupo sanguíneo "O" y "En positivo»: El profesor Hidalgo dice también

que el estado de ánimo de Franco era magnifico, y que nunca puso resistencia a hacer cuanto se le indico.

«Un día sigue diciendo el médico— tuvimos que "asaetear" al Caudillo con inyecciones, suero etc. y le

dije: "Excelencia lo siento pero todavía hay que hacer otro análisis." Me contestó: "No importa aquí

mandan ustedes"»

El entrevistado sigue diciendo que durante su estancia en la clínica el Jefe del Estado se interesaba mucho

por la sanidad y por el hospital y exhibía signos de fi no humor

A preguntas del periodista de si Franco pidió la confesión, el profesor contesta: «No, sinceramente no

creo que haya pedido un confesor porque nunca creyó que se moría.»

«A finales de noviembre —sigue diciendo el doctor Hidalgo— visité a Franco por Última vez. Estaba

muy bien comía con amplitud y normalmente y habla recuperado kilos, siempre teniendo en cuenta que

no es un hombre grueso.»

En relación con el comportamiento de sus familiares más íntimos, el doctor dice: «Doña Carmen estuvo

muy entera. Yo nunca la había tratado antes de aquella ocasión. Saque la impresión de que es una señora

en toda la extensión de la palabra. Supo ser prudente, sin perder los nervios" y tuvo completa confianza

en nuestra labor. También la hija del Caudillo se mantuvo muy serena.»

Finaliza el doctor diciendo que respondía con absoluta seguridad de que Franco no tiene problemas ni

padece anormalidades gastricas y que el clima ae Galicia le va muy bien a su estómago, como al de

cualquiera.

 

< Volver