Avance en todos los frentes     
 
 ABC.     Páginas: 1. Párrafos: 8. 

DIARIO ILUSTRADO DE INFORMACIO GENERAL

ABC

FUNDADO EN 1905 POR DON TORCUATO LUCA DE TENA

DIARIO ILUSTRADO DE INFORMACIÓN GENERAL

AVANCE EN TODOS LOS FRENTES

AL hacer, como todos los años en el Día de la Victoria, examen y recapitulación de la vida nacional desde

la última conmemoración, podríamos resumir los resultados con la frase consagrada en los comunicados

bélicos de las jornadas favorables: Avance en todos los frentes. Avances dentro y fuera, y

encumbramiento de España, aureolada de respeto y prestigio como raras veces ha conocido en la historia

de los dos últimos siglos. Cada vez se perfila con más nitidez su sobresaliente personalidad y se aprecia el

acierto de quien conduce la nave del Estado.

Pensad por un momento en lo que hubiese sucedido si España cae, bien por revolución prefabricada o

decisión infausta de las armas, en poder del comunismo. Resultaría difícil de comprender la existencia del

actual baluarte de Occidente. Convertida la Península en portaviones soviético, ¿se hubiesen librado del

virus rojo las naciones vecinas? ¿Sería el Mediterráneo un mar libre? ¿Gozaría la N. A. T. O. de

autonomía y libertad de acción con el enemigo a la espalda? ¿Tendría el mapa de nuestro continente su

actual configuración?

Cada vez son más apreciados y reconocidos los servicios eminentes e incalculables prestados por España

a la causa de la civilización y de la libertad. España, declaraba recientemente el embajador de Estados

Unidos, John Davis Lodge, ha sido incomprendida y presentada erróneamente por los interesados en su

descrédito. Así han acabado por reconocerlo también las cabezas más equilibradas del pueblo inglés,

donde han prevalecido demasiado tiempo las absurdas teorías de los obstinados en negar nuestra verdad,

aun a sabiendas de que agraviaban al derecho y a la justicia.

La evolución ha sido bien significativa. En plena Cámara de los Comunes, y en réplica a excesos verbales

de dos diputados laboristas, comprometidos en la, permanente conjura contra España de la internacional

socialista, el ministro de Asuntos Exteriores, Mr. Lloyd, salió en nuestra defensa de manera noble y

amistosa. El ministro enjuició el tema de las relaciones entre los dos pueblos, apoyándose en la realidad y

en la mutua convivencia. Por primera vez en un cuarto de siglo, quizá mucho más, se presentaba a los

diputados ingleses el panorama español sin deformaciones caprichosas o intencionadas, se interpretaba

fielmente el sentir nacional de nuestro pueblo y se abogaba por un leal entendimiento. Para esto último

nunca hubo oposición y sí un sincero deseo por parte de España. En periódicos habitualmente hostiles o

tendenciosos hemos visto con agrado la desaparición de viejos prejuicios y una afectuosa predisposición

con ánimo de comprendernos.

Nunca, desde hace mucho tiempo, al promoverse una polémica internacional en la que aparecía implicada

España, como sucedió el pasado mes de febrero con motivo de las supuestas negociaciones hispano-

alemanas, tuvo España mejor Prensa y tantos defensores espontáneos y entusiastas. Aquellos hombres no

contaminados o influidos por los poderes confabulados contra la causa española han acabado por ver con

claridad e independencia, cual corresponde a espíritus libres. Siguen odiándonos quienes tienen

hipotecado su odio y arrendada su enemistad, como Esaú enajenó su primogenitura.

Los veinte años de paz culminaron en la apoteosis de diciembre cuando el presidente de Estados Unidos

visitó a España, y en estos días han vuelto a florecer las rosas de una fiel y segura amistad y se han

vigorizado las relaciones entre los dos pueblos con ocasión de la visita de nuestro ministro de Asuntos

Exteriores a Norteamérica. Con satisfacción se ha reconocido, declaraba el comunicado del

Departamento de Estado, el papel cada día más importante que España viene desempeñando en los

asuntos internacionales.

* * *

Debe parecemos natural que quienes, humillados y vencidos por la victoria de las armas nacionales,

rechazaron el perdón que se les otorgó con generosidad y desoyeron los insistentes llamamientos a la

convivencia, se manifiesten irritados y enfurecidos al contemplar las proporciones y prolongación del

triunfo. La fermentación revolucionaria contra la España que surgió de la victoria sigue allí donde

Gobiernos débiles o enganchados al comunismo la fomentan o consienten. La mayor parte de la atención

y del tiempo de los delegados reunidos en congresos comunistas celebrados no hace mucho en Praga y

Roma fueron para España, porque la subsistencia y estabilidad de nuestro régimen traba sus movimientos,

es impedimento para su acción y coarta sus planes expansionistas. Otra plantilla de agitadores bulle por

alguna nación americana, tratando inútilmente de avivar rescoldos cubiertos por las cenizas, del fracaso y

de los desengaños. " En veinte años—se dice en una soflama:—no hemos sabido resolver ninguno de

nuestros problemas. Es hora ya de disolver las farsas resistentes y decidir si todavía nos queda alguna

esperanza, o liquidar en otro caso una organización que en tantos años no ha servido para nada." Las

puertas de España siguen abiertas de par en par para cuantos con nostalgia de la patria quieran volver al

hogar solariego, dispuestos a incorporarse al quehacer nacional y a colaborar en la empresa de

engrandecimiento del país, que es labor de todos.

* * *

Dentro y fuera, la causa de España avanza en todo el frente. Cada vez son más débiles las resistencias de

los adversarios. Cada vez son más elocuentes los testimonios de quienes creen en la virtualidad y fuerza

de nuestra victoria. Porque, como pedía Franco en su mensaje de 31 del pasado diciembre, hay

permanencia en el ser y en el obrar y garantías de continuidad en los objetivos, propósitos y fines

fundacionales.

 

< Volver