El camino de la victoria     
 
 Arriba.    18/07/1961.  Páginas: 2. Párrafos: 22. 

EL CAMINO

A partir del 16 de febrero de 1936, el asalto al Poder por el marxismo en España tuvo vía libre. Casares

Quiroga, que afirmaba tener en todo momento presente el ejemplo de Kerensky, se proclamó y proclamó

a su Gobierno, beligerante contra una parte de los españoles en su célebre respuesta al discurso de Calvo

Sotelo.

Los preparativos de los que no estaban dispuestos a ver a su patria convertida en una República soviética,

tal y como anunciaba a cada instante Largo Caballero, tuvieron que apresurarse. Los desmanes del Frente

Popular, unidos a la absoluta certeza que se tenia de la eminencia de un golpe revolucionario para

apoderarse del Poder, obligaban a precipitar los acontecimientos. Era absolutamente preciso adelantarse a

la revolución marxista, que ya había fijado su fecha: 1 de agosto de 1936, Día Rojo Internacional. Las

consignas y los planes concretos circulaban ya.

La salvación tenia que venir del Ejército, sometido desde hacía muchos años a una intensa labor de zapa a

cargo de las logias y el socialismo. Su mejor y más incontaminado núcleo estaba en Marruecos, mientras

en la Península se podía contar con Castilla y Navarra como seguras bases de apoyo popular.

Los planes del Alzamiento

Las autoridades militares proclamarían el estado de guerra para ocupar los puntos clave y hacerse dueñas

de la situación. Pronto se comprendió que las masas revolucionarias harían muy difícil tal empeño en las

grandes poblaciones. Se descontaba el fracaso en Madrid y Barcelona. Así nació un segundo plan

consistente en una marcha sobre la capital, con columnas compuestas de unidades del Ejército y

voluntarios, que no habrían de faltar una vez que se contaba con la Falange y el carlismo. Las columnas

habían de partir de Valladolid, Pamplona, Valencia y Andalucía para ayudar a la guarnición de Madrid

sublevada. El Ejército de África seria una reserva que no habría que emplear. En todo caso, el desenlace

tendría lugar en pocos días.

El Frente Popular, a su vez, preparaba el asalto a base de una huelga general casi declarada ya del empleo,

como medio infalible, de las masas sonetizadas. La primera fase consistiría en la eliminación de todas

aquellas personas que pudieran construir un obstáculo a sus propósitos, ía estaba nombrado el primer

soviet español, presidido por Largo Caballero.

«El 17 a las 17»

Se fijó como día D el 18 de julio, pero un inesperado registro en la Comisión Geográfica de Melilla,

donde se daban las últimas órdenes, precipitó los acontecimientos. En las últimas horas del 17

prácticamente estaba ya sublevado todo Marruecos; el 19 llegaba Franco desde Canarias y tomaba el

mando.

En la Península, el éxito fue sólo parcial: Castilla la Vieja, Galicia, Aragón y Navarra constituían lo

esencial del bloque alzado contra la República. Los fallos de Madrid y Barcelona eran esperados, pero no

asi los de Valencia, San Sebastián y Santander, que obligaron a esfuerzos suplementarios. En Andalucía,

Córdoba. Granada y Sevilla se mantenían de milagro, mientras que Cádiz era el único puerto disponible.

Gravísimo fue que la marinería arrojase por la borda a sus oficiales, por orden de su ministro. Giral, ya

que al concentrarse en el Estrecho dejaba aislado al Ejército de África.

En conjunto, el golpe de Estado en cuanto tal, fracasó. Por ello, la naciente Cruzada tenia imperiosamente

que mantener sus límites Iniciales, consolidar Andalucía y situar en la Península al Ejército de África.

Castilla y Navarra taponan herméticamente las brechas del Alto del León y Somosierra, a la vez que

cerraban el Norte y aún ayudaban a Aragón, seriamente comprometido en Huesca a Teruel. Con el

inverosímil puente aéreo del Estrecho y los legionarios de la V Bandera desambar cados en Cádiz. Queipo

de Llano logró

DE LA VICTORIA

apoderarse de Huelva y restablecer las comunicaciones con Granada y Córdoba.

E1 Estrecho, infectado por la Escuadra roja, era infranqueable, pero Franco, en un destello genial, lo pasó

con solo un heroico cañonero. El 4 de agosto llegaba el convoy de la Victoria. Simultáneamente, la

iniciada marcha sobre Madrid alcanzaba Badajoz, tomada al asalto por la Legión.

Esta inverosímil columna salida de Sevilla alcanza Madrid en los primeros días de noviembre, tras de

liberar el Alcázar de Toledo. Llega con un grado tal de agotamiento que nace imposible el asalto a la

capital, defendida ya por las Brigadas Internacionales. Con ello terminaba la fase de la Cruzada que

podíamos llamar "de las columnas", en las que triunfaron el entusiasmo y tesón hispánicos sobre todas las

dificultades. En ella también se prodigan las epopeyas: Simancas, Oviedo, Alcázar y Santa María de la

Cabeza.

Las primeras ofensivas formales

Con la estabilización de los frentes hay que recurrir ya a las ofensivas en regla. En febrero del 37 tiene

lugar la batalla del Jarama para ampliar por ambos flancos el despliegue en cuña con el que se había

llegado a Madrid. Ño se consigue la caída de la capital, pero se mejora notablemente la linea nacional y

nuestra Aviación bate a la roja completamente. Simultáneamente, el Ejército del Sur realiza la campaña

de Málaga con brillante éxito.

En marzo se insiste en la pretensión de completar el cerco de Madrid, tentador objetivo, pero esta vez con

una maniobra de más amplios vuelos. Las dos direcciones de penetración eran SígüenzaCuadalajara y

ArgandaAlcalá. Esta batalla de Guadalajara íracasó ante la superioridad de los medios que el enemigo

habla acumulado para la defensa de Madrid. Se vio claramente que había que batir a los rojos por partes y

en ofensivas de mayor envergadura.

El Mando nacional decidió conservar su iniciativa trasladando al Norte el centro de gravedad de sus

esfuerzos. La ofensiva de Vizcaya concluye con la toma de Bilbao el 19 de junio, tras romper el famoso

cinturón de hierro en el que los rojos habían puesto todas sus esperanzas.

Los rojos intentan frenar la ofensiva de! Norte montando una operación de altos vuelos con el fin de

levantar el cerco de Madrid. Trataban de alcanzar Navalcarnero a partir de Villanueva del Pardillo y la

Cuesta de la Reina. La operación fue un sangriento fracaso a pesar del éxito inicial. Sin mandos

subalternos los rojos eran impotentes ante las bien mandadas fuerzas nacionales. Prosigue la batalla del

Norte y cae Santander el 26 de agosto. Antes de terminar octubre quedaba eliminado el frente Norte. La

masa de maniobra liberada permitirá en adelante golpear donde y cuando se quiera. Todo ello conseguido

a pesar del nuevo intento rojo en Belchite.

Con objeto de detener la inminente ofensiva sobre Madrid, los rojos eligen esta vez un objetivo fácil:

Teruel. Tras heroica resistencia cae la ciudad el 7 de enero de 1938, cuando estaban a la vista las

vanguardias nacionales paralizadas por una terrible nevada. Continúan las operaciones, y tras una

maniobra de cerco por el Alfambra es reconquistada la ciudad.

Las grandes ofensivas

Franco plantea magistralmente la batalla de Aragón, que se inicia en los primeras días de marzo. Se

alcanzan Alcañiz y Caspe por el Sur, y simultáneamente se avanza sobre el Cinca, al que se llega al

analizar marzo por Monzón, Barbastro y Boltaña. Otro núcleo de tropas pasa el Ebro por Quinto, y por

Bujaraloz llega a Fraga, desde donde avanzo sobre Lérida, que es ocupada el 3 de abril. La línea queda

jalonada por el Noguera Pailaresa y el Segre con las cabezas de puente de Tremp, Balaguer, Baronía y

Serós.

El día 15 de abril, Viernes Santo, alcanzan las tropas nacionales el Mediterráneo por Vinaroz, dividiendo

así en dos partes lo que quedaba de zona roja. Poco después tienen lugar los durísimos combates que

llevan a los nacionales a Castellón y Nules, sólo a 22 kilómetros de Sagunto. El esfuerzo de nuestras

unidades fue terrible, pues los rojos se defendían con desesperación en aquel terreno durísimo y

fuertemente organizado. Al finalizarse estas operaciones estaba abierto el paso hacia el reino de Valencia.

El Mando nacional estaba preocupado por el entrante de Extremadura, que situaba a los rojos sólo a 30

kilómetros de Mérida, por donde discurrían todas las comunicaciones Norte Sur nacionales. La operación

correspondiente tuvo lugar el 2 de julio de 1938 con dos agrupaciones combinadas sobre ambos flancos

de la bolsa al norte y sur del Guadiana. El 22 de julio estas dos agrupaciones enlazan en Campanario, con

lo que se cerraba la bolsa y quedaba alejado el peligro de Metida.

El Ebro

Los rojos iban a realizar su esfuerzo supremo en la gran curva del Ebro, que atraviesan el 24 de julio por

el sector de Gandesa, cediendo la linea nacional entre MequinenzaFayón y FayónCherta. La ofensiva era

ambiciosa, pues se proponía aislar a nuestras fuerzas de Levante. El Generalísimo decidió no sólo parar el

golpe, sino derrotar definitivamente a los rojos. Fue sin duda la más dura batalla de la guerra con el

empleo en masa de la artillería y la aviación.

A principios de noviembre el frente seguía la linea FayónCherta con un saliente hacia la Venta de

Camposines, que iba a permitir apoyar la maniobra. Fijada el flanco izquierdo se iba a maniobrar por el

derecho para ocupar las terribles sierras de Pandols y Caballs, cosa que se consigue tras durísimas luchas.

A continuación se avanza aguas arriba del Ebro. apoyando en él el flanco derecho. El 5 de noviembre no

queda enemigo al sur del rio. La batalla ha terminado cumpliéndose con matemática precisión los

planes previstos por el Caudillo. El enemigo ha sufrido tan serio desgaste que está prácticamente a

merced de los nacionales.

Campaña de Cataluña

Había que impedir que el enemigo se pudiese resarcir del desastre sufrido en el Ebro. El día 23 de

diciembre, a pesar de lo avanzado de la estación, se rompe el frente desde el Monsech y Serós. Cinco días

más tarde se iniciaba la ofensiva desde la cabeza de puente de Balaguer. El 9 de enero de 1939 la línea

estaba ya jalonada por Tremp y Artesa de Segre. Los acontecimientos se precipitaban: el día 15 se

ocupaba Tarragona y se cerraba una gran bolsa al sur de Cervera. El avance es ya rápido y decidido. Se

realiza una maniobra envolvente sobre Barcelona y la ciudad es liberada el día 26.

Con ello terminaba prácticamente la campaña de Cataluña, ya que los rojos en vergonzosa huida sólo

cuidaban de alcanzar la frontera francesa. Los días 9 y 10 de febrero se ocupaba en su totalidad la raya

fronteriza. Cataluña quedaba liberada.

Victoria total

Se plantea la que había de ser última ofensiva de la Cruzada. Comenzó el 26 de marzo con la ruptura

llevada a cabo por el Ejército del Sur, que alcanzó Pozoblanco en aquel mismo día.

El 26 inicia a su vez el ataque el Ejército del Centro sobre la línea del Tajo. El enemigo, totalmente

desmoralizado, apenas opone resistencia. Sólo queda un triunfal paseo militar que libera a toda la España

mártir de la pesadilla marxista.

El dia 1 de Abril, Franco ofrece a su pueblo, con unas sencillas palabras, el mejor de los dones: la

Victoria.

Victoria de España ganada a través de un largo y doloroso camino a costa de tremendos sacrificios y de la

sangre de quienes gloriosamente dieron su vida por Dios y por la Patria. Que Dios les coja en su seno y

nos haga dignos de ellos.

 

< Volver