LA variación de la coyuntura económica     
 
 ABC.    01/08/1958.  Página: 22. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

1 DE AGOSTO DE 1958. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 22

LA VARIACIÓN DE LA COYUNTURA ECONÓMICA

Hay que agradecer la enorme, la decidida contribución que la iniciativa privada

está poniendo al servicio del estudio de los problemas económicos de España.

Están surgiendo incesantemente informaciones, estudios, investigaciones

valiosísimas referidos a todos los sectores de nuestro complejo económico. Y al

hablar de complejo creemos que con ello se dan por caducados los viejos tópicos

revenidos que nos inscribían de por vida en los modelos sencillos de una

primitividad económica de pastoreo y labranza arcaicos. La vida moderna obliga a

incorporarse al estudio y resolución de nuevos y cada vez más complicados

problemas en el ámbito económico, y el hecho de que nosotros hayamos empezado a

sentir y a tratar estos problemas vivos indica que nos hemos incorporado a la

vida moderna.

Precisamente ahora, el Banco Urquijo, que ha sido un adelantado generoso y fiel

en este proceso de investigación, acaba de publicar un volumen que con el título

"La Economía española en 1957", acomete el nada fácil problema de desentrañar lo

que hay alrededor de estas situaciones críticas que se conocen con el nombre

genérico de "cambios de coyuntura".

La "coyuntura"—todo el mundo lo sabe—representa el conjunto de factores

económicos que definen la tendencia económica general del desarrollo en cada

momento- histórico. Sus resultantes suelen ser movimientos a plazo medio o

largo, aunque esté influida por movimientos estacionales, y a corto plazo, que a

veces pueden inducir a error en lo que se refiere a los cambios de coyuntura.

Estos, sin embargo, obedecen a causas más sólidas y profundas, 2uyo conocimiento

interesa, precisamente porque la ciencia económica moderna a lo que aspira es a

modificar, a desterrar el casi automático proceso, la fatal sucesión de los

bruscos y frecuentes cambios de coyuntura que antiguamente—tan antiguamente que

tenían su antecedente secular en los sueños de los Faraones, con la rotación

inevitable de los períodos de las "vacas flacas" y las "vacas gordas", que

incluso tenían su ciclo determinado de siete años—se permitían señalar puntas de

"boom" fulgurante y bajos de "slump" catastrófico.

Es indudable que en 1956, y especialmente en 1957, se ha producido en la

economía mundial, y no hay que decir que también en la española, un cambio en

las líneas de tendencia. En los Estados Unidos ha recibido el nombre de

"recesión", que es la situación preliminar al retroceso, la "luz amarilla" como

con acertado símil la definió "The Economist", que indica la "stagnation", el

estancamiento—no tenemos en cas-llano otra palabra más fiel a la idea, aunque no

la refleja exactamente—que avisa el cambio de sentido en la circulación, y, en

este caso el cambio de sentido en la curva del desarrollo económico.

No se crea nada fácil el conocimiento y diagnóstico de estas situaciones

críticas. Hace falta, como ha hecho el Servicio de Estudies del Banco Urquijo,

integrado por un brillante equipó de científicos y hombres de larga experiencia,

acumular pacientemente un cúmulo ingente de piezas estadísticas, de

informaciones fidedignas, y proceder a su lógica ensambladura, a su ordenada

relación, interpretando los resultados con sagacidad suprema. Por ellos,

hábilmente desarrollados y expuestos a lo largo de un volumen de poco más de 100

páginas, en donde no hay ni una sola línea superflua o de desperdicio, llegamos

a comprender toda la etiología de los fenómenos económicos del presente, su

relación, mediata o inmediata con los del pasado, y su proyección posible con

los del futuro, en un razonable "forecasting" que se apoya en las relaciones

ineluctables entre las causas y los efectos. Una contribución, en suma, de

inestimable valor para llegar al conocimiento exacto de nuestra realidad

económica y un fundamento inexcusable de nuestra esperanza en el porvenir

económico de nuestro país.

 

< Volver