Equilibrio económico     
 
 Arriba.    17/10/1958.  Página: 16. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

EQUILIBRIO ECONÓMICO

La economía española es una economía dinámica, en constante progreso. La mayor

parte de los problemas a que ahora hace frente nacen de ese dinamismo, del

avance logrado durante los últimos quince años, que «es verdaderamente

espectacular-», como señala el informe Robert. En líneas generales, ha sucedido

en España durante esos quince años lo siguiente: la produccion de energía

eléctrica ha aumentado tres veces y media, se ha duplicado la de carbón, se ha

triplicado la de amento, ha crecido visiblemente la de. acero, so han

desarollado de manera poderosa las industrias de fertilizantes, nitrogenados, de

fibras textiles y sintéticas, de vehículos, de productos quimicos y de una

amplísima gama de manufacturas, asi como la de máquinas herramientas. Ello ha

supuesto la creación de 1.400.000 nuevos puestos de trabajo en la industria y de

600.000 en los servicias. Al propio tiempo, las obras de colonización, de

regadíos, de repoblación forestal, de concentración parcelaria, de créditos, de

mecanización, etc., han creado situaciones alentadoras en extensos sectores del

campo español. Y todo ello ´ha sido logrado merced al esfuerzo y al sacrificio

de los españoles, sin la ayuda exterior de que han disfrutado- las naciones

europeas.

Todos esto, factores extraordinarios de desarrollo han provocado .una distensión

fortísima en la economía española, acusando fenómenos naturales de inflación y

dando lugar a la creación de grandes problemas de diversa índole, como los de

Zas migraciones interioréis, vivienda, etc. De la misma, manera, el dinamismo de

nuestra economía ha favorecido una gran expansión dzl consumo, cuya consecuencia

inmediata y más perceptible para el hombre de la calle hi sido el aumento en la

demanda de alimentos básicos: carne, leche, huevos y azúcar.

En buena, parte el desequilibrio entre precios y salarios, al que se ha referido

en Málaga el Vicesecretario Nacional de Ordenación Social, es producido por

estos, factores positivos. Hay, sin embargo, en esta situación presiones de

otra, índole que no cabe desconocer. Nos referimos, entre otras, causas, a la

baja productividad de ciertos sectores de nuestra economía, a la vejez del

utillaje de algunas industrias, a la atomización industrial, al peso muerto de

lo, grandes porcentajes tíe peonaje, a las repercusiones jae, un sistema fiscal

todavía imperfecto pese a las importantes correcciones realizadas, etc. Todos

estos elementos del problema se Halan una acción a emprende para alcanzar el

equilibrio entre precios y salarios, en la dirección señalada por el

Vicesecretario Nacional de Ordenación Social. El camino no puede ser

exclusivamente el del aumento de salarios, que podría favorecer movimientos

inflacionistas.

Hay que ir a buscar el equilibrio, además, a partir de realizaciones con una

base económica positiva, comenzando por una eficaz política de corrección áe los

precios y de los márgenes abusivos de beneficios.

Una medida necesaria, que afecta a todos los sectores laborales, es Za del

aumento de la productividad. El empresario e.l técnico y el obrero han de

comprender que un honesto y esforzado ejercicio de sus funciones específicas

puede provocar resultados altamente satisfactorios para el bienestar de todos.

La política económica debe reforzar estos resultados de la Iniciativa personal

mediante acciones encaminadas u corregir aceleradamente las situaciones

insatisfacíorias. La estrecha colaboración publica y privada en esta dirección,

en cuya exigencia siempre han estado en primera línea los Sindicatos, constituye

ttn elemento fundamental de nuestro mejor porvenir económico.

 

< Volver