La estimación de la renta nacional de España     
 
 ABC.    18/01/1959.  Página: 50. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

ABC. DOMINGO 18 DE ENERO DE 1959. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 50

LA ESTIMACIÓN DE LA RENTA NACIONAL DE ESPAÑA

Una vez más el Consejo de Economía Nacional ha celebrado su reunión anual para

aprobar las. cifras de la renta nacional—-más bien producto nacional bruto al

costo de los factores—correspondiente al año 1957, y el avance de la misma cifra

correspondiente al año recientemente terminado de 1958. Pero este año la

ingente, la trascendental labor del Consejo de Economía Nacional en este aspecto

ofrece una singular novedad": la de que la totalidad de la renta nacional;

interior—volvamos a mencionar el producto bruto al coste de los factores—se ha

calculado´ por procedimientos directos, copo exigen las normas internacionales

dictadas por la O. N. U. para esta clase de trabajos.

Quiere esto último decir qus si el Consejo» de Economía Nacional ha podido, en

.un esfuerzo gigantesco, alcanzar Ja meta soñada de una evaluación estadística

de la renta nacional que satisface ya la hermenéutica de esta clase, de

investigaciones, ha sido también porque, paralelamente a su afán de mejora y

superación, se ha desarrollado el afán de mejora y perfección de los datos

estadísticos, tarea a, cargo de otro organismo también en pleno y afortunado

desarrollo, con absoluta conciencia de responsabilidad y de trascendencia de su

misión, como es el Instituto Nacional de Estadística.

Las cifras obtenidas en estas últimas evaluaciones habrán de ser magníficamente

explotadas por todos los estudiosos y técnicos en materia económica, y nosotros

mismo en otros comentarios procuraremos sacar el mayor partido posible dé la

elocuencia dichas cifras. De momento, sin embargo, nos interesa más hacer unas

consideraciones sobre el gran camino recorrido, en esta materia y puntualizar;

el verdadero significado de dichas cifras.

De muy antiguo viene la preocupación de los pueblos y de sus gobernantes de

calcular la fortuna o la renta de las naciones. Desde Adam Smith, con su libro

revolucionado "La Riqueza de las Nacíones, la Humanidad ha sentido ,1a necesidad

de este conocimiento, con mayor o. menor aproximación. Y en todos los países_ ha

habido esforzados campeones y valientes pjoneros de esta investigación. A la

memoria vienen los nombres de Petyy, King, Giffen, Bowley y Sir Josiah Stamp, en

Inglaterra; Vauban, Lavoisier, Say, De Foville y Théry, en Francia; Bodio,

Pantaleoni, Benini, Nitti y.Gini, en Italia; Rümelin, Lexis, Schmollér, Evert y

Helfferich, en Alemania; Inania Sternegg y Fellner, en Hungría. En cuanto a

España, el más valioso antecedente se tiene en las famosas "Relaciones de

pueblos", realizadas bajo el magisterio y vigilancia de hombres tan duchos en

estos menesteres del censo y recuento, como Alonso de Santa Cruz, Juan de

Ovando, Ambrosio de Morales, Antonio Gradan y otros. Un cuestionario para cada

pueblo, con cerca, de; sesenta preguntas, comprendía la investigación del

"surtido de leñas, aguas, pastos, caza y pesca; las labranzas y sus frutos-más

estimados y abundantes; el número de casas y su género de.construcción; el

estado de la riqueza, la ocupación u oficio de sus habitantes, etc.".

Posteriormente, otros nuevos y meritopios intentos de inventario de la riqueza o

de la renta nacional fueron hechos, debiendo destacarse, por ser extranjeros

quienes lo hicieron, los de Moreau de Jones , y May, el primero francés y el

último alemán. Este último asignaba a España una fortuna de 56.000 millones de

.pesetas en 1895, evaluación notoriamente bajá, sobre todo si se tiene en cuenta

que un siglo antes—a finales del siglo XVIII—se cifraban en más de 2.000

millones soló los productos del suelo de España, en una estimación hecha por

Canga Arguelles. Después; con igual empirismo pero con evidente buena voluntad,

surgieron otros trabajos como los de Vandellós—realizados bajo la supervisión

del economista italiano Corrado Gini— De Miguel, Barthe, Ceballos, Teresí y el

Banco Urquijo, en su libró "El Progreso v la Riqueza de España".

Todo esto, sin embargo, quedó atrás, como una prehistoria,.gloriosa, sin duda,

pero indudablemente superada por el progreso de la ciencia económica y

estadística,, que permite hoy calcular con apreciable precisión estas magnitudes

macroeconómicas, cuyo conocimiento es absolutamente indispensable para toda obra

de buen gobierno.

 

< Volver