Autor: Redondo Gómez, José. 
   Ante todo pleno empleo     
 
 ABC.    27/01/1960.  Página: 57. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

27 DE ENERO DE 1980 EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG; 57

ANTE TODO PLENO EMPLEO

Don José Redondo Gómez, jefe nacional del Sindicato del Combustible ´y

procurador en Cortes´, nos ruega la publicación de las siguientes líneas:

Hay en el mensaje ds fin´ de año del Caudillo a los españoles, exposición

completa y clarividente del pasado, el presente y el- futuro de´-la nación,

"una parte da excepcional importancia,, en orden, ,a la política económica que

ha de desarrollarse en el futuro inmediato. Esta parte que por la energía con

que está expresada, por "la severidad de su trazado esquemático, y por la

precisión con que delimita los aspectos esenciales de la política laboral del

Régimen y sus principios inconmovibles ds aquellos que pueden ser reformados´

convenientemente y en beneficio de • los intereses generales, merece amplia

difusión y comentario para que su conocimiento sirva á la confianza, y aglutine

y unifique los esfuerzos ds toda la población productora,

No pretendemos en este artículo apurar todo el contenido dé las palabras del

Caudillo, en lo doctrinal y en lo técnico, en relación con la política

económico-social del Régimen. Nuestra intención se redúcs a subrayar la

importancia que reviste la afirmación de ser la política de. pleno empleo la

base inconmovible sobre la que los nuevos planes y programas as Gobierno

exigidos por las necesidades actuales se realizarán.

El pierio empleo »no es una aspiración ,o una finalidad de las económicas, sino

un principio.-Pero al mismo tiempo es un mandato moral, De ninguna manera es

lícito pensar que siendo la comunidad nacional, .en su aspecto, económico,

básicamente -la coordinación de los esfuerzos de todos sus componentes .en el

trabajo productores de riqueza, las coyunturas de reajuste del aparato económico

ti las crisis que se Presenten impongan el .sacrificio que la realidad exija a

sólo el sector trabajador.

Esto equivaldría a profesar ´como principio de´la vida colectiva el ds la

^servidumbre de los débiles a los poderosos y el ds la riqueza sin obligaciones

sociales. Pero al mismo tiempo, como lia declarado el Jefe del Estado, toda

economía, sea ésta del tipo que. sea, que no pueda´mantener en sus puestos dé

trabajo á toda la población activa, es una economía cuyo´ sistema falla por la

´base.

La defensa de la economía libre, el sentido de extensión al trabajo del

principal de la oferta y la demanda, da como resultado- inmediato y fatali el

paro obraro, con todo el cortejo de consecuencias trágicas qus los españoles

conocemos tan bien. En la mentalidad liberal, el juego normal de ´las fuerzas

económico sociales necesita un porcentaje de obraros parados que sirva de

elemento regulador; psro esta mentalidad liberal es;ya historia para los

archivos. Este punto concreto es la clava qus´mantiene y afirma en el terreno de

la realidad la doctrina y el programa que el Jefe del Estado expuso en su

mensaje, de los cuales nadie que desapasionadamente .trate, él problema puede

discrepar. Sus -palabras fueron terminantes´:

"Cualquier doctrina económica que sea contraria ,a estos principios es,

intrínsecamente inmoral: si ese paro es absolutamente inevitable,-podría

aceptarse como un infortunio, como un mal irreparable, pero elevarlo a categoría

de medio-técnicamente conveniente y lícito, como algunos pretenden, es una

monstruosidad doctrinal y práctica. ´Jamás daremos cabida a .estos

procedimientos en nuestros modos de Gobierno."

Palabras´ tan´.claras como- las anteriores deben servir de confianza para los

trabajadores, y. para los empresarios. Para los trabajadores, porque la

seguridad del empleo ahuyenta de sus hogares todas las inquietudes de un

porvenir incierto. Para los empresarios, porque la igualdad de los derechos y

los deberes de ellos con. los trabaj adores, y • sólo de. esta ´igualdad podrá

conseguir la moralidad-necesaria a la buena marcha de sus empresas.

Nunca como ahora las empresas debsn comprender que la política ds pleno empleo

ha de ser mantenida en sus principios, entendiendo que cualquier modificación

del orden laboral qus, el reajuste del aparato productor de la nación exija, ha

-de rechazar el paro cómo técnica, es´ decir, ha de garantizar a, todos los que

componen el mundo laboral la participación en la renta nacional por derecho, por

ley moral y por conveniencia,: economica.— José´ REDONDO GÓMEZ.,

 

< Volver