La política fiscal instrumento de redistribución de la Renta Nacional     
 
 ABC.    10/06/1960.  Página: 85-86. Páginas: 2. Párrafos: 22. 

ABC. DOMINGO 19 DE j U NI O D E 1960. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG.

85

LA POLITICA FISCAL, INSTRUMENTO DE REDISTRIBUCION DE LA RENTA NACIONAL

Acción subsidiaria del Estado como gerente del bien común

PRINCIPIOS SOCIALES INSPIRADORES DE LA LEY DE BASES PARA LA APLICACIÓN DEL

IMPUESTO Y DEL AHORRO

El proyecto de Ley de Bascas por la que se. crean determinados fon-´dos

nacionales para la aplicación social del im fucsia y-del ahorro, dice en su

parle expositiva:

I. ESPÍRITU SOCIAL DEL NUEVO ESTADO

Desde su´ nacimiento, ha sido propósito del nuevo Estado español dar

cumplimiento a los postulados de la justicia social. La más alta justificación

del Alzamiento Nacional consistió en el designio de implantar un orden social

más justo que acabara con las discordias que han ensangrentado durante más de un

siglo la historia de España.

Ya en los momentos azarosos de la guerra se promulgó el Fuero del Trabajo, hoy

con rangp de ley fundamental; se dispuso la creación da las Magistraturas de

Trabajo y se estableció el Subsidio familiar.

Terminada la contienda, se: completó paulatinamente la legislación social

española, y se han.dictado, entre otras, disposiciones relativas al despido de

los trabajadores, viviendas, migración. Montepíos y Mutualidades laborales,

exención de alquileres a-los trabajadores eh paro, enfermedades profesionales,

protección a familias numerosas, plus familiar, enseñanza, profesional,

cooperación y´toda una gama de

seguridad social. .Gracias a estas disposiciones, se áistribuyo mejor la riqueza

existente, se mejoró notablemente el nivel de vida de las clases modestas y se

creó una conciencia .capaz de dar satisfacción a los más exigentes postulados de

la justicia social. „

El Estado español, pese a las dificultades surgidas después de la .Liberación,

se preocupó en todo momento de que los beneficios obtenidos por la

transformación económica del país repercutiesen -de modo • directo en favor de

las clases más necesitadas. ´ • ;

Iniciada tras la etapa de reconstrucción y subsiguiente desarrollo una nueva

ordenación de la economía, y abiertas, gracias a la estabilización, nuevas y

fecundas posibilidades, se hace necesario reiterar el mismo propósito de

solidaridad entre los objetivos económicos y sociales, a fin de que las medidas

que se adopten, a la vea que faciliten el .perfeccionamiento de nuestros métodos

de producción, resuelvan los problemas sociales pendientes y se consiga, en

suma, que los beneficios obtenidos por la reactivación y expansión general de

nuestra economía se orienten hacia la realización de las aspiraciones de

justicia social proclamadas por el régimen español.

OBJETIVOS SOCIALES DE LA POLÍTICA FISCAL

Entre los procedimientos para conseguir este fin, destaca Por su eficacia la

política fiscal. Las finanzas públicas propor-1 cionan a la política muchos

elementos di-nómicos, con´los que el gobernante atiende de modo eficaz a la

creciente gama de fines que" las circunstancias- actuales le imponen, en orden a

las exigencias concretas del bien común.

El sistema tributario ha dejado de ser, en todos los países, un modo neutro de

arbitrar recursos para cubrir los gastos, del Estado, y ha venido a constituir

el gran instrumento de redistribución de > la renta nacional, por cuanto tiene

la posibilidad de transferir los bienes que, en estricta justicia, satisfacen

los más acomodados, en beneficio dé los más necesitados de. protección o

auxilio.

Pero la ordenación fiscal, en cuanto Instrumento de la política social del

Estado, no debe limitarse a establecer Jas bases legales y los medios ejecutivos

de -una justa distribución de la renta. Debe fijar, además, los fines-y

condiciones´ de tal redistribución, de forma que se vean atendidas en cada

momento y de modo concreto las necesidades fundamentales del bien común, que

guarden al propio tiempo relación con un sano desenvolvimiento económico de la

nación, con el fortalecimiento del orden, el respeto a la justicia y. la paz

social.

Para desarrollar estos principios, las dis-posiciones contenidas en las bases,

que in-tesran la presente ley establecen varios tipos de medidas diferentes.

Junto a normas circunstanciales para la aplicación de determinados fondos de la

renta nacional y de otros fondos de ahorro rmvfípst.íno i atenciones económico-

sociales, que se estiman preferentes en vista del bien general, se configuran de

modo permanente detér-; minadas imposiciones tributarias como impuestos

finalistas de carácter social, y se crean diversos órganos, en los qué figuran

representaciones del Estado, el Movimiento y las Instituciones privadas, para la

administración de los fondos correspondientes.

III. PRINCIPIOS GENERALES QUE RIGEN LA PRESENTE LEY

Con la presente ley el Estado español aspira, una vez más, :, realizar las

exigencias , de una concepción cristiana de la sociedad y de la economía, y

apela a los principios católicos de la justicia social, tan hondamente

arraigados- en la conciencia de la inmensa mayoría de los españoles e

inspiradores de los principios del Movimiento Nacional.

El desarrollo de la economía nacional y la implantación progresiva de un justo

ordenamiento social de la propiedad y del disfrute de los bienes, son tareas que

han de llevarse paralela y solidariamente. Después de las grandes crisis

sociales y .económicas del mundo moderno, no existe ya ningún sistema financiero

y económico cuyos principios y normas prescindan de las bases sociales y humanas

de la actividad económica. La paz social, lograda por el orden en la Justicia,

no sólo es un fin deseable en sí mismo, sino que constituye la condición

imprescindible para él desarrollo creador de´toda política económica.

Las medidas que ahora se adoptan se dirigen también, especialmente, a fortalecer

el principio de la solidaridad social entre los individuos y grupos de las

diversas clases, creando una fuerte conciencia colectiva en relación con la

obligación jurídica de orden general, que supone, de un lado, el deber de

contribuir a las cargas de la comunidad nacional, y de otro, el correlativo

derecho a conocer las atenciones que van a ser cubiertas con el dinero del

contribuyente.

La política fiscal que se configura por la presente ley da un amplio desarrollo

al principio de la acción subsidiaria del Estado como gerente del bien común.

Para el cumplimiento de los fines que se establecen, el Estado no desconoce ni

suplanta a la sociedad, sino que promueve, fomenta y ayuda a la actividad de

¡las agrupaciones infrasofaeranas, • interviniendo subsidiariamente para

encauzar, dirigir y fortalecer su acción espontánea, de manera que, en la medida

posible, determinadas atenciones exigidas por el bien general sean cubiertas

autónomamente por ella.

El Gobierno español, consciente, por otro lado, de que toda reforma de largo -

alcance social debe apoyarse, si ha de ser duradera y eficaz, en una ordenación

adecuada de la producción, pretende que el espíritu re-.formador contenido en

nuestras leyes sociales, lejos-de establecer medidas perturbadoras, proporcione

una base más -amplia y unos elementos más activos al desenvolvimiento económico

de nuestro pueblo.

IV. —FINES ECONÓMICO - SOCIALES PREFERENTES QUE SE ESTABLECEN

Para desarrollar el contenido de la declaración IX de los Principios del

Movimiento Nacional, que afirma: "Todos los españoles tienen derecho a una

educación general y profesional, que nunca podrá dejar de recibirse- por falta

de medios materiales", en la base primera se crea un fondo nacional que se

aplicará expresamente a extender el principio de igualdad de oportunidades.

Gracias a los medios que se arbitran, todos los españoles, sin discriminación

alguna, podrán tener, acceso a la formación profesional y a la enseñanza en sus

diversos grados, de manera que puedan ocupar el puesto que, merezcan, y desde el

cual prestarán un mejor servicio a la comunidad nacional.

Los medios económicos creados en esta base no sustituyen.a las cantidades que,

con cargo al gasto público, invierte el Estado en el montaje y mantenimiento de

los medios de enseñanza y educación, ni tampoco viene a suplir los que destina

la Organización Sindical a la formación profesional.

 

< Volver