La Renta Nacional de España     
 
 ABC.    30/12/1960.  Página: 59-60. Páginas: 2. Párrafos: 4. 

LA RENTA NACIONAL DE ESPAÑA

Así´ como hay ediciones "príncipe" —las que se destacan por su rareza

bibliográfica, su riqueza editorial o cualquier-otra causa singular—, hay

trabajos de investigación que, por requerir una suma extraordinaria de

conocimientos científicos y una paciente dedicación a la fabulosa suma de

detalles y de cifras que han de ser observados, calibrados y valorados; pueden

considerarse también como trabajos de investigación fuera de serie, algo así

.como una edición "príncipe" en el conjunto de las estadísticas nacionales.

Uno de ellos, acaso el más destacado, es el que se refiere a la evaluación de la

renta nacional, que en nuestro país, por una afortunada decisión del Gobierno,

lleva a cabo con autoridad indiscutible, y con ya larga asiduidad —dieciséis

años seguidos—, la Comisión de la Renta Nacional, que trabaja en el seno del

Consejo de Economía Nacional, el cual sé hace en última instancia responsable

directo del trabajo- en cuestión.

A B C. VIERNES 30 PE DICIEMBRE DE 1960. EDICIÓN DE LA MAÑANA.

PAG^60

Siempre, por estas fechas, ert el umbral mismo de los años nuevos, el Consejo

de, Economía Nacional en pleno se reúne para sancionar los trabajos de

investigación llevados a cabo por la Comisión de la Renta, en la! que

intervienen de manera decisiva, además´ de los asesores técnicos de varios

Ministerios, elementos destacados del propio Consejo. Y siempre también—y este

año no podía faltar—hay lugar a registrar,. con agradable sorpresa, nuevas

aportaciones esr tádísticas´ y metodológicas que poco a poco han ido perfilando

y perfeccionando el mencionado trabajo, cuya trascendencia sería inútil

encarecer, ya que a todos se alcanza.el valor inmenso, la extraordinaria

utilidad que se deduce de esta investigación, tanto en su aspecto total como en

sus aspectos parciales o sectoriales. De tal forma, que un distinguido

economista extranjero afirmó qué la renta nacional total y ´algunos ´de sus

subtotales proporcionan una visión completa de la economía nacional, el análisis

de las tendencias inflacionistas o ,deflacionistas; los efectos´ de la .ayuda

exterior, y, en general, los factores que determinan el nivel de empleo y la

actividad económica".

Las cifras de renta nacional calculadas para 1959 presentan una´ reducción en

relación con las del año anterior debido a las malas cosechas, y nunca mejor

que´ ahora puede apreciarse el riesgo que supone tener una parte muy importante

de la economí a—la ..agrícola, en nuestro . país—casi completamente a la

intempe´´rie, pendiente de las lluvias favorables o de Jos hielos inoportunos,

por Iq que nunca se alabará ni se bendecirá bastam te el extraordinario esfuerzo

que deáde hace veinte años se está llevando a cabo para transformar

completamente la estructura de nuestra economía agrícola, liberándola de su

rudimentarismo secular mediante, la proliferación de trabajos de regadío,

repoblación, industrialización rural y .mecanización de labores. Y buena prueba

también de que sólo a una regresión accidental en las producciones primarias´que

representan la agricultura, la ganadería y la pesca, pendientes todas de los

factores meteorológicos, se debe la reducción ocasional de la renta en 1959, es

que tanto los índices de producción minera como los de la producción industrial

propiamente dicha ofrecen alzas entre 1958 y 1959,4 aunque estas alzas rio sean

suficientes para enjugar el déficit ofrecido por la producción agrícola y

ganadera.

Decimos que´cada año se añade un elemento de perfección a la gran tarea que

representa la .evaluación de la renta nacional—más, exactamente, el producto

bruto al coste de los factores, pues lo que se calcula en realidad es el valor

añadido de la producción, formado por salarios y beneficios—, y, efectivamente,

este_ año no podía faltar un paso más hacia la meta de perfección a través de

una delicada y minuciosa depuración de los datos, especialmente en el sector de

los servicios/ el más difícil de calcular, pues si bien los estatales y

oficiales, así como los bancarios, pueden ser evaluados con la apetecible

exactitud, y otros, como, los de la hostelería y los transportes, por ejemplo,

con aceptable aproximación, hay algunos, como los del comercio, entre Otros, á

los que su extraordinaria fluidez impide la fijación de módulos fijos de

cálculo; pero aun así se han evaluado con las mayores garantías de acierto, y el

posible error córA´etido no tiene repercusión importante en el cálculo final de

la renta. Hay un hechp cierto, y s que España dispone ya de instrumentos . de "

investigación económica,, coma este de´la renta nacional, con precisión tan

aceptable como los de los demás países.

 

< Volver