Integración y coordinación del crédito     
 
 ABC.    19/05/1962.  Página: 50. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

ABC. SÁBADO 19 DE MAYO DE, 1963. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG.

50

INTEGRACIÓN Y COORDINACIÓN DEL CRÉDITO

La gran tarea a realizar en esta última parte del siglo XX en que nos

encontramos es la integración y la coordinación. Las piezas sueltas de los

mecanismos económicos están llamadas a desaparecer,

como están llamados a desaparecer,. en una guerra seria y moderna, los

francotiradores espontáneos o los que hacen la guerra" por su cuenta. En el

orden financiero y bancario, esta tesis de suprema disciplina sobre todo cuando

esta disciplina, al servicio de la mejor estrategia, está garantizada por un

programa de desarrollo económico adecuado—es la que ha prevalecido en la

legislación sobre la ordenación bancaría recientemente promulgada. Con razón ha

podido decir el ministro de Hacienda que con las tres disposiciones clave,

mediante las cuales se ha puesto en marcha la Ley de Bases de Ordenación

Bancaria, se ha cubierto ya todo el horizonte financiero y no queda en él zona

ninguna de penumbra o confusión.

Estas tres disposiciones se refieren, como se sabe, a la institucionalización

del Banco de España—nos seguimos resistiendo a emplear la palabra

nacionalización, por inadecuada, ya que el Banco de España era una institución

tan nacional como la que más—, -a la transformación en Instituto del Crédito a

Medio y Largo Plazo del antiguo Comité de esta misma denominación, y a la

elevación a instrumento nacional del crédito, al servicio directo de las

finanzas del país, de una .organización de. tanta solera y tantos méritos como

las Cajas de Áhorro. En definitiva—y aquí tenemos que acentuar el matiz que

apuntábamos al principio´ ^de estas líneas—, se ha realizado una auténtica labor

de integración. y_ de coordinación de-los instrumentos financieros más

destacados ^del país, porerue se ha creado, con la institucionalizacion del

Banco de España, el auténtico Banco de Bancos, que sólo de una manera platónica

se deseaba, como se ha creado el Instituto de Institutos, en lo que se refiere

al crédito á medio y largo plazo, y.también .la Caja de Cajas, en lo que toca a

los organismos de ahorro menudo y popular, que sigue siendo popular por

excelencia, pero que no es ya tan. menudo, porque los saldos de estos organismos

pesan ya por valor que anda alrededor de los 90.000 millones de pesetas. La

corriente de estas inversiones estaba pidiendo ya unos cauces adecuados qud no

fueran los puramente benéficos y localistas por los que discurría hasta ahora.

El reunir en una sola mano las. riendas largas o cortas, firmes o blandas, pero

siempre multiplicadas hasta el infinito, del crédito tentad que tener otra

finalidad más concreta y fundamental que el simple gusto de imponer la autoridad

sobre las funciones crediticias del país. Se ve claro—y el señor Navarro Rubio

lo ha declarado con absoluta diafanidad—que en el normal y oportuno fluir del

crédito al servicio de la producción y del desarrollo del país unporta mucho

evitar tanto los excesos como los defectos; es decir, la inundación de crédito

en determinadas zonas, al mismo tiempo que la sequía o absoluta carencia del

mismo en otras, como consecuencia de una distribución arbitraria o caprichosa de

aquél. Para ello, y para ofrecer también un instrumento de garantía absoluta a

los misinos organismos bancarios, a los que les puede ser difícil saber si un

peticionario de crédito a su Banco tiene ya agotado en otros el que

razonablemente se le puede otorgar, se ponen en funciones una Central de

Riesgos, cuya misión será registrar adecuada y fielmente todas las operaciones

crediticias formalizadas en todo el ámbito de la; Banca privada y .estudiar y

relacionar, en cada caso, la suma de créditos solicitados y concedidos, con la

capacidad total de crédito del peticionario. Con ello se pueden llegar a,obtener

las verdaderas radiografías financieras de las empresas o´ de los particulares y

deducir el grado de solidez y confianza de sus respectivas estructuras

económicas. Se habrá dejado-de gobernar el crédito por intuición para hacerlo

por absoluta deducción, a la vista de informes ´puramente numéricos,

completamente veraces y fidedignos.

 

< Volver