Tras la resección del estómago. 
 Franco se recuperó de la anestesia a las tres de la madrugada     
 
 Informaciones.    08/11/1975.  Página: 2-3. Páginas: 2. Párrafos: 35. 

TRAS LA RESECCION DEL ESTOMAGO

FRANCO SE RECUPERO DE LA ANESTESIA A LAS TRES DE LA MADRUGADA

* SE LE APLICAN SEDANTES PARA EVITARLE DOLORES

* SIGUE SUJETO A HEMODIALISIS

MADRID, 8. (INFORMACIONES.)—A las nueve y diez de la mañana, el ministro de

Información y Turismo, señor León Herrera, acompañado del ministro de Trabajo,

señor Suárez, dio lectura a los periodistas congregados en el salón de actos de

la residencia sanitaria La Paz, del parte médico ofrecido por los doctores que

atienden al Jefe del Estado a las 8,30 de la mañana. Decía así:

A las 8,30 horas del día 8 de noviembre la evolución clínica de S. E. el Jefe

del Estado es la siguiente:

Ha pasado la noche dormido. Ha despertado de la anestesia a las tres de la

mañana y se ha procedido a sedarle para evitar dolores. Desde el último parte

las constantes se han mantenido normales.

La situación cardiocirculatoria no ha manifestado incidencias.

Desde el comienzo de la intervención quirúrgica de ayer hasta el momento del

parte actual se han transfundido siete litros y doscientos mililitros de sangre.

Al final de la intervención quirúrgica se implantó en antebrazo derecho un

cortocircuito arteriovenoso para la práctica de hemodiálisis.

El proceso tromboflebítico de muslo izquierdo sigue estacionario.

El pronóstico sigue siendo el mismo.»

Firmado: El equipo médico habitual.

Tres días después de que el Jefe del Estado fuera intervenido quirúrgicamente de

una úlcera gástrica en el Regimiento de la Guardia del Pardo, ha tenido que ser

sometido a una nueva operación de urgencia, ante el aumento considerable de la

hemorragia gástrica, que aconsejó su inmediato traslado a la Residencia

Sanitaria La Paz, donde fue intervenido durante cuatro horas, extirpándole las

tres cuartas partes del estómago.

Franco, que durante toda su enfermedad está demostrando una gran resistencia

física, superó una vez más esta delicadísima intervención, tolerando la

anestesia y la transfusión de cinco litros de sangre. A las veintiuna horas del

día de ayer sus constantes estaban dentro de los limites de la normalidad, y a

las 1,30 horas de la madrugada de hoy, las Casas Civil y Militar de S. E.

comunicaron que «según informan los médicos de turno que atienden a S. E. el

Jefe del Estado, el Caudillo descansa después de su intervención, manteniendo

unas constantes normales».

INGRESO EN LA PAZ

Franco ingreso en la Residencia Sanitaria La Paz a las 15,45 horas de ayer. Ya

desde el día anterior circularon rumores en el sentido de que el Generalísimo

podría ser internado en algún hospital de la ciudad. En la mañana de ayer,

noticias sin confirmación oficial indicaban que se había repetido la

hemorragia gástrica del enfermo y, en efecto, el parte médico de las trece

treinta especificaba la aparición de una nueva hemorragia digestiva y deterioro

de la función renal. Decía así: «Después del último parte la situación

postoperatoria de S. E. el Generalísimo ha experimentado la incidencia de la

aparición de una hemorragia digestiva de cuantía limitada, que motivó un

descenso tensional moderado y pasajero que fue controlado mediante la

administración de sangre. La motilidad intestinal se ha restablecido.

La función renal se ha deteriorado, con disminución de la diuresis, y en la

mañana se ha iniciado la segunda diálisis peritoneal. El estado

cardiorrespiratorio no ha sufrido modificaciones.

No se objetivan signos de insuficiencia cardiaca congestiva y han desaparecido

los trastornos del ritmo.

El curso clínico de su tromboflebitis del muslo izquierdo indica que el proceso

trombótico inicial no ha progresado.

Mantiene su nivel de consciencia. El pronóstico no se ha modificado.

Firmado: El equipo médico habitual.»

Dos horas y media más tarde el Ministerio de Información y Turismo comunicaba

que «como medida preventiva para el supuesto de que la hemorragia gástrica

pudiera repetirse, el equipo médico que asiste a Su Excelencia el Jefe del

Estado, de acuerdo con su familia, ha sugerido el traslado del Caudillo a la

Residencia Sanitaria La Paz, en la que ha tenido entrada a las 15.45».

Efectivamente, a las tres y media de la tarde se incrementó el movimiento de

entradas y salidas en el palacio del Pardo. Momentos antes hablan abandonado el

palacio algunos de los médicos que atienden a Franco con la intención de

descansar en sus domicilios. Fueron rápidamente localizados para que

acudieran a La Paz. Según ha podido saber Europa Press, la decisión de

hospitalizar a Su Excelencia fue tomada, por tanto, con gran rapidez. Esta

decisión recaería, a más de en la familia del enfermo, sobre los médicos que

entonces estaban en El Pardo, doctores Hidalgo Huerta y Pozuelo.

El transporte del enfermo se hizo en una ambulancia del Ejército de Tierra

(matrícula ET00023), a la que precedían cuatro motoristas y tres automóviles de

la Guardia, y a la que seguían siete más cerrando la escolta. Según un camillero

de La Paz que presenció la entrada de Su Excelencia, Franco ingresó lúcido,

preguntando por su esposa e hija.

Entre las primeras personalidades en llegar a la Residencia Sanitaria se

encontraban el ministro de Trabajo, el almirante Nieto Antones (íntimo amigo de

Franco) y el secretario general de la Casa Civil, don Ricardo Catoria.

Previamente, las plantas primera y segunda de La Paz fueron ocupadas por la

Guardia Civil y los «boinas rojas» de la Guardia de Su Excelencia, Fuerzas de la

Policía Armada custodiaban fuertemente el edificio.

Franco fue trasladado inmediatamente al quirófano en la planta primera (cirugía

cardiovascular, dirigida por el marqués de Villaverde). Televisión Española

interrumpió su espacio «Novela» para dar un avance informativo sobre la

hospitalización de Franco.

OPERACION GASTRICA

Las primeras noticias recogidas por los informadores que llegaron a La Paz

apuntaban la posibilidad de que se le estuviera practicando una

gastroenterostomía. Las primeras informaciones en algún modo oficiales sobre la

operación de Franco fueron facilitadas por los ministros de Información v

Trabajo a la puerta de La Paz. Admitieron que el enfermo estaba siendo sometido

a una intervención de urgencia que había comenzado a las cinco de la tarde y

cuya duración se estimaba en al menos tres horas. Noticias no oficiales

indicaban que el Generalísimo estaba sufriendo una resección de estómago.

A las seis menos cinco de la tarde llegó a La Paz el presidente del Gobierno

(cuya hermana, doña Luisa, se encuentra internada en la Residencia desde ayer,

tras sufrir una angina de pecho), quien procedía de su despacho oficial.

Numerosas personalidades políticas, ministros, ex ministros, arribaban al centro

médico para interesarse por el resultado de la segunda operación que Franco

sufre en los últimos tres días. Doña Carmen Polo de Franco permanecía en El

Pardo, así como su hija y nietos.

En las puertas de La Paz se congregaron más de 70 periodistas nacionales y

extranjeros. Fue redoblada la vigilancia externa de la Residencia Sanitaria con

Guardia Civil y escolta de Franco. Dos unidades móviles de comunicaciones del

palacio del Pardo se estacionaron frente al edificio. La Policía Municipal

vigilaba por guardar zonas de aparcamiento para los automóviles oficiales que

constantemente arribaban a la Paz.

EXTIRPACION DE PARTE DEL ESTOMAGO

A las diez menos cuarto de la noche se facilitó el parte médico oficial en el

que se comunicaba que a Franco le habían extirpado gran parte del estómago.

El comunicado oficial decía así:

«A las 15,30 horas, ante el aumento considerable de la hemorragia gástrica

aludida en el parte anterior y su falta de respuesta al tratamiento médico, se

decidió una nueva intervención quirúrgica. Para ello S. E. el Jefe del Estado

fue trasladado a la Residencia Sanitaria de La Paz, donde fue intervenido

seguidamente por el profesor M. Hidalgo Huerta, con la colaboración de los

doctores Serrano Martínez, Cabrero y Artero Guirao, y los instrumentistas Paula

Seminario y Sagrario Parrilla. El equino de anestesia y reanimación estuvo

constituido por los doctores Llaudaro, Marta Paz Sánchez y Francisco Fernández.

La vigilancia de las constantes cardiorrespiratorios durante la intervención

estuvo a cargo de los doctores Vital Aza, Señor, Mínguez y Palma.

En la operación se demostró la existencia de nuevas y múltiples ulceraciones en

el estómago, que sangraban profusamente. Por este motivo, se procedió a una re-

sección gástrica subtotal.

La intervención, que duró cuatro horas, requirió la administración de cinco

litros seiscientos milímetros de sangre. Todo ello fue bien tolerado.

En el momento de la redacción de este parte, a las veintiuna horas, las

constantes están dentro de los límites de la normalidad.

El pronóstico es muy grave. Mañana, a las nueve horas, se dará un nuevo parte

médico. Firmado: El equipo médico habitual. Madrid. 7 de noviembre de 1975.»

Minutos después de hacerse público este parte, llegaban a la Residencia

Sanitaria La Paz los Príncipes de España, Don Juan Carlos y doña Sofía, que

habían permanecido en constante contacto telefónico con la institución sanitaria

desde que Franco ingresó en ella. Media hora antes había abandonado el centro el

Presidente del Gobierno, don Carlos Arias, y la casi totalidad de los ministros,

así como numerosas personalidades que habían acudido a La Paz al conocerse el

ingreso del Caudillo.

A las 22,38 horas llego la esposa del Jefe del Estado, doña Carmen Polo de

Franco, acompañada por su hija, la marquesa de Villa Verde; sus nietos la

duquesa de Cádiz, Mariola y Cristóbal Martínez Bordíu.

A las once en punto de la noche los Príncipes de España abandonaban la

Residencia, siendo despedidos en la puerta por el ministro de Trabajo, don

Fernando Suárez. Poco después de las once y media de la noche abandonaba el

centro sanitario el doctor Hidalgo Huerta, máximo responsable de la operación.

«Pueden ustedes irse a dormir tranquilos, porque Su Excelencia el Jefe del

Estado pasará una noche tranquila. Sus constantes son buenas y no se prevén

incidencias especiales», dijo el doctor Huerta a los periodistas que le

abordaron a su salida. Esta impresión del doctor Huerta era ratificada por

un comunicado de las Casas Civil y Militar del Jefe del Estado, hecho público

a las 23,30, en el que se informaba que el Caudillo descansaba normalmente

después de la operación y que sus constantes eran buenas. A las doce de la

noche llegaba a La, Paz el ministro de Industria, señor Álvarez Miranda.

A esa hora permanecían en el centro el marqués de Villaverde y el duque de

Cádiz. Doña Carmen Polo, junto con su hija y nietos, hablan abandonado la

Residencia poco antes de medianoche. Una veintena de informadores, a los que se

les permitió la entrada al salón de actos para seguir de cerca la evolución de

los acontecimientos, continuaban pasada la medianoche en La Paz. Cuando el

ministro de Trabajo se despidió de los periodistas - a la una menos cuarto de la

madrugada - les dijo: «Me voy con la seguridad de que el Caudillo descansa

normalmente.»

LA ENFERMEDAD DE FRANCO

INFORMACIONES realizó ayer dos ediciones especiales con las últimas noticias

sobre el traslado de Franco a la Residencia Sanitaria La Paz y la posterior

operación quirúrgica.

El diario «Pueblo» realizó igualmente ediciones especiales.

En la foto, el vicepresidente tercero del Gobierno y ministro de Trabajo, don

Fernando Suárez, lee INFORMACIONES, con las últimas novedades, en el «hall» de

la Residencia Sanitaria

 

< Volver