Doctor Hidalgo Huerta. 
 Es necesario que pasen horas, incluso días, para conocer el resultado de la operación     
 
 Informaciones.    08/11/1975.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

DOCTOR HIDALGO HUERTA:

«Es necesario que pasen horas, incluso días, para conocer el resultado de la operación»

MADRID, 8. (INFORMACIONES.) — Hacia las nueve de la mañana de hoy, la tensa calma que siguió a

las últimas noticias sobre el estado posoperatorio de Franco se rompió con la llegada a la Ciudad Sanitaria

La Paz de numerosas personalidades del Gobierno, don Carlos Arias y don Alejandro Rodríguez de

Valcárcel.

El presidente del Gobierno, ministros y personalidades se reunieron en el despacho de la dirección del

centro con los médicos que integran el equipo que asiste a Franco y fueron informados de la evolución de

la enfermedad. Poco después de la diez, el presidente y la mayor parte de los ministros, abandonaron el

centro.

Por su parte, el doctor Hidalgo Huerta, cirujano que operó al Jefe del Estado, acudió a despedir al

presidente del Gobierno y, preguntado por los periodistas sobre la evolución del enfermo, declaró: «Va

evolucionando bien, en estos momentos se encuentra sedado para evitarle molestias y dolores lógicos en

el proceso posoperatorio; las constantes se mantienen normales. Mi impresión personal es que aún es

pronto para determinar el curso que puede tomar, es necesario que pasen ñoras, incluso días, para conocer

con exactitud el resultado de la operación.»

Durante la mañana han sido numerosas las personalidades que han acudido al centro sanitario para

interesarse por la salud de Franco; entre las que acudieron a primera hora se encuentran el general

González Vidaurreta, el ex ministro del Ejército general Barroso, el ex ministro señor Silva Muñoz y don

Nicolás Franco Pasqual de Pobil.

También el arzobispo de Zaragoza y miembro del Consejo de Regencia, monseñor Cantero ha acudido

esta mañana a interesarse por la salud de Franco. Al abandonar la Residencia Sanitaria ha declarado: «El

Jefe del Estado se encuentra tranquilo. Hay esperanzas sobre la evolución porque la esperanza es lo

último que se pierde.»

 

< Volver