La enfermedad de Franco. 
 Comentario clínico     
 
 Informaciones.    08/11/1975.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

COMENTARIO CLINICO

MADRID, 8. (INFORMACIONES.)

NOVENTA horas después de una intervención quirúrgica realizada en condiciones clínicas de

extraordinaria gravedad, encaminada a resolver una gran hemorragia de origen gástrico, el Jefe del Estado

ha vuelto a ser operado a primeras horas de la tarde de ayer. ¿El motivo?: Otra hemorragia.

Este gráfico es puramente indicativo, ya que el parte médico no precisa cuál es la zona extirpada. Se

estima que se habrá realizado una anastomosis (unión) entre intestino delgado (duodenoveyuno) y

proximidad de la desembocadura del esófago.

El parte médico de la una y media de la tarde señalaba, entre otras cosas, la aparición de una hemorragia

digestiva de cuantía ilimitada y el deterioro de la función renal. La hemorragia evolucionó bruscacamente

en intensidad, y a las dos horas de que fuera transmitido este comunicado el paciente ingresó en la

Ciudad Sanitaria La Paz, en el servicio que dirige el marqués de Villaverde. A las cuatro menos cuarto

Franco entraba en este centro hospitalario, y cuarenta y cinco minutos después se iniciaba la intervención

quirúrgica de urgencia.

Cuatro horas más tarde concluyó la operación, en la que según el parte médico redactado a las nueve de la

noche se ha procedido a una resección gástrica subtotal, es decir a la extirpación de una amplia zona del

estómago, sin llegar a la totalidad. La existencia de nuevas y múltiples ulceraciones en la mucosa gástrica

han impuesto, según el parte, este tipo de intervención. Cabe preguntarse por qué no se ha realizado una

gastrectomía total si la causa de las hemorragias parece radicar en una mucosa severamente alterada y con

una tendencia prácticamente incoercible a la hemorragia. ¿Se ha presentado en el curso del acto

quirúrgico alguna situación que ha impedido consumar la extirpación completa del estómago? La

diferencia en cuanto a tiempo de intervención de una subtotal a una total no es tan grande, y más en un

tiempo de quirófano de cuatro horas. El parte médico no explica el por qué de esa decisión.

Una vez más se han trasfundido más de cinco litros de sangre, lo que significa que en pocos días han

pasado por el organismo del paciente unos trece litros de ese líquido vital.

Nada se dice en el parte de la situación renal. La supresión, lógica, de la diálisis peritoneal ha tenido que

agravar el problema de la urea. Ante este riesgo, ¿se ha dejado preparado al enfermo para una posible

conexión al riñon artificial?

Por otra parte, ¿se ha actuado sobre la trombosis venosa mesentórica que parece un tema olvidado en los

partes médicos anteriores? ¿En qué medida ha evolucionado la tromboflebitis fémoroiliaca? Son muchos

los médicos de indiscutible perstigio que han expresado sus reservas ante estos partes y que estiman que

la gravedad de la situación exige una información más rigurosamente científica.

El parte médico de las nueve de la mañana de hoy responde a algunas de las interrogantes que dejaba

colgadas el parte anterior y que hemos planteado anteriormente. Así, se dice que han sido arbitrados los

medios para la realización de una hemodiálisis, es decir, para la aplicación de un riñón artificial.

Igualmente, se señala que la tromboflebitis del muslo permanece estacionaria. Han continuado las

transfusiones de sangre hasta superar los siete litros. El pronóstico sigue siendo muy grave.

INFORMACIONES

8 de noviembre de 1975

 

< Volver