Comentario clínico     
 
 Informaciones.    11/11/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

COMENTARIO CLINICO

MADRID, 11. (INFORMACIONES.)—Las jornadas del sábado y domingo en el estado de salud de

Franco han estado marcadas por el signo de la estabilidad. El posoperatorio ha seguido su curso y las

primeras cuarenta y ocho horas no han traído, a juzgar por los partes médicos, ningún motivo de especial

preocupación. Han continuado las diálisis peritonéales para tratar la insuficiencia renal, sobre cuyas

causas ya hemos hablado en anteriores comentarios.

La diálisis tiene por objeto depurar la sangre del enfermo, poniéndola en contacto, a través de una

membrana semipermeable, con un líquido especial. En el caso del peritoneo, éste actúa como membrana

—el líquido dializador se introduce directamente en la cavidad peritoneal—, deparándose así las

sustancias tóxicas acumuladas en el organismo. En la hemodiálisis (riñón artificial), para cuya aplicación

ya estaba preparado el enfermo (en el curso de la última intervención quirúrgica se implantó en el

antebrazo derecho un cortocircuito arteriovenoso), la sangre pasa por un aparato que suple las funciones

eliminadoras del riñon y que cuenta con una membrana semipermeable y el correspondiente líquido

dializador. Se trata, en definitiva, de una circulación extracorpórea de la sangre, en la que hay que utilizar

heparina para evitar su coagulación. Heparina que, por otra parte, puede favorecer la presencia de nuevas

hemorragias. Posiblemente por esto, y porque la insuficiencia renal no parecía muy acusada, se había

preferido la diálisis peritoneal.

El parte médico de la noche del sábado precisaba que el estudio de la pieza operatoria había evidenciado

la existencia de once ulceraciones agudas sangrantes y focos petequiales (puntos hemorrágicos)

diseminados en la mucosa gástrica. Nos encontramos, pues, ante nna mucosa severamente alterada, en la

que han debida influir factores de arteriesclerosis. ¿Se presentó en el curso del acto operatorio —y

repetimos una pregunto formulada ya en estos comentarios— alguna situación que ha impedido consumar

la extirpación completa del estómago?

El parte del mediodía del lunes confirmó la situación planteada en días anteriores en el sentido de que el

posoperatorio «sigue progresando sin incidencias». Añadía también que se había iniciado la motilidad

intestinal y que se había retirado la sonda de aspiración gástrica. El parte de las ocho y media de la noche

precisaba que se había iniciado la primera sesión de riñón artificial, suspendiéndose la práctica de la

diálisis peritoneal, presumiblemente insuficiente. Otro dato es que, dada la «buena evolución ventilatoria

pulmonar y su estado de consciencia, se ha retirado el tubo endotraqueal». Cabe deducir de esto que el

paciente ha estado con respiración asistida desde que concluyó la operación.

Según los partes, otros factores —especialmente los cardiovasculares— que han ido complicando el

proceso de la enfermedad permanecen sin modificación ostensible. El pronóstico, en todo caso, se

mantiene como muy grave.

 

< Volver