Franco: dificultades respiratorias  :   
 Se observan esporádicos trastornos del ritmo cardiocirculatorio. 
 ABC.    12/11/1975.  Página: 1,96. Páginas: 2. Párrafos: 4. 

FRANCO: DIFICULTADES RESPIRATORIAS

Se observan esporádicos trastornos del ritmo cardiocirculatorio.

A las nueve menos cuarto de la noche se hizo público el siguiente parte médico:

«A las 20,30 horas del día 11 de noviembre la evolución de la enfermedad de S. E. el Jefe del Estado,

hospitalizado en la Ciudad Sanitaria de La Paz, de la Seguridad Social, es la siguiente:

El posoperatorio sigue sin modificaciones. La sesión de hemodiálisis del día de hoy ha terminado

satisfactoriamente. En el curso de sus problemas cardiocirculatorios se han observado esporádicos

trastornos del ritmo. La tromboflebitis del muslo izquierdo se mantiene sin modificaciones. La imagen

radiográfica pulmonar muestra ligeros signos de regresión, después de haber permanecido sentado en un

sillón durante una hora, recibiendo fisioterapia respiratoria.

El pronóstico no ha variado.

Firmado: El equipo médico habitual.

Madrid, 11 de noviembre de 1975.»

ALTERACIONES PULMONARES

Madrid. (De nuestra Redacción.) El punto más importante señalado en los dos partes médicos de ayer es,

sin duda alguna, el que se refiere a las ciertas alteraciones pulmonares que Franco ha sufrido el martes. El

parte de última hora de la tarde hablaba claramente de una cierta regresión en la imagen radiográfica

pulmonar.

EDEMA.—Hace ya bastantes días indicábamos que el edema pulmonar, que estaba tratado, según el parte

del mediodía, se caracteriza por un exceso de líquido seroso en los espacios alveolares o en el tejido

pulmonar. Se suele decir que en los enfermos cardíacos —e/ Generalísimo ha padecido una insuficiencia

cardiaca congestiva, no se sabe si derivada en infarto de miocardio— los ataques de edema pulmonar son,

en realidad, una continuación de la disnea (dificultad en la respiración) o del asma cardíaca (disnea debida

a insuficiencia aguda del miocardio.) Cuando el enfermo se encuentra en una situación biológica

disminuida, por operación quirúrgica o incluso coma, e! edema se puede extender en plazos que resulta

muy difícil de establecer de antemano. Tantas horas como días durante los cuales el paciente es

refractario al tratamiento. Es grave, pues, esta nueva complicación, aunque en una anterior ocasión pudo

ser vencida por la extraordinaria resistencia orgánica del Generalísimo. Toda la literatura insiste en que la

bondad del pronóstico vienen dada por la instauración de un tratamiento adecuado

INFECCIÓN.—«Por más que hasta ahora, según parece, no haya surgido ninguna infección de las

denominadas nosocomiales, es decir, las provocadas en los centros hospitalarios por cientos de miles de

gérmenes presentes en el medio hospitalario, no debemos dejar de insistir en este peligro cierto, .sobre

todo ahora que el aparato respiratorio ha quedado de nuevo afectado. Existen agentes de infección

perfectamente caracterizados, las seudomonas o los proteus entre ellos, que son absolutamente resistentes

a los antibióticos convencionales. Estos agentes actúan precisamente sobre los enfermos que tienen sus

mecanismos anatómicos o fisiológicos de defensa muy disminuidos. Los ejemplos de los catéteres o de

tos tubos endotraqueales son clásicos a este respecto. Estas infecciones, las concretadas por la actuación

negativa de pseudomonas o proteus (bacterias), se producen a despecho del gran avance que la lucha

antimlcrobiana ha realizado en los últimos años; es más, precisamente debidas a este avance. Actualmente

hay muchos microorganismos que son totalmente resistentes a tos antibióticos de uso común. Todos ellos

representan un peligro cierto y la medicina hospitalaria se encuentra en ocasiones imposibilitada para

atacarles con positividad. La victoria de estos agentes mínimos es muchas veces completa.

En condiciones de deficiencia pulmonar, motivada por el edema aparecido, no resulta raro que el corazón

se haya resentido con signos evidentes de trastornos de ritmo; esto es, de extrasistoles y arritmias, de las

que tantas veces hemos hablado. Hasta el momento, ambos han podido controlarse, aunque los partes

omiten en las últimas horas la calificación de «fácilmente», que anteriormente tranquilizaba mucho más

los pronósticos. Ya se ha dicho en pasados textos publicados qué el control clinico que se sigue sobre el

corazón parece total y que en cualquier momento el desiribilador puede conseguir la reanudación del

ritmo contráctil normal.

RIÑON.—Apunta el parte último que ha terminado la sesión de hemodiálisis, riñón artificial. No se dice

el número que hace desde que se comenzó con su ejercicio, pero puede deducirse que resulta bastante

frecuente, ya que los ríñones parece que están seriamente afectados por la insuficiencia aguda. Los

enfermos, cuando ocurren circunstancias de esta índole, se muestran Incapaces de excretar normalmente

las cantidades regulares de orina que el organismo requiere para su buen funcionamiento. Es preciso, por

tanto, apoyarle con el riñón artificial.

Los sucesivos partes que se vayan emitiendo pueden ser de gran Importancia para el pronóstico;

pronóstico que no es diagnóstico, como terminan la exposición del comunicado médico algunas notas

oficiales.

 

< Volver