Encuesta. Encuesta de la Actualidad Española. 
 Las condiciones del príncipe de España, enjuiciadas por veintidos personalidades políticas     
 
 ABC.    12/11/1975.  Página: 11-12. Páginas: 2. Párrafos: 25. 

A B C MIÉRCOLES 12 DE NOVIEMBRE DE 1975. Pág. 11

ENCUESTA

ENCUESTA DE «LA ACTUALIDAD ESPAÑOLA»

LAS CONDICIONES DEL PRINCIPE DE ESPAÑA, ENJUICIADAS POR VEINTIDOS

PERSONALIDADES POLITICAS

Madrid. (De nuestra Redacción.) La revista «La Actualidad Española» ha vuelto a insertar en sus páginas

una interesante encuesta sobre el. momento político español, de tanto interés como aquella que

confeccionara hace dos semanas bajo el título genérico de «Inquietud nacional». Esta vez la encuesta de

la publicación se inserta en el giro producido por el viaje del Príncipe Don Juan Carlos de Borbón a El

Aaiun y, naturalmente, se centra en su persona, en su misión y su futuro, tan ampliamente autorizadores

optimismos después de que su presencia junto a nuestros soldados les confirmase sus deberes y con ello

recondujese de lleno la política española de descolonización del Sahara por la vía que marcaran las

Naciones Unidas.

La encuesta en cuestión, de la que reproducimos los párrafos de más interés, se halla encabezada por un

artículo pórtico del director de «La Actualidad Española», señor Fernández Areal. Justifica el título

englobador de la encuesta —«Respiro nacional»— afirmando que «El Jefe del Estado en funciones,

mañana Rey de España, ha cogido el toro por los cuernos, ha actuado rápida y eficazmente se ha sentido

plenamente Jefe del Estado y se ha dejado de sutilezas innecesarias y entorpecedoras.» «Felizmente para

el país —agrega Fernández Areal—, que estrena Monarquía una vez más a lo largo de su larga Historia,

el Príncipe Juan Carlos ha tomado las riendas del poder, aunque sea en funciones», con una firmeza, una

energía, una decisión, un carácter y un «aquí mando yo» que para algunos habrá resultado

desconcertante.»

- MIGUEL PRIMO DE RIVERA: «Decisión de haber asumido para sí, con claridad y solemnidad, y

para sus herederos, de acuerdo con !a legitimidad y legalidad establecidas por el nuevo Estado, la

responsabilidad de ser Rey de España, al obedecer el deseo de un pueblo, representado por las Cortes...

Lealtad a su historia y a la de sus predecesores lo mismo que a su juramento ante las Cortes Españolas.»

- MARIANO NAVARRO RUBIO: «Aprecio en Don Juan Carlos unas cualidades magníficas para ser un

buen Rey. Es bueno, humilde. Dispuesto a cumplir con su deber de modo ejemplar... Si sigue por este

camino, puede prestar a España un gran servicio; el de supremo .celador de la dignificación del juego

político.»

- ANTONIO FONTAN: «Preparación, prudencia y decisión.»

- MARIANO SÁNCHEZ COVISA: «Para mí las dotes políticas de Su Alteza Real Don Juan Carlos están

todavía inéditas.» Sin embargo, más adelante añade que «el reciente viaje del Príncipe de España al

Sahara me ha parecido un síntoma esperanzador y un gesto que los españoles, desde hace muchos año, no

veían en sus gobernantes».

- RICARDO DE LA CIERVA: Alude a ciertas «peligrosas exageraciones» en el elogio del Príncipe y

afirma que, «creo que él no va a cambiar, naturalmente, esa personalidad; lo que va a hacer es

demostrarla». Para el encuestado esa nueva imagen no se tratará de una improvisación, «sino de una

imagen persistente». «En ese sentido—agrega—, creo que ha sido revelador el gesto del Príncipe hacia el

Sahara y hacia el Ejército español, y, en definitiva, hacia España, que es lo que realmente importa.»

- ALFONSO DE BORBÓN: «Es un hombre que ha tenido una preparación específica extraordinaria y

que ha estado además al lado del mejor de los maestros, el Caudillo, y me parece que ha aprovecha . do al

máximo sus enseñanzas. Esto, unido a su prudencia, cordialidad y simpatía, hará que el pueblo español

tenga en él no sólo un hombre de Estado, sino también un Rey popular.»

- EMILIO ROMERO: Hace una larga enumeración de sus cualidades personales. «Estaba seguro —

añade— de que la única posibilidad que tenía la Monarquía de heredar al Régimen era todo lo que ha

estado haciendo hasta la fecha. Quien únicamente ha hecho probable la Monarquía propuesta por Franco

ha sido el Príncipe Juan Carlos. Históricamente hay que hacerle ese reconocimiento.»

- PEDRO RODRÍGUEZ: Después de hacer una enumeración de sus virtudes afirma que «lo único

lógicamente inédito en Don Juan Carlos es su táctica y su autoridad en el arbitraje político, papel

fundamental del Reino».

Nicolás Franco Pasqual del Pobil: «Su inteligencia, su prudencia, su sentido del equilibrio y de la

justicia»

- NICOLAS FRANCO PASQUAL DEL POBIL: «...su inteligencia, su prudencia, su sentido del

equilibrio y de la justicia, su saber escuchar, su saber prever, su valor personal, su deportividad y, por su

edad, una juventud de enfoque que le hace sintonizar con la mayoría demográfica del pueblo español».

- LUIS GÓMEZ ACEBO: «En mi opinión, sus principales cualidades son: preparación, inteligencia y

unas grandes dosis de sentido común y de responsabilidad.»

- ALEJANDRO ROJAS MARCOS: No habla de sus cualidades, pero sí de que la legitimidad de Don

Juan Carlos viene del General Franco, es decir, ni de la voluntad popular ni de las dinastías de sus

mayores. «El futuro Rey de España —añade— aceptó la voluntad del General Franco mediante un

juramento de lealtad al propio Franco y sin ninguna referencia a la fórmula del juramento a los pueblos de

España.»

- JOSE MARIA GIL ROBLES: Estima prematuro fijar un criterio acerca de las cualidades del Príncipe,

«ya que éstas se aquilatan en el ejercicio del poder».

«Creo, sin embargo agrega el señor Gil Robles—, que son suficientes para poder servir con eficacia al

país, a condición de que sea el eje en torno al cual se produzca lo antes posible una evolución democrática

de las instituciones y dejas conductas de los que gobiernan.» .

- CARLOS LUIS ALVAREZ, «CANDIDO»: Alude a la inutilidad relativa de todo lo que se ha dicho

sobre las cualidades morales del Príncipe y añade: «Un gobernante debe acostumbrarse a distinguir lo que

en los "argumentos morales" haya de intención demagógica, y en las críticas, por libres y acerbas que

sean, de valores dialécticos y progresivos. Finalmente, un gobernante debe cimentar un buen tanto por

ciento de su legitimidad en su conducta humana. La indignidad personal es también una indignidad

política.»

- RAMON PI: «Ocurra lo que ocurra, el Príncipe se va a encontrar en una situación en la que ha de evitar

por todos los medios, que se asimile su función a la ejercida por Franco durante ocho lustros.» «El

príncipe no es Franco ni tiene por qué hacer de Franco», añade más adelante.

- MANUEL MARÍA ESCUDERO RUEDA: «... Expreso el deseo, que debe convertirse en realidad, de

que sea el Rey de vencedores y vencidos...»

- PEDRO CALVO HERNANDO: Alude a «capacidad de integración nacional», «conviciones

inequívocamente democráticas», «acendrado espíritu de justicia social», «serenidad, honestidad y

fortaleza», así como otra serie de virtudes sobre su idea del Estado y la comisión regional.

- JOSE ONETO: «Creo que el Príncipe tiene ideas muy claras de que tiene que ser el Rey de todos los

españoles y que tiene que reinar y no gobernar.»

- MANUEL CANTARERO DEL CASTILLO: «Puede ser base de una Monarquía social y democrática,

capaz de ratificarse virtualmente en la voluntad activa de la gran mayoría de los españoles y de resolver

positivamente en profundidad la incógnita del futuro nacional.»

- RAUL MORODO: En su respuesta se muestra reticente en cuanto a la aceptación previa de un sistema

de legalidad del que, «con todos los respetos, como profesor de Derecho Constitucional y ciudadano,

discrepo». No obstante, opina que el Rey deberá tener las características de la Monarquía constitucional.

- JESUS ESPERASE DE ARTEAGA: «Para mí —comienza diciendo— la primera cualidad de Don Juan

Carlos es su paciencia; aceptar ser Rey de España no como heredero, sino como sucesor... y supeditado a

la condición de que quien ostenta el poder, fallezca o renuncie sin inquietarse, lo que denota unas dosis

personales de serenidad poco corrientes.» «Don Juan Carlos, como Rey —añade—, lo será de todos los

españoles, y quienes creen que adufándolo y haciendo de enano de la venta van a seguir manteniendo

posiciones de privilegio, pueden ir cambiando de idea.»

- RAMON SERRANO SUÑER: «En mi opinión son cualidades de un Rey el patriotismo, la

abnegación, la independencia, la recta estimativa y el sentido de la Historia.»

- LORENZO CONTRERAS: «En un país mayoritariamente indiferente ante la Monarquía, la primera

consideración que la nueva situación sugiere parece que debe ser la idea de un Soberano dispuesto a no

incurrir en los errores que dieron al traste con el Trono en 1931.» Más adelante expresa la esperanza de

que se trata de un «Rey para todos los españoles».

Por diversos motivos no contestaron a esta encuesta José María de Areilza, Hermenegildo Altozano, Blas

Piñar, Antonio García-Trevijano, José Antonio Girón de Velasco y Laureano López Rodó.

 

< Volver