Autor: Crespo García, Pedro. 
   Medidas económicas     
 
 ABC.    12/11/1975.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

ABC. MIERCOLES 12 DE NOVIEMBRE DE 1975. PAG 12.

MERIDIANO NACIONAL

Medidas económicas

- CONSEJO.—Como se había anunciado oficiosamente, el próximo Consejo de Ministros tendrá carácter

decisorio. El paquete de medidas económicas anunciado para el pasado viernes, y frenado a última hora

debido a dilaciones y discusiones entre los Departamentos afectados, debe convertirse mañana en

realidad. Se traducirán así los planes anunciados hace ahora casi un mes por el ministro de Hacienda, en

su doble papel de titular del Departamento y de vicepresidente económico, y podrán sentarse las bases

para afrontar el futuro inmediato con mayor realismo del que disfrutamos en la actualidad.

- PAPEL.—Lejos deben de quedar prudencias y sigilos encuadrados en una acción política tendente a

mantener niveles de credibilidad y confianza populares Las preferencias, los sectores básicos que resulta

necesario apuntalar, de un lado, y la operación de ahormamiento, de reducción eficaz de la inflación, del

otro, han de reflejarse en una serie de medidas: las que componen el ya citado paquete de disposiciones

económicas. Y en el que hay, de cara a la opinión pública, tanto aceite de ricino como caramelos.

La tentación del Gobierno puede consistir en ofrecer los caramelos ahora y dejar para después la ingrata

tarea de administrar el purgante. Aunque, simplemente expresándola, no haya ya lugar para ella. El

paquete no debe perder ningún elemento de los que lo componen en su viaje hacia el conocimiento

público.

- PROCURADORES. —Los primeros debates de la Comisión de Leyes Fundamentales de las Cortes

sobre el proyecto de ley de Descolonización del Sahara occidental han traído viva polémica.

Resulta —y ello les honra— que los procuradores se muestran remisos a conceder el cheque en blanco

que el Gobierno les pide para actuar en relación con aquellas tierras, y quieren informarse de todo, incluso

del juego de las dos diplomacias —la oficial y la paralela— empleadas hasta el momento y de los logros y

los compromisos contraídos.

Están conformes con compartir con el Gobierno —y no sólo con los señores Solís y Carro— la

responsabilidad histórica de la «desprovíncialización» y la «descolonización», pero quieren tener sus

mismos elementos de conocimiento. Comienzan quizás a participar en el asunto representando al pueblo

español. Que es en lo que consiste precisamente su papel.

Que acaben por aprobar el proyecto es algo de lo que no cabe duda a nadie.— Pedro CRESPO.

 

< Volver