En prensa, radio y TV. 
 La oposición pide igualdad y neutralidad     
 
 Diario 16.    06/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

En prensa, radio y TV

La oposición pide igualdad y neutralidad

MADRID, 6 (D16 y Logos). - Varios partidos de oposición han elaborado un documento sobre cómo

deberían regularse los medios de comunicación durante la próxima campaña. El documento ha sido

elaborado por la subcomisión electoral nombrada al efecto por los integrantes de la llamada "operación

amplio consenso".

Ayer debía haberse reunido el pleno de esta "operación", lanzada por la Federación Popular Democrática

(FPD), de Gil-Robles, pero, finalmente, y dada la previsible falta de asistencia, se pensó reunir a la

subcomisión económica. Tampoco este encuentro fue posible, por la falta de "quorum" que

tradicionalmente se viene registrando en el curso de la "operación amplio consenso", agravada ahora con

las vacaciones de Semana Santa.

El documento comienza estimando que la actitud adoptada hasta el momento por el Gobierno respecto a

la legalización de todos los partidos y la notoria discriminación que se viene produciendo en el uso de

espacios de radio y televisión, en la aplicación de la legislación sobre reuniones y manifestaciones, y en

todo lo referente a las libertades públicas, ha vulnerado de modo importante esos principios, causando un

daño difícilmente reparable.

"Nuevos mandos" para RTVE

Con respecto a los medios audiovisuales propiedad del Estado (RTVE y demás emisoras de radio

estatales), estima que el Comité para Radio y Televisión, previsto en el decreto-ley 20/1977, de 18 de

marzo, debería estar formado mayoritariamente por representantes de los partidos que se presenten a las

elecciones, de discriminación por razones ideológicas. La designación de las personas a nombrar por el

Gobierno debería ser objeto de consulta previa con todas las fuerzas políticas, a fin de asegurar su

neutralidad, con posibilidad de impugnación ante la Junta Electoral Central.

El Comité para Radio y televisión, sería la máxima autoridad en el conjunto de red de emisoras estatales

de RTVE, y tendría las facultades ejecutivas necesarias para garantizar la observación de una estricta

neutralidad en el uso de los medios durante la campaña. El personal directivo de la Radiotelevisión estatal

estaría sometido al control de la comisión, quien tendría la facultad de supervisar el conjunto de la

programación, con objeto de que no desviara el principio de neutralidad, e igualdad de oportunidades

durante la campaña, tanto en los espacios referidos directamente a ésta como en el resto de la

programación.

Durante la campaña, se procedería al establecimiento de unos espacios propios que se concederían a las

distintas fuerzas políticas en los que éstas expondrían sus puntos de vista, opciones y programas. El

comité sería el encargado de hacer un reparto equitativo de estos espacios, con recurso ante la Junta

electoral central. RTVE facilitaría a todas las fuerzas políticas los mismos medios técnicos y económicos.

Se establecería una tribuna política, en la que los distintos líderes de los partidos o agrupaciones

electorales tendrían derecho a exponer sus planteamientos, con tiempos previamente establecidos y

repartidos equitativamente. Se prohibiría todo tipo de publicidad política pagada en el conjunto de red de

emisoras estatales de Radiotelevisión.

Se prevé la constitución de unos comités regionales que para las respectivas programaciones de las

emisoras locales tendrían las mismas funciones que el Comité de Radio y Televisión, y serían nombrados

con análogos criterios.

Derecho de réplica en radio y TV

Con respecto a los medios audiovisuales no propiedad del Estado, el documento prevé el establecimiento

de unas normas sobre la utilización de publicidad pagada en las emisoras privadas por las distintas fuerzas

políticas. Tal normativa establecería un mínimo de espacios que, previo pago, tendrían derecho a utilizar

cada una de las fuerzas políticas contendientes. Asimismo, se establecería por cada emisora un máximo

de utilización de los espacios radiofónicos para publicidad.

Con respecto a todos los medios audiovisuales en general, el documento proclama la institucionalización

del derecho de réplica a través de la radio y la televisión.

Prensa

Respecto a los medios escritos, la regulación de la publicidad a través de la prensa escrita privada se

basaría en la creación de unos espacios de inserción obligatoria para los periódicos, pagados con cargo a

los fondos públicos, en los que se permitiera a los partidos presentar sus emblemas, puntos básicos de sus

programas y candidaturas. Tales espacios serían repartidos equitativamente entre los partidos

contendientes.

Se pide plena libertad para realizar propaganda pagada por los partidos en las páginas de los periódicos,

aplicando las tarifas comerciales en vigor.

Sobre la prensa financiada con fondos públicos, habría que establecer los siguientes criterios, según el

documento:

- La constitución de una sección en cada Comité, que velaría por la plena neutralidad de esta prensa

durante la campaña electoral. La inserción obligatoria gratuita de espacios de propaganda, distribuidos

equitativamente entre las fuerzas políticas. Obligatoriedad de aceptar propaganda de todas las fuerzas

políticas sin discriminación.

Con respecto a la publicidad general, se pide la reducción de tarifas, de franquicia postal para el boletín

electoral, compuesto por programa, folleto, lista de candidatos y papeletas.

El documento, pendiente de la ratificación de otras fuerzas, esta firmado por el PSOE, Izquierda

Democrática, Partido Carlista, Federación Popular Democrática, Movimiento Comunista y Partido del

Trabajo.

 

< Volver