Autor: Conte, Rafael . 
 La muerte de Franco: repercusiones. 
 Francia: El final de una etapa     
 
 Informaciones.    20/11/1975.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

FRANCIA: EL FINAL DE UNA ETAPA

Por Rafael CONTE

PARIS, 20. (INFORMACIONES.)

LA noticia de la muerte de1 General Franco, sobrevenida en medio de la noche, está levantando en

Francia una oleada de reacciones sin comentarios. Hasta ahora son los medios informativos radiofónicos

los que se han hecho eco de la noticia con mayor amplitud. Todavía no hay reacciones oficiales o

individuales en esta primera hora de la mañana del jueves. Se destaca, por lo general, que esta muerte se

ha producido tras una larga agonía de treinta y cinco días de duración, que ha dado al mundo el

espectáculo de una lucha titánica entre un anciano de casi ochenta y tres años y el mal ineluctable.

También la acción del equipo médico que ha atendido al Jefe del Estado español ha sido objeto de los más

variados comentarios, destacándose sobremanera su capacidad técnica.

Se trata de una de las últimas figuras históricas del siglo, que desaparece. El hombre que ha gobernado a

España durante el periodo más largo de su historia, después de Felipe II. La historia de España ha

quedado marcada por su imprenta de una manera inexorable. Hasta sus más recalcitrantes adversarios

reconocen hoy la importancia histórica de la figura de Franco. La mayoría coincide en afirmar que su

desaparición marca también el final de una etapa: ha sido una figura irrepetible, y España, cuya historia

no habría sido la misma sin él, se enfrenta ahora a una nueva etapa de su trayectoria.

Todas las emisoras de radio han dado amplias biografías del General Franco, que «no ha podido morir en

El Pardo; desde donde ha gobernado treinta y seis años a España, como era su deseo; era demasiado

tarde». Las miradas se vuelven ahora hacia el Príncipe don Juan Carlos, el primer Rey de España desde

hace cuarenta y cuatro años; el hombre que tiene en sus manos el porvenir de la nación. Ya su acción

durante el período en que ha desempeñado las funciones del Jefe del Estado ha sido muy comentada en

Francia, especialmente su viaje relámpago al Sahara occidental, que mostró sus evidentes dotes, de

estadista y la rapidez de su visión política. La figura del Príncipe es muy apreciada en los medios oficiales

franceses, donde cuenta con amistades personales, comenzando con el Presidente Giscard y el ministro

del Interior, señor Paniatowski. Recientemente, el propio Giscard hacía votos porque la necesaria

democratización de España la conduzca a ocupar su lugar en el seno de la gran familia de las naciones

europeas.

Los comentaristas coinciden en afirmar que el Príncipe don Juan Carlos puede ser el hombre que realice

esta apertura en la política española. Tras la acción de Franco, que ha levantado económicamente a

España casi a nivel de los países occidentales, la del Príncipe bien pudiera ser, a juicio de los

observadores, lograr el desarrollo político del país. El talante sociológico español se juzga además como

favorable para posibilitar este tipo de acción, ya que al desarrollo económico se une la serenidad del

pueblo —de la que ha dado muestras durante esta larga agonía de Franco— y sus evidentes deseos

pacíficos y moderados de una apertura democrática. Esta es la gran incógnita que a los ojos de Europa se

abre ahora en la era del posfranquismo español.

CONDOLENCIA DEL PRESIDENTE FRANCES

PARIS, 20. (Resumen de EFE.) — El Presidente Giscard d´Estaing ha enviado esta mañana al Príncipe de

España, don Juan Carlos de Borbón, el siguiente telegrama, que comunica a Efe el palacio del Elíseo:

«Señor: con ocasión del fallecimiento de Su Excelencia el Generalísimo Franco, quien desde hace cerca

de cuarenta años ha dominado la historia de su país, le dirijo mi sincero pésame.

Añado la expresión de mi consideración y de mi simpatía hacia usted y la de la profunda amistad del

pueblo francés hacia el altivo pueblo español.»

En otro telegrama dirigido a doña Carmen Polo de Franco el Presidente francés presentó pésame a la

viuda del Jefe del Estado.

INFORMACIONES

20 de noviembre de 1975

 

< Volver