Autor: Moreno Nieto, Luis . 
 Toledo. 
 Doña Carmen Polo entrega al primado la reliquia de Santa Teresa de la que era depositario el caudillo  :   
 La mano izquierda de la mística abulense, guardada en un relicario de plata, solía llevarla Franco en sus viajes desde el año 1937. 
 ABC.    10/12/1975.  Página: 31. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

MIÉRCOLES 16 DE DICIEMBRE DE 1975. PAG. 31.

ESPAÑA entera

TOLEDO

DOÑA CARMEN POLO ENTREGA AL PRIMADO LA RELIQUIA DE SANTA TERESA DE LA

QUE ERA DEPOSITARIO EL CAUDILLO

La mano izquierda de la mística abulense, guardada en un relicario de plata, solía llevarla Franco en sus

viajes desde el año 1937

TOLEDO, 9. (De nuestro corresponsal, por teléfono.) Doña Carmen Polo, viuda de Franco, y su hija, la

duquesa de Franco, han sido recibidas a mediodía de hoy en el Palacio Arzobispal por el cardenal

primado, monseñor González Martín. A su llegada fueron cumplimentadas por el vicario general del

Arzobispado, don Rafael Palmero Ramos, u el secretario particular del primado, don Santiago Calvo.

Eran portadoras de la mano izquierda de Santa Teresa, que el Caudillo mantuvo junto a si desde que en el

año 1937, a raíz de la liberación de Málaga, pidió su cesión temporal a las religiosas carmelitas de Ronda.

La señora entregó la sagrada reliquia al cardenal González Martin con el ruego de la que la hiciese llegar

a la comunidad de las Carmelitas a la que pertenece

DOCUMENTO DE RECEPCION.—Mantuvieron ambas damas una entrevista privada con el cardenal

primado, que se prolongó cerca de una hora, en la que estuvieron presentes el capellán de El Pardo, don

José Mana Bulan,, y la hermana del cardenal arzobispo de Toledo, dona Angelito González Martin. Firmó

el cardenal primado un documento de recepción en el que se certifica el acto de la entrega de la reliquia y

en el que se dice que la mano izquierda de Santa Teresa fue rescatada en Málaga el 7 de febrero de 1937

por las fuerzas liberadoras del Ejército nacional. Se alude, en este documento a unas cartas cruzadas

posteriormente entre el general Franco Salgado y el obispo de Málaga, don Balbino Santos, en las que el

primero declara que el Generalísimo sentía una especial devoción por la gran Santa española y el segundo

afirma que accede muy gustoso al vehemente deseo del Caudillo para que conserve junto a él la reliquia,

mientras sea Jefe del Estado español.

FRANCO LA LLEVABA EN SUS VIAJES. Esta reliquia fue recuperada del botín de un capitán

marxista que intentaba sacarla de Málaga el mismo día de la entrada en la capital del Ejército nacional.

Parece que la mano izquierda le fue cortada al cadáver de Santa Teresa a raíz de su muerte y enviada a

Portugal, desde donde fue llevada posteriormente al convento de Ronda. El Generalísimo solía llevarla

consigo en sus viajes y la guardaba en lugar destacado de su residencia sobre un pequeño altar, de donde

era trasladada, a veces, a su propio dormitorio. En ocasiones rezaba ante ella y el día de Santa Teresa era

trasladada a la capilla de El Pardo, donde recibía culto especial. Se dio la coincidencia de que Madrid fue

liberado por el Ejército nacional un 28 de marzo y Santa Teresa nació también un 28 de marzo.

ENTREGA DE UNA INSIGNIA DE LA LAUREADA. — Al terminar la audiencia, las primeras

autoridades provinciales y locales, civiles y militares, acompañadas de sus respectivas esposas,

cumplimentaron a doña Carmen Polo y a su hija

La viuda del Generalísimo entregó en su presencia al cardenal primado la pequeña insignia de la Cruz

Laureada de. San Fernando que el Caudillo solía ostentar cuando vestía de paisano para que sea fijada en

el relicario que, en forma de guante de plata, protege la mano de Santa Teresa.

Muchas personas, estacionadas en la plaza del Generalísimo, que se apercibieron de la presencia de

ambas damas, les hicieron objeto de una cordial despedida cuando abandonaron el Palacio Arzobispal

para regresar a Madrid. Entre grandes aplausos, una señorita se adelantó para ofrecerles un ramo de

flores.— Luis MORENO NIETO.

 

< Volver