Autor: Freijanes, Víctor F.. 
   Los parlamentarios gallegos ya tienen un Estatuto preautonómico     
 
 Informaciones.    13/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

Los parlamentarios gallegos ya tienen un Estatuto Preautonómico

Por Víctor F. FREIXANES

VIGO, 13.

ES posible que mañana mismo, aunque no ha sido confirmado oficialmente, los

parlamentarios gallegos presenten al Gobierno Suárez su propuesto de régimen

preautonómico de Galicia, que en una asamblea calificada por unos de histórica y

por otros de trascendente, fue aprobado por unanimidad el pasado martes en

Santiago de Compostela.

Todavía los partidos de la oposición (y especialmente los grupos nacionalistas)

no han hecho pública su opinión sobre el texto, resultado de las propuestas de

U. C. D. y el P.S.O.E. Junto a las sugerencias de Alianza Popular, senadores

independientes y, desde fuera de la asamblea, el Partido Comunista de Galicia,

que presentó en su día su proyecto autonómico a la consideración de los

parlamentarios. La oposición prefiere, por el momento, guardar cierta reserva.

"Nos corresponde hoy a nosotros —dijo el presidente de la asamblea, don Antonio

Rosón— la responsabilidad y honra histórica de hacer realidad los esfuerzos que,

desde, los "precursores", pasando por las "irmandades de fala" y por toda la

tradición afirmador de los derechos de Galicia, se llevaron a cabo por los

gallegos más conscientes en procura de nuestro autogobierno."

UNA FECHA HISTÓRICA

Unos hablaban de "acontecimientos históricos". El senador García Sabell, dentro

de la tradición galleguista, prefería hablar de "fecha trascendente" y "Esto no

es más que un primer paso". Quizá lo más importante del texto preautonómico que

ahora tendrá, que aprobar el Gobierno de Madrid es su carácter abierto, en lo

que se refiere a la elaboración definitiva del Estatuto de autonomía. En este

punto sé centran todas las atenciones y ha sido, quizá, el aspecto que más

positivamente ha contemplado la oposición. Gracias a las presiones de sectores

de minoría dentro de la asamblea (controlada totalmente por U.C.D.), el texto ha

quedado abierto para que en la elaboración definitiva del Estatuto de autonomía

de Galicia, sin prejuzgar el futuro marco constitucional, según se lee en la

introducción al articulado, participen todas las instituciones y

representaciones políticas, sociales, culturales, profesionales y económicas del

país".

Este ha sido uno de Jos puntos en que ha cedido U.C.D., que, en principio,

parecía mas partidaria de ir hacia una elaboración del definitivo Estatuto de

autonomía exclusivamente por los parlamentarios. Otros anteproyectos hablan y

subrayan la importancia de los Ayuntamientos reunidos en asamblea, tal y como

sucedía en la elaboración del Estatuto de 1936.

El texto queda, pues, lo suficientemente abierto como para que se inicie ahora

la discusión de los distintos componentes que integrarán la gran asamblea que

trabaje en un definitivo Estatuto de autonomía.

LOS ÓRGANOS DE PODER

El actual régimen podríamos definirlo como una autoafirmación o reconocimiento

oficial del derecho autonómico del país gallego y de lo que será, tal y como

adelantábamos en su día en este período, los órganos de doce miembros y la

asamblea de Galicia, constituida por diputados y senadores.

Entre otras cosas, el régimen preautonómico, que entrará en vigor tan pronto se

publique en el "Boletín Oficial del Estado" y quedará derogado con la entrada

del Estatuto de autonomía definitivo, reconoce los Idiomas castellano y gallego

como lenguas oficiales. La bandera gallega será colocada al lado de la española

en todo el territorio de Galicia.

Entre las atribuciones y funciones de las diputaciones provinciales, gestionar y

administrar las funciones y servicios que le transfiera la Administración del

Estado, proponer al Gobierno cuantas medidas afecten al interés de Galicia,

promover cuantas actividades sean precisas para la aprobación y puesta en vigor

del Estatuto definitivo, etc. La asamblea, por su parte, tiene como misiones

fiscalizar la actuación de la "xunta", aprobar las propuestas de ésta al

Gobierno y promover proposiciones y proyectos de ley, con el fin de dotar a

Galicia de un ordenamiento jurídico.

NACIONALIDAD Y REGIÓN

Ni una sola vez a lo largo del texto aprobado se menciona a Galicia, como región

ni como nación ni como nacionalidad. Este ha sido un tema que, ante las

distintas posiciones de los parlamentarios, y siempre en aras de una buscada

unanimidad, prefirió eludirse.

Galicia es contemplada en el texto exclusivamente como Galicia, y como pueblo

diferenciado, sin querer entrar, por esta vez, en terminologías. Al parecer, los

representantes de Alianza Popular se negaron a reconocer el término

"nacionalidad" para denominar su integración dentro del Estado español. Se ha

optado por un aplazamiento del debate.

Don Valentín Paz Andrade, senador, es el único superviviente de los hombres que

impulsaron en su día el Estatuto histórico de 1936. "En él estaban las firmas

del mártir Bóveda, de Vicente Risco y de tantos otros que ahora no están aquí —

dijo en gallego—. El momento es para mí especialmente emocionante y reclama que

todos los que luchamos por Galicia tengamos un aliento de generosidad para que

hagamos viable una fórmula que al fin termine con el sometimiento de nuestro

país."

 

< Volver