Autor: Martín, Gerardo G.. 
 Galicia, tercer territorio preautonómico. 
 Medio año de negociación     
 
 El País.    11/03/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

EL PAÍS, sábado 11 de marzo de 1978

Medio año de negociación

GERARDO G. MARTIN, Vigo.

Seis reuniones ha mantenido la comisión negociadora de la preautonomía gallega

desde que el 11 de octubre de 1977 la Asamblea de Parlamentarios reunida en

Santiago aprobó el borrador de decreto.

De los nueve negociadores, seis pertenecen a UCD, entre ellos Antonio Rosón,

nominado para la presidencia de la Xunta, y los otros a Alianza Popular, PSOE y

el Grupo de Senadores Independientes. Tanto aquí como en la composición del

organismo preautonómico, los centristas se han reservado una presencia

equivalente al peso de sus votos: de los 43 parlamentarios elegidos el 15 de

junio, 32 pertenecen a UCD.

Cuando hace cinco meses la Asamblea gallega llegó a un acuerdo unánime sobre el

borrador de decreto, se hacia constar en el preámbulo que existía la pretensión

de enlazar con el pasado, concretamente con el estatuto de 1936, plebiscitado

mayoritariamente por el pueblo gallego. En él se abría el paso a los

extraparlamentarios.

Seis días después de aquella reunión, Suárez elogiaba en la Moncloa la

unanimidad lograda, que se cuartearía inmediatamente, ya que las primeras

reuniones con Clavero, el 27 de octubre y el 4 de noviembre, aunque no

sirvieron, para entrar a fondo en el contenido del proyecto, denotaban el

reconocimiento de que la bandera y la lengua gallega, así como la

institucionalización de la Asamblea de Parlamentarios, encontrarían dificultades

insalvables. No se discutía la Xunta como Gobierno preautonómico, pero los otros

respontos debían quedar para la Constitución, como confirmaría el ministro para

las Regiones en la reunión del 24 de noviembre, cuando por primera vez el

Gobierno dio a conocer su posición.

En las «xornadas por la autonomía», el 4 de diciembre del año pasado, más de

450.000 gallegos participaron en las manifestaciones unitarias, de las que

solamente se excluyeron los independientes de Unió do Pobo Galego. Aquel apoyo

popular a los parlamentarios se esperaba que acceleraría el proceso negociador,

pero la cuarta reunión, el 5 de septiembre, supuso un escaso avance, y tanto el

PSOE como el ala progresista de UCD así lo pusieron de manifiesto.

El 17 de enero de este año, en la quinta reunión, quedaba redactado el decreto

preautonómico, que fijaba una Xunta de quince miembros, aunque existía la

posibilidad de que fuera ampliada a dieciocho. UCD se reservaba la distribución

de puestos en proporción a los resultados electorales.

El retraso en la aprobación del decreto por parte del Gobierno provocó duras

críticas de los socialistas e incluso de parlamentarios del partido

gubernamental, en tanto el bloque de fuerzas de izquierda amenazaba con iniciar

movilizaciones populares. Cuando la tensión era mayor, el día 7 de este mes, se

llamó a Madrid a los parlamentarios de UCD para tratar con Clavero la

presidencia de la Xunta, aunque a última hora se convocó urgentemente a la

comisión negociadora, llegando al acuerdo de ampliar la Xunta con cuatro

miembros más.

Pío Cabanillas, que el 7 de febrero era nominado por los parlamentarios de UCD

candidato a la presidencia de la Xunta, y cuya negativa motivó la elección un

mes después de Antonio Rosón, ha asistido a todas las reuniones con el ministro

Clavero.

 

< Volver