Autor: A. P.. 
 Galicia: La preautonomía, acogida con reservas. 
 La Coruña: frialdad     
 
 ABC.    12/03/1978.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

ABC. DOMINGO, 12 DE MARZO DE 1978. PAG. 4

información nacional

GALICIA: LA PREAUTONOMIA, ACOGIDA CON RESERVAS

Los reacciones de los partidos políticos van desde la esperanza hasta el

Escepticismo

Ayer se conocieron en Galicia las primeras reacciones ante el régimen

preautonómico aprobado en el Consejo de Ministros del viernes. A nivel popular

la acogida ha sido fría y las fuerzas políticas han hecho constar sus opiniones,

que se extienden desde el escepticismo y el desencanto hasta la esperanza, según

las ideologías propias de cada grupo.

A continuación recogemos las reacciones en cada una de las cuatro provincias

gallegas:

LA CORUÑA: FRIALDAD

La Coruña, 11. (Crónica de nuestro corresponsal.) Galicia ya tiene preautonomía

y a pesar de la expectación que en todo el país gallego existía por conocer esta

decisión del Gobierno, la noticia no ha producido entusiasmo. El pueblo lo ha

tomado con mucha calma sin que hayan surgido reacciones a nivel popular o hechos

que señalen de una manera evidente que Galicia está satisfecha.

Las reacciones a nivel político van desde quien considera que sólo se ha

conseguido el reconocimiento del carácter histórico de Galicia, como ha dicho el

diputado del P. S. O. E. por La Coruña Francisco Vázquez, hasta quien señala que

es una puerta abierta muy levemente en el camino del ejercicio del derecho a la

autodeterminación, según palabras de Manuel Caamaño, del Partido Socialista

Galego.

En la capital gallega sólo hemos visto una reacción a nivel público y ha sido la

colocación de la bandera gallega junto a la española en edificios de algunas

entidades Importantes, pero privadas, como ha sido el caso del Banco Pastor,

pero no ha habido esta reacción en organismos tan históricos para la historia de

Galicia como el Ayuntamiento o la Diputación.

En general, los partidos de izquierda han reaccionado, salvo excepciones, muy

escépticos, mientras por la derecha el consenso ha sido casi unánime.—A. P.

 

< Volver