Autor: Álvarez Pousa, Luis. 
 Nuevo partido gallego. 
 PGP: Nos gustaría identificarnos con ETA     
 
 Diario 16.    27/03/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Nuevo partido gallego

PGP: Nos gustaría identificarnos con ETA

Luis Alvarez Pousa

SANTIAGO, 27 (Corresponsal D16).—«No somos el GRAPO, pero sí nos gustaría que se

nos identificase con ETA. Sin embargo, la lucha armada no pasa, al menos en los

próximos seis meses, por matar guardias civiles, sino por golpear los intereses

del monopolio capitalista.»

Esto decían los militantes del nuevo partido independentista gallego que, según

lo aprobado en el congreso extraordinario, clausurado ayer, va a denominarse

Partido Galego do Proletariado (PGP).

El PGP pasará así a ser la organización nacionalista más radical de Galicia; se

autodefinen en sus estatutos como marxistas-leninistas, revolucionarios y

decididamente independentistas.

En la clandestinidad

El nuevo partido, cuyos militantes y comité central actuarán voluntariamente en

la clandestinidad, es una escisión, según ellos, de la unión del Pueblo Gallego

(UPG), de cuya formación política son fundadores cuatro de ellos.

Hasta ahora y desde hace un año, vinieron utilizando las mismas siglas, y se

diferenciaban de la línea oficial añadiendo al nombre «Línea Proletaria». Esta

identidad de siglas provocó numerosos enfrentamientos verbales y de obra entre

ambos grupos.

Un frente de liberación

Tras la clausura del congreso, seguirán discutiendo el programa político del

partido, que tendrá como bases fundamentales aquellas directrices que lleven a

la «liberación nacional gallega», de cara al socialismo y al comunismo, todo

ello bajo la pauta del «centra1ismo democrático».

El PGP aboga por un frente de liberación nacional que, según ellos, deberá irse

concretando en la organización de masas e integrado por todas las fuerzas

políticas de izquierda de dirección gallega, sin descartar alianzas tácticas con

otros partidos de izquierda y dirección española:

El PGP impulsará también el movimiento sindical asambleario y considera

necesaria la alternativa de la lucha armada dentro de un proceso de liberación

gallega.

Sus alianzas fuera de Galicia están basadas en la interpretación de que la

península Ibérica está integrada por cinco naciones: Portugal, España, Euskadi,

Cataluña y Galicia, por lo que sus contactos más próximos son con los partidos

independentistas como LAIA y PSAN, así como con otros de las nacionalidades

europeas no reconocidas.

 

< Volver