Autor: González Rubio, Magín (MAGÍN REVILLO). 
 Dentro de una semana en Comisión. 
 El Estatuto de Galicia, el primero sin consenso     
 
 Diario 16.    01/11/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

1 -noviembre-79/Diario16

Dentro de una semana en Comisión

El Estatuto de Galicia, el primero sin consenso

El Estatuto de autonomía para Galicia será el primero, de los tres estudiados

hasta la fecha, que va a necesitar de negociaciones paralelas al margen de los

trabajos de la Comisión Constitucional del Congreso, trabajos que deberán ser

convocados en el plazo de una semana.

Madrid (MAGÍN REVILLO) El proyecto autonómico pura Galicia será el primer

Estatuto que llegue a la Comisión Constitucional del Congreso sin «consenso»

previo y, previsiblemente, el primero que obligará a reabrir negociaciones

paralelas muy similares a las desarrolladas durante el debate constitucional.

Emilio Attard (UCD), presidunte de la Comisión, convocará en el plazo de una

semana a parlamentarios y asamblea gallega. Hasta entonces, e! «descontento» y

las «críticas» podrían multiplicarse en la cuatro provincias gallegas que, por

lo general, según el corresponsal de D16, se declararon ayer en contra de un

texto que sólo respalda, y en parte, UCD.

La negociación autonómica se hará así cada vez más difícil. A las disensiones

internas del partido del Gobierno — tanto a nivel provincial como nacional—

habría que sumar, según Roca Junyent (CDC), «el desconcierto y descontrol —dijo

a D16— que durante los trabajos de la ponencia protagonizaron los delegados de

la Asamblea gallega».

«Nuestra impresión — respondió Antonio Rodríguez (PSOE)- es que UCD no ha sabido

a qué baza quedarse. El Estatuto se mejoró en algunos puntos —enseñanza y

participación económica, entre otros—, pero someter las competencias a las leyes

ordinarias del Estado (artículo 32 .4) es rebajar demasiado los techos

autonómicos.»

Manuel Fraga Iribarne (CD) expresó, igualmente, su descontento a las

pretensiones centristas que «sólo intentan —manifestó— discriminar a Galicia, a

su Estatuto, si se comparan estos textos con las autonomías del País Vasco y

Cataluña».

La Moncloa de fondo

Presidencia de Gobierno, en los aledaños del palacio de la Moncloa, tuvo mucho

que ver también en la puesta a punto del dictamen. Las llamadas continuas al

ministro José Pedro Pérez-Llorca dieron al fin y al cabo la orden definitiva.

Martín Retortillo fue el encargado de poner «dura y >>tensa» la situación, según

palabras de alguno de sus compañeros de partido.

Las diferencias UCD-Madrid con UCD-Galicia, las disensiones internas de esta

última, junto con la «tranquilidad» numérica que podían esgrimir los centristas

en la ponencia mixta son, en parte, alguna de las razones que los distintos

grupos parlamentarios apuntaban a la hora de «no ser llamados a negociar».

«Nos gustaría —apuntó Rodríguez (PSOE) a D16--haber ido aprobando por unanimidad

todos y cada uno de los artículos del Estatuto. Todos, creemos, son muy

importantes y por eso nosotros nos hemos reservado motivos a defender en la

Comisión con los que creemos se puede mejorar el texto definitivo.»

Esta línea de negociación sería también la esgrimida, según supo D16, por buena

parte de los parlamentarios centristas gallegos y, entre otros, por el

presidente de la Asamblea de Parlamentarios, Antonio Rosón, de quien se

comentaba ayer su abstención a la hora de refrendar el contenido del artículo 32

llegado de la Moncloa.

Así las cosas, la denominada «tercera nacionalidad histórica» no tiene del todo

clara su autonomía. Un proceso que, en el Congreso y durante tres semanas de

trabajo, estuvo marcado por un «extraño» desinterés de la ponencia, los

referéndums vasco y catalán y las fiestas del calendario parlamentario.

 

< Volver