Autor: Álvarez Pousa, Luis. 
 Con la problable excepción del PSOE. 
 La izquierda gallega hará campaña contra el Estatuto     
 
 Diario 16.    04/01/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

Con la probable excepción del PSOE

La izquierda gallega hará campaña contra el Estatuto

Las declaraciones del presidente Suárez prometiendo que la autonomía gallega no

será discriminada, que en diversos sectores han sido tomadas como si se tratara

de un discurso, dieron un respiro a los hombres de UCD, provocaron las iras de

la oposición nacionalista y del PCG y sirvieron para moderar los ánimos de

cuantos, como el PSOE gallego y algunas personalidades de la política y la

cultura, estarían dispuestos a aceptar el Estatuto actual si se produjesen tan

solo algunas modificaciones.

Santiago de Compostela

(LUIS ALVAREZ POUSA) -El secretario general socialista, José Luis Rodríguez

Pardo, aseguró al periódico «La Voz de Galicia» que «si las afirmaciones de

Adolfo Suárez van acompañadas por hechos, podríamos cambiar de opinión y llamar

a votar "sí" al Estatuto».

En círculos nacionalistas, para los que la intervención de Suárez en torno al

Estatuto gallego ha sido una lección de demagogia, se especula ante las

sorpresivas declaraciones de Rodríguez Pardo con posibles presiones sobre la

ejecutiva gallega por parte del PSOE estatal, al que no le interesaría

políticamente quedarse al margen del proceso autonómico, en caso de que resulte

aprobado en el próximo referéndum.

Sin embargo, el secretario de implantación del PSOE, Xan P. Cornide, manifestó a

DIARIO 16 que «si en la Constitución consta claramente una vía especial de

tratamiento del proceso estatutario para las nacionalidades históricas que lo

hubiesen plebiscitado durante la República, es muy difícil creer ahora en la

buena fe del presidente Suárez, que pretende aplicar una tercera vía que no es

sino una rebaja de las posibilidades que la propia Constitución le confiere a

Galicia».

Aunque el encargado de relaciones con la prensa, Celso Montero, afirmaba ayer a

este periódico que no hay novedades en el partido, las declaraciones del

secretario general gallego produjeron cierto malestar entre las bases y entre

algunos componentes de la propia ejecutiva.

Podrían surgir problemas internos, especialmente promovidos por el sector pro

nacionalista del PSOE en Galicia. De hecho, a primeras horas de la noche

continuaba celebrándose ayer una reunión de la ejecutiva de la que no tenían

intención de facilitar información alguna.

Es indudable que, de la actitud definitiva que adopten los socialistas, depende

el que en algunas provincias, concretamente en las de La Coruña y Pontevedra,

pueda salir o no aprobado el Estatuto.

El «no» de la izquierda

La izquierda, aun con estos titubeos socialistas, sigue empeñada en llevar a

cabo una campaña promoviendo el «no» al Estatuto, que juzgan indigno y

discriminatorio con respecto a las otras dos nacionalidades históricas.

Así lo confirmó a DIARIO 16 el nacionalista Camilo Nogueira, secretario de

relaciones políticas del Partido Obreiro Galego, quien asegura que las

manifestaciones del presidente Suárez son «demagógicas, porque tal como está el

Estatuto no tiene arreglo, por mucho que Suárez prometa que las competencias van

a tener el mismo nivel que las de Cataluña y Euskadi».

Para el comunista Carlos Barros, secretario de relaciones políticas del PCG, es

muy difícil salvar ya del naufragio a la UCD de Galicia, uno de cuyos

cualificados líderes, Antonio Rosón Pérez, dijo a DIARIO 16 que «por las

declaraciones de Suárez, se acepta un compromiso con nuestra Galicia».

No se le pasó por alto tampoco a Rosón que al igual que él mismo lo hiciera en

rueda de prensa reciente, el presidente de UCD admitió la existencia de

determinados errores psicológicos y políticos en el texto aprobado.

La polémica, en la calle

En la calle se sigue la polémica con cierto interés, cosa que no ocurría en lo

político desde hace muchos años. A la espontánea indignación que supuso la

aprobación de un Estatuto que juzgan cercenado y especialmente polemizado a

causa de la transitoria tercera que deja a las Cortes española el poder de

discernimiento sobre las competencias concurrentes, siguió ahora, aunque en

menor escala, la causada por la aprobación de una ley que entre otras cosas

exije el paso de cinco años para reiniciar el proceso estatuario, en caso de que

no sea aprobado el texto actual.

Por lo demás, en las librerías gallegas se venden los primeros folletos

informativos de urgencia sobre el Estatuto y el referéndum próximo. Uno de

ellos, de la responsabilidad de edciones Follas Novas, llega a afirmar en tono

sarcástico que el padre del Estatuto de autonomía es un desconocido, poniendo

como padres putativos a los parlamentarios gallegos centristas, y que en el

registro civil ha sido inscrito como hijo natural de la UCD.

 

< Volver