Autor: Ojea, Antonio. 
   Nacionalistas provocan incidentes en la clausura del Congreso Internacional sobre el "El hecho Gallego"  :   
 Fallos de organización deslucieron los debates programados. 
 El País.    24/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

EL PAIS martes 24 de febrero de 1981

LA CULTURA

Nacionalistas provocan incidentes en la clausura del Congreso Internacional

sobre "El hecho gallego"

Fallos de organización deslucieron los debates programados

ANTONIO OJEA Vigo

El Congreso Internacional sobre O feito galego (El hecho gallego) que organizó

en Vigo el Ayuntamiento de la ciudad en colaboración con el organismo de la

Unesco Centro Cultural de la Romanía, terminó el domingo con un gran escándalo

protagonizado por militantes del Bloque Nacional-Popular Gallego y del Partido

Socialista Gallego, que se consideraron excluidos caprichosamente de la mesa

redonda final, en la que los partidos políticos iban a presentar sus

conclusiones sobre la solución de los problemas de Galicia.

En medio de gritos reclamando la oficialidad del idioma gallego y otros contra

el PSOE y la Corporación municipal viguesa, la mesa redonda no llegó a terminar

ni se pudo celebrar después la sesión de clausura de un congreso presidido por

enormes fallos de organización.

De todas formas, podría decirse que el congreso ha servido para poner en

evidencia la situación en que se encuentran algunas minorías nacionales en el

marco de la Europa de los Estados. La presencia de los representantes de estas

minorías supuso un elemento de contacto entre Galicia y otros pueblos que

atraviesan parecidas circunstancias. Así se ha llegado a una fórmula de

intercambio próximo entre representantes de organizaciones políticas y

culturales corsas, bretonas occitanas o magrebíes, con los gallegos de partidos

nacionalistas, con el fin de comparar el proceso autonómico gallego con las

situaciones de sus respectivos países.

Un encuentro entre los periodistas gallegos y sus colegas extranjeros invitados

al congreso ha sido, quizá, uno de los elementos de mayor relieve derivado de

este congreso, en el que el tono de las ponencias y el aire de los coloquios no

resultó demasiado trascendente.

En cuanto a resultados inmediatos, podrían resumirse en el proyecto del

realizador francés de televisión Gerard Chouchan, que hará una película sobre

Galicia para la Radiotelevisión Francesa, en colaboración con la televisión

gallega, y las conclusiones que Paul Preston, historiador y profesor

universitario en Londres, pretende publicar en una revista especializada

inglesa.

Este congreso, que algunos han calificado como el de las ausencias, incluyó una

tan significativa como la del tema de la emigración. La socióloga María Teresa

Michaud ha tenido que regresar a su país (Francia), sin que el tema de su

especialidad, los problemas de la emigración, mereciese la atención de una

ponencia.

Presencia internacional

Las buenas intenciones iniciales, en definitiva, se vieron frustradas por los

acontecimientos, entre los que no ha sido el menos importante el de los fallos

organizativos, que llegaron a provocar una protesta de los periodistas gallegos

ante el alcalde de Vigo por verse excluidos de algunos aspectos del programa,

con disculpas tan absurdas como la de que se trataba de «un congreso para la

Prensa extranjera». Sin embargo, había expectación ante la presencia de algunos

congresistas, como los corsos Edmon Simeoni y Lucien Fellu, los occita-

nosVergniotyCarlotti, el escritor argelino Zitouni, el etnólogo se-negalés Gueye

o los historiadores Herbert Southworth y el ya citado Paul Presión.

Entre los ponentes, el catedrático de la Universidad de Santiago Xaime García-

Lombardero; el gerente del plan marisquero de Galicia, Manuel González Vidal; el

arquitecto y urbanista Xosé Bar Boo; los escritores Carlos Casares y Ricardo

Carballo Calero, y el pintor y ceramista Isaac Díaz Pardo, no estuvieron a la

altura de las expectativas creadas ni respondieron a ello los coloquios.

El clima que se iba materializando en la jornada del domingo mantenía preocupado

y taciturno al secretario general del Centro Universitario de la Romanía, Lucien

Castela, y se expresó finalmente en el reventón final a cargo del BN-PG y PSG.

«Camaradas, nosotros también podemos cantaros todos los himnos revolucionarios

que queráis, pero estáis privando del uso de la palabra a un representante de

una minoría oprimida como la vuestra, y eso es una actuación fascista»,

apostilló un congresista francés cuando los militantes del BN-PG acababan de

entonar el himno gallego y La Internacional, expresando su disconformidad con un

congreso que calificaron de elitista. La verdad es que los congresistas corsos u

occitanos no comprendían muy bien cómo había tantos partidos que se reclamaban

autonomistas en Galicia, y el referéndum autonómico arrojó una tan alta

abstención. Y todo ello, mezclado con la pancarta y los gritos de los

nacionalistas del BN-PG sobre la opresión de la lengua gallega y la represión

sobre la enseñanza en gallego en las escuelas.

Un dato significativo: algunos comentaristas destacaron el hecho de qué entre

los participantes gallegos se notaba en demasía la presencia de componentes del

colectivo Realidade Galega, que surgió justo a punto de que algunos

intelectuales apoyasen el proyecto autonómico que para Galicia disponía UCD, al

decir de muchos.

 

< Volver