A bordo del crucero "Galicia", el jefe del Estado se dirige a Barcelona  :   
 Embarcó en el puerto de Cartagena a las once de la noche, después de recibir el caluroso homenaje de la ciudad. 
 ABC.    30/04/1960.  Página: 47-50. Páginas: 4. Párrafos: 55. 

MADRID, SÁBADO 30 DE ABRIL DE 1960 . EJEMPLAR 1,50 PESETAS

ABC

DEPOSITO LEGAL M. J3 – 1958

DIARIO ILUSTRADO AÑO QUINCUAGÉSIMO. TERCERO. NUM. 16.889 92 PAGINAS

A BORDO DEL CRUCERO «GALICIA», EL JEFE DEL ESTADO SE DIRIGE A BARCELONA

EMBARCO EN EL PUERTO DE CARTAGENA A LAS ONCE DE LA NOCHE. DESPUÉS DE

RECIBIR EL CALUROSO HOMENAJE DE LA CIUDAD

Todas las poblaciones del trayecto acogieron el paso del Generalísimo con vivas demostraciones de

cariño

JUBILO EN LA CAPITAL CATALANA ANTE LA PRÓXIMA LLEGADA DE FRANCO

Presidirá allí el desfile conmemorativo de la Victoria

Barcelona 29. (De nuestro corresponsal, por teléfono.) Ante la noticia, ya oficial, de que mañana, sábado,

a las seis de la tarde, atracará en el muelle de la Puerta de la Paz el crucero "Galicia", a bordo del cual

viaja el Jefe del Estado, la capital de Cataluña vibra como nunca y se dispone a recibirle con el cariño y la

gratitud que le debe por su rescate y liberación del comunismo.

El alcalde, Sr. Porcioles, ha dirigido al pueblo una proclama invitándole a tributar al Generalísimo la

entusiasta acogida que su presencia despierta en todos los pechos españoles. Una hora antes de la llegada

del "Galicia" cerrará todo el comercio.

Ya esta tarde se ven miles de balcones engalanados, incluso pertenecientes a edificios que no están

enclavados en las vías que ha de recorrer Franco. Clara demostración ésta de la alegría que Barcelona

siente en el fondo de su corazón ante el honor que supone para ella constituir, por unos días, el albergue

del Jefe del Estado. Parece que Su Excelencia se trasladará desde la Puerta de la Faz a la catedral basílica,

en la que se cantará un "Tedeum". Terminada la función religiosa, el Caudillo se dirigirá al palacio de

Pedralbes.

En el puerto está anclada, aparte del "Azor", la fragata "Pizarro", mandada por el capitán de Fragata D.

Juan Bautista Lazaga, a cuyas órdenes viene como uno de los oficiales el teniente de Navio don Cristóbal

Colón de Carvajal y Maroto, duque de Veragua.

Esta noche han comenzado a lucir iluminaciones en edificios públicos y privados, y en los hoteles no

pueden atender a todas las personas que incesantemente llegan a sus puertas en demanda de habitación.

Aparte de la concentración del próximo domingo en el estadio del Club de Fútbol Barcelona, acto que

promete revestir una brillantez inusitada, toda la ciudad espera tributar un homenaje entusiasta al Ejército

con ocasión del gran Desfile de la Victoria, que ha de tener por magno escenario la avenida del

Generalísimo, amplia vía en la que ya se están levantando una serie de tribunas, para ocupar las cuales

existe, a diez o doce días fecha, una extraordinaria demanda de invitaciones.

Como es sabido, en este desfile no sólo tomarán parte las tropas de la IV Región, puestas a punto por el

capitán general don Pablo Martín Alonso, sino representaciones de las otras Regiones, lo que sin duda

aumentará el interés de la grandiosa formación castrense que ha de desfilar como, conmemoración de la

victoria de España sobre el comunismo.—E. P.

Proclama del alcalde de Barcelona

Barcelona 29. El alcalde ha dirigido a los barceloneses la siguiente proclama, con motivo de la llegada del

Jefe del Estado:

"Por la Puerta de la Paz llegará mañana a nuestra ciudad S. E. el Jefe del Estado. Se propone permanecer

varios días entre nosotros para atender los problemas e inquietudes de actualidad y participar en los más

nobles afanes de la vida pública. Desea auscultar de cerca el latido de afectos y voluntades e informarse

personalmente, en toda su dimensión, de las necesidades del mundo productor y del complejo proceso que

el avance social plantea sin cesar.

El, que en su anhelo de unidad ha vinculado a todos los españoles en una directriz común, eliminando

querellas fratricidas, y que en veinte años de paz ha dado un paso decisivo en el resurgir de la Patria, nos

depara con su presencia un nuevo jalón de los propósitos de eficacia que alientan en su constante

quehacer.

Barcelona, ciudad señera, e hidalga, fiel a los acontecimientos inmortalizados en la historia nacional,

sabrá renovarse en su tradición y ofrecer al Caudillo aquel recibimiento efusivo y popular que merece por

su continuo y esforzado laborar.

Vivimos momentos que, indudablemente, han de transformar a Barcelona y dar pronta realidad y plenitud

a queridas ilusiones. Han de pasar algunas décadas para que surjan ordenaciones o hechos de un

contenido y significación que no preciso encarecer. Todo ello es obra del Generalísimo Franco, de quien,

en cada instante, hemos recibido cálidas pruebas de su afecto y preocupación por nuestras aspiraciones.

Barceloneses, exhibid vuestras mejores colgaduras, las de las grandes solemnidades históricas, y

reiteremos todos al Jefe del Estado, en vibrante manifestación de júbilo y gratitud, aquella cordial

bienvenida, ya clásica en las efemérides de la Ciudad Condal."

PREPARATIVOS PARA EL DESFILE DE LA VICTORIA

A la apresurada actividad a lo largo de la avenida del Generalísimo, de esta capital, donde se están

alzando las tribunas y limitando zonas para el desfile conmemorativo de la Victoria, que presenciará el

Jefe del Estado, el próximo día 8 de mayo, se han sumado otras actividades y trabajos, como anuncio

anticipado de las próximas fechas que va a vivir Barcelona. La Puerta de la Paz, paseo de Gracia y Vía

Layetana, están siendo adornadas con banderas y gallardetes con motivo de la próxima llegada de Su

Excelencia. En la calle hay una desusada animación debida, en parte, a la presencia de grupos de

trabajadores de todas las regiones y provincias españolas, que en número de 9.000 participarán en el

magno certamen del 1 de mayo en el nuevo campo del Barcelona C. F., organizado por la Obra Sindical

Educación y Descanso. Las. l00.00 localidades del recinto están ya agotadas. Esta trascendental reunión

artístico - deportiva ha congregado en Barcelona a grupos corales, y de danza muy afamados, de Cataluña

y de todos los lugares de España, quienes, como final de la gran demostración del día primero de mayo,

unificarán sus acentos para entonar en catalán una sardana del maestro Morera, mientras 36 grupos, de

danzarines enlazarán sus manos para el baile.

Estos últimos días los grupos de danza y las masas corales han actuado en las zonas industriales

próximas a Barcelona. Su actuación del día 1, a la que asistirá el Jefe del Estado, así como las

exhibiciones de los diferentes deportes a cargo de equipos de trabajadores y demás actos, ha congregado

en Barcelona a enviados especiales de los más importantes periódicos extranjeros, así como a equipos

norteamericanos de Televisión.

En Barcelona, además, se celebrarán el próximo mes la Feria Internacional de Muestras y las

Exposiciones Nacionales de Bellas Artes y de Artesanía.

ADHESIÓN DE LA FEDERACIÓN CATALANA DE FÚTBOL

Barcelona 29. El Consejo Directivo de la Federación Catalana de Fútbol ha tomado en su reunión de hoy

los siguientes acuerdos:

Expresar la respetuosa simpatía y adhesión de todo el fútbol catalán a Su Excelencia el Jefe del Estada

con motivo de su visita a nuestra ciudad, agradecer al ministro secretario general del Movimiento, señor

Solís, y al jefe de la Obra Sindical de Educación y Descanso, D. José María Gutiérrez del Castillo, la

concesión a Barcelona de la III Demostración Sindical; agradecer a la Obra Sindical Provincial de

Educación y Descanso el ofrecimiento hecho para que la Segunda Convención futbolística regional se

celebre el próximo mes de septiembre en el albergue residencia de Juan Barceló, del Valle de Nuria,

cedido por dicha Obra, y expresar el sentimiento del Consejo Directivo por el fallecimiento de D. Ricardo

Ibars, padre de D. José Ibars, presidente del Comité de Competición de esta Federación.— Alfil.

Viaje triunfal del Generalísimo

HOMENAJE DE LA PROVINCIA DE ALBACETE

Albacete 29. Su Excelencia el Jefe del Estado pasó por esta ciudad, con dirección a Cartagena, a las

cuatro de la tarde. En los pueblos del trayecto y en esta capital el vecindario recibió al Caudillo con una

cariñosa acogida. El gobernador civil se desplazó al límite de la provincia para cumplimentar a Su

Excelencia.

La entrada en Albacete revistió caracteres de unánime homenaje de adhesión y simpatía. Aquí aguardaban

las primeras autoridades civiles, militares y eclesiásticas de la provincia, Corporaciones Municipal y

Provincial en pleno. Consejo Provincial del Movimiento y representaciones de organismos y entidades,

así como una incalculable cantidad de público que ocupaba los cuatro kilómetros del trayecto de la

carretera de circunvalación, por donde siguió la comitiva. Al llegar el Generalísimo la banda municipal de

música interpretó el himno nacional, mientras la multitud prorrumpía en vítores y aplausos, a los que

correspondió el Caudillo haciendo aminorar la marcha de la comitiva.—Cifra.

Franco promete volver a Murcia

Murcia 29. (De nuestro corresponsal, por teléfono.) No hemos conocido nunca mayor júbilo y enardecido

entusiasmo que el reflejado esta tarde por los miles de personas que aguardaban la llegada del

Generalísimo para aplaudirle y vitorearle. La carrera que había de seguir, desde su entrada hasta su salida

de Murcia, estaba señalada por centenares de banderas nacionales. Antes de entrar en la capital, los

vítores de las multitudes habían acogido el paso del Caudillo por los pueblos de la provincia, muchos de

los cuales mostraban pancartas saludando al primer magistrado de la nación. Este entusiasmo se ha

desbordado también en las calles murcianas.

La glorieta de España era insuficiente para contener a cuantos aguardaban, sin demostrar su cansancio, al

cabo de tres largas horas de espera, bajo un sol ardoroso que no quiso faltar en esta tarde de fiesta. Para

dar cumplido testimonio de que las resonancias de estos vítores habían llegado hasta su corazón, el

Caudillo habló al pueblo de Murcia desde el balcón principal del Ayuntamiento. Fueron pocas palabras,

pero certeras, dirigidas a los problemas del agua, a los cultivos y ofreciendo volver con más detenimiento

para examinar las obras hidráulicas y compartir con los agricultores sus satisfacciones o sus inquietudes.

Acaso estaba en su recuerdo la primera visita que hizo a Murcia, cuando sólo se ofrecía ante sus ojos un

panorama desolador de inundación y devastaciones.

Así se despidió de los murcianos, dejándoles el alentador ofrecimiento, que habrá de cumplirse en su

momento, que será memorable en los fastos de la ciudad y la huerta que hoy estuvieron presentes en

guardia respetuosa para ver pasar al Caudillo de España.—Andrés BOLARIN.

GRATITUD DE LOS HOMBRES DE LA HUERTA

Murcia 29. El Jefe del Estado llegó en automóvil, procedente de Madrid, a las seis menos cuarto de la

tarde. Vestía uniforme de capitán general de la Armada y venía acompañado por el primero y segundo

jefes de su Casa Militar, generales Asensio y Laviña.

El Generalísimo se detuvo en el Palacio Municipal, donde fue recibido y cumplimentado por el capitán

general de la III Región Militar, teniente, general jefe de la Región Aérea de Levante: gobernador civil,

director general de la Guardia Civil, coronel director de la Academia General del Aire, general jefe de la

V Zona de la Guardia Civil, prelado de la diócesis y todas las primeras autoridades civiles y militares.

Acompañado del capitán general y de sus ayudantes, revistó a una escuadrilla de aviación de la Academia

General del Aire de San Javier, con estandarte, escuadra de gastadores, banda de música, cornetas y

tambores, que rindió honores. A continuación estrechó la mano a todos los jefes y oficiales de los

Ejércitos de Tierra, Mar y Aire que allí se hallaban.

Al paso por los pueblos de Hellín, Cieza, Molina de Segura y Espinardo, donde fueron disparadas tracas y

cohetes, el vecindario se hallaba agrupado a los lados de la carretera y hasta su entrada en la ciudad,

aclamándole con entusiasmo.

Ante el Ayuntamiento de Murcia la multitud portaba numerosas pancartas, entre las que se leía: "Los

obreros de Murcia saludan al Caudillo", "La huerta de Murcia recuerda el apoyo que le prestaste para la

defensa de sus regadíos", "Lorca y sus Sindicatos lo esperan todo del Caudillo", "Los campesinos de

Lorca tienen fe en su Caudillo" y otras en términos semejantes de gratitud de diversos pueblos de la

provincia. En su camino hacia Cartagena por el Puente Viejo y el barrio del Carmen, millares de personas

allí congregadas vitorearon al Generalísimo entusiásticamente.—Cifra.

Llegada a Cartagena

Cartagena 29. A las seis y treinta y cinco de la tarde entró en esta ciudad el Jefe del Estado. Al llegar a la

plaza de España, las baterías dispararon veintiún cañonazos, que fueron contestados por las baterías de

costa.

Se dirigió en seguida por la calle Real al Arsenal militar, en medio de los vítores de la multitud, que

ocupaba aceras y balcones, Al llegar al Arsenal, las baterías dispararon nuevamente veintiún cañonazos,

siendo contestados por las de costa. El Caudillo fue recibido por el ministro de Marina, almirante

Abárzuza; capitán general del Departamento marítimo, almirante Mendizábal; alcalde accidental de la

ciudad, señor Galvache: gobernador militar, general Pérez; comandante de la Flota, vicealmirante

Cervera; general jefe de la V Zona de la Guardia Civil; general González Ortiz; comandante general del

Arsenal, señor Castillo, y gobernador civil de la provincia, Sr. Soler. Una compañía de Infantería del

Tercio de Levante con bandera, escuadra de gastadores y banda de música y cornetas rindieron honores al

Generalísimo.

Después de saludar a las autoridades y personalidades que le aguardaban, el Caudillo se dirigió, en

compañía del ministro de Marina, al Centro de Adiestramiento, donde fue recibido por el jefe del Centro,

capitán de navío, Sr. Barbudo, y por el jefe de la Base de submarinos, capitán de navío Sr. Lostau.

Después se trasladó a la fosa de la base de submarinos, donde estaba formada una sección de buceadores

que hicieron, ante Su Excelencia una demostración. Luego pasó. el Caudillo al submarino García de los

Reyes, entregado por la ayuda norteamericana y recorrió sus instalaciones. Luego marchó a la Escuela de

Seguridad Interna y contra Incendios, donde se realizaron varios ejercicios.

Terminada su visita al Arsenal, el Jefe del Estado se dirigió por las calles Real, Alcalde Zamora, Mayor,

Jara y plaza de San Francisco al Santo Hospital de Caridad, haciéndole objeto el público, que llenaba todo

el itinerario, de vivas demostraciones de afecto y simpatía. El Caudillo, a quien acompañaba el alcalde de

la ciudad, fue recibido por la Junta de gobierno del centro benéfico, el obispo y el hermano mayor del

Hospital. A la puerta del edificio una compañía de Infantería de Marina le rindió honores. Su Excelencia

penetró en el templo bajo palio, y ante la Patrona de la ciudad oró unos momentos; se cantó al final una

Salve en acción de gracias.

ZARPA EL CRUCERO "GALICIA"

El Generalísimo se dirigió más tarde por las calles de la población, totalmente abarrotadas de público que

le vitoreaba sin cesar, y a los gritos de "¡ Franco !, ¡ Franco !, ¡ Franco !", al Palacio Municipal, donde le

aguardaba el Ayuntamiento en corporación. Después de saludar a todos los miembros del Municipio,

subió al salón del trono, cuyas escaleras estaban artísticamente adornadas con flores y reposteros. En el

salón se encontraban todas las autoridades civiles y representativas de Cartagena, que fueron presentadas

al Caudillo por el alcalde. Ante las aclamaciones de la multitud que llenaba la plaza donde está el

Ayuntamiento, el Generalísimo se vio obligado a salir al balcón principal para corresponder al entusiasmo

de la muchedumbre, dirigiendo breves palabras de agradecimiento por el caluroso recibimiento de que

había sido objeto. Prometió volver de nuevo a Cartagena con más calma, para ver sobre el terreno sus

problemas. Al terminar sus palabras, el público allí congregado le ovacionó y vitoreó durante largo rato.

A continuación el Caudillo abandonó el Palacio Municipal y se dirigió al muelle de Alfonso XII, donde

había formada una compañía de Infantería de Marina con bandera y música, que le rindió honores.

Después de despedirse de las autoridades civiles y militares que allí se encontraban, subió a una lancha y

se dirigió, en unión del ministro de Marina y séquito, al crucero "Galicia". Una inmensa multitud

congregada también en el muelle aplaudió y vitoreó con entusiasmo al Jefe del Estado hasta que la lancha

se alejó del puerto.

A las once de la noche zarpó el crucero de este puerto, rumbo a Barcelona.—Cifra.

Barcelona recibe calurosamente a la esposa del Caudillo

Barcelona 29. La esposa del Jefe del Estado, doña Camen Polo de Franco, ha llegado a Barcelona a las

ocho y veinte de la noche, acompañada de su hermana, la señora de Cuezala, y del jefe de la Casa Civil de

Su Excelencia, conde de Casa Loja. A su llegada se dirigió al Palacio de Pedralbes, en cuyo exterior

formaba el regimiento de Infantería Jaén número 25, con bandera, banda y música, que rindió honores a

los acordes del himno nacional.

A la entrada del Palacio cumplimentaron a doña Carmen Polo de Franco el capitán general de la Región y

el jefe del Estado Mayor de la IV Región.

En seguida el coche reanudó su marcha hasta la plazoleta superior. Al descender del vehículo la esposa

del Jefe del Estado fue cumplimentada por el ministro de la Gobernación, segundo jefe e intendente de la

Casa Civil de Su Excelencia, gobernador civil, presidente de la Diputación, alcalde, presidente de la

Audiencia Territorial, gobernador militar, jefes de los Sectores Naval y Aéreo, jefe superior de Policía y

otras autoridades, la mayoría de las cuales iban acompañadas de sus esposas. Doña Carmen Polo de

Franco fue obsequiada con ramos de flores. Tras una breve recepción en uno de los salones de la

residencia se despidieron las autoridades.

El paso de doña Carmen Polo de Franco por las capitales y poblaciones del recorrido desde Madrid fue

acogida con muestras de simpatía y afecto. En Zaragoza la esposa del Jefe del Estado fué cumplimentada

por el capitán general de la V Región Militar y restantes autoridades. Luego marchó a la basílica del Pilar

y allí fue recibida por el arzobispo doctor Morcillo. Doña Carmen Polo de Franco se dirigió, con las

autoridades y personalidades, a la Angélica Capilla, donde ofrendó unas flores y oró. Subió finalmente al

camarín y besó la sagrada imagen.—Cifra.

 

< Volver