Franco preside la III demostración sindical en Barcelona  :   
 Nueve mil trabajadores intervinieron en la magna exhibición deportiva, musical y de danzas. 
 ABC.    03/05/1960.  Página: 31-34. Páginas: 4. Párrafos: 40. 

MADRID, MARTES 3 D E M A Y O DE 1960 .

EJEMPLAR 1,50 P E S E T A S

A B C

DEPOSITO LEGAL -M, 13 1958

DIARIO ILUSTRADO AÑO QUINCUAGÉSIMO. TERCERO. NUM. 16.891

7 6 PÁGINAS

FRANCO PRESIDE LA III DEMOSTRACIÓN SINDICAL EN BARCELONA

NUEVE MIL TRABAJADORES INTERVINIERON EN LA MAGNA EXHIBICION DEPORTIVA,

MUSICAL Y DE DANZAS.

ACOMPAÑABAN AL JEFE DEL ESTADO Y SU ESPOSA LOS MINISTROS SECRETARIO

GENERAL DEL MOVIMIENTO, DE LA GOBERNACIÓN, DE LA VIVIENDA Y PRESIDENTE

DEL CONSEJO DE ECONOMÍA NACIONAL.

Barcelona 1. (Crónica telefónica de nuestro redactor, enviado especjal.) Cuando comenzamos a escribir

esta crónica se han apagado ya los fosos del "Nou Camp" y en su inmensa concavidad de hormigón reinan

de nuevo la oscuridad y el silencio. Pero el eco de cien canciones de la España eterna, el agrio son de los

chistus, los ántiqiuísimos ritmos de los tamboriles, la voz agridulce de las gaitas, el batir belicoso de los

palos que blanden danzarines guerreros, el clamor religioso de las pequeñas charangas catalanas se ha

esparcido, impalpable y armoniosamente, en el alma de Barcelona

Tal vez nunca se ha expresado de tan plástica y ejemplar manera las diversidades y la unidad de nuestra

Patria, como en esta III Demostración Sindical de Educación y Descanso, que ha reunido en un

espectacular y magnífico escenario a nueve mil trabajadores, dieciséis orfeones, treinta y seis grupos de

danzas, siete bandas de música y diecisiete agrupaciones deportivas formadas también por trabajadores de

todas las provincias españolas y los ha movido con alarde de capacidad organizadora en variado, rico y

complicado caleidoscopio ante cíen mil espectadores asombrados, maravillados, y, finalmente

conmovidos hasta el tuétano.

Porque, amigos, al contemplar a todos aquellos grupos de danzantes con sus atavíos tan diversos y sus

músicas de tan variados ritmos actuando al propio tiempo en el inmenso escenario bajo chorros de luz

coloreada, al pie de los dos surtidores que como inestables columnas eran, al mismo tiempo; símbolo de

una voluntad arquitectónica y de lo mudable del vivir, los felices espectadores teníamos que pensar:

"¡Santo Dios, qué varia, personal, individualísima que es nuestra España! ¡Y cómo es necesario un

designio armonizador y amoroso, para convertir en unidad este guirigay alegre y desordenado que hacen

simultáneamente la jota aragonesa, el bolero zamorano, la folía canaria, el aúrrescu vascongado, la

muñeira gallega, el txuntxun roncalés y el fandango andaluz!"

Giraba cada grupo apasionado y puramente al compás de su música regional, atento solamente a ella,

como si las músicas diversas dibujaran ya en el enorme teclado Guadalquivires y Ebros, Maladetas y

Mulhacenes, Orduñas y Pajares, arrozales y eras, reconstruyendo como compartimentos estancos las

regiones naturales de nuestra abrupta geografía nacional. Nosotros, los cien mil espectadores situados

provisionalmente en este terreno de Dios desde el que puede verse al mismo tiempo el Norte y Sur,

presente y futuro, contemplábamos lo vario y no acertábamos a percibir la armonía. Hasta que ésta

finalmente se hizo cuando todos los danzantés se unieron por las manos para dibujar los ínmensos

redondeles de la sardana, permitidme que, usando también música ajena, continúe el relato con palabras

de Juan Maragall: "Todos movían el pie al compás y la "rcdonda" subía y bajaba, oscilando en un solo

ritmo. Todos se daban la mano, hombre y mujer alternando, pero todos unidos en una sola "redonda" y en

un solo ritmo: era verdaderamente la danza de todo un pueblo; pero, ¡con qué hermosa libertad! En

cualquier punto de la danza entra en ella quien quiere, y quien quiere sale; y la "redonda", ensanchándose

y estrechándose hace un lugar al que viene, se cierra sobre él, qué se va; pero el ritmo no se pierde: es la

danza social, la danza de todo un pueblo."

Cataluña entera vibró viendo a las gentes dé toda España unidas en el compás religioso y solemne de la

sardana, cómo es posible hacer de lo particular lo general, como basta la buena batuta y una voluntad

recta para allanar geografía y emprender juntos un camino, unidos en una sola "redonda" española,

catalánes, andaluces, castellanos, gallegos, asturianos y leoneses, quienes pueden conservar

amorosamente y cultivar sin obstáculos sus peculiaridades regionales, su cultura vernácula, sus acentos

característicos y maternos.

La ovación prolongada y conmovida que se cerrara impaciente sobre la bella "Sardana de los, monjes" y

luego ahogaba los últimos compases del Himno Nacional y escoltaba al Jefe del Estado desde la tribuna

presidencial a su, automóvil para seguirle largo rato, demostraba que la sutilísima lección dada por la

Organización Sindical llegaba hasta la plenitud de la significación española de este primero de mayo sin

agrios gritos callejeros, sin antagonismos entre hermanos, reflejo de la unidad de los hombres de Españá y

de la civilidad de los trabajadores hispanos, levantados hasta la gracia del arte y de la canción,

dignificados en las plataformas de la técnica y el deporte y adiestrados alegremente en torno a sus talleres

y sus hogares en pistas y escenarios, porque un alarde como el de esta noche no sé improvisa jamás, ni

aun por un país que goza, en el mundo fama de fácil y, despreocupado improvisador—fama revisable

ya—como el nuestro. Lorenzo LOPEZ SANCHO.

La llegada del Jefe del Estado

Barcelona I. Su Excelencia el Jefe del Estado, que fue recibirlo ayer en esta capital por un millón de

personas, presidió a las ocho de la noche la III Demostración Sindical en el campo del Club de Fútbol

Barcelona. Acompañaban al Caudillo su esposa, los ministros del Gobierno y otras autoridades y

personalidades.

El campo presentaba magnífico aspecto. En el centro se había montado un gran velódromo, en cuyo

interior había dos piscinas para las exhibiciones de "ballet" acuático y en su mismo centro una rampa, por

la que hacían su aparición los participantes.

Desde mucho antes de la hora señalada para el comienzo empezó a fluir al campo gran cantidad de

público, que llenó los amplios graderíos y tribunas. El vestíbulo del, edificio estaba adornado con gran

número de banderas nacionales del Movimiento y de la ciudad, así como del Club propietario del terreno.

Daban guardia de honor en el acceso a la tribuna presidencial miembros de la Guardia de Su Excelencia

El Jefe del Gobierno y su esposa llegaron al "Camp Nou" a las ocho menos veinte, acompañándoles

desde Pedralbes el jefe de la Casa Civil, conde de Casa de Loja; segundo jefe e intendente, Sr, Fuertes

de Villavicencio; la señora de Guezala y otras personalidades. Desde el Palacio hasta el campo

el paso de la comitiva por las calles del trayecto fue saludado con demostraciones de gran afécto por los

barceloneses, que tributaron cariñosos aplausos al Caudillo.

En el vestíbulo de entrada recibieron a Sus Excelencias los ministros de la Gobernación, teniente

general Alonso Vega; de la Vivienda, Sr. Martínez Sánchez Arjona: secretario general del Movimiento,

Sr. Solis Ruiz, y cl presidente del Consejo de Economía Nacional, Sr. Gual Villalbí; capitán general

de Cataluña, teniente general Martin Aton gobernador civil, Sr. Acedo Colurga; alcalde, Sr. Porcioles, y

presidente de la Diputación, marqués de Castellflorite; así como el presidente del Club de Fútbol

Barcelona, D. Francisco Miró Sans, y la marquesa de Villatorcas, la señora de Porcioles y la señora de

Miró Sans, quienes obsequiaron a doña Carmen Polo de Franco con flores. El numerosísimo público

congregado en los accesos del estadio prorrumpió en clamorosas ovaciones y vítores.

A continuación, el Jefe del Estado y señora pasaron al vestíbulo del palco de honor, donde fueron

cumplimentados por las altas personalidades allí congregadas.

DESFILE DE LOS NUEVE MIL TRABAJADORES

A las ocho en punto, Sus Excelencias hicieron su aparición en el palco de honor y el impresionante

concurso del público que llenaba el gran estadio, puesto en píe, exteriorizó su entusiasmo con

prolongadas salvas de aplausos, vítores a España y el triple grito de. "!Franco, Franco, Franco!",

interminablemente repetido durante largo rato, como un eco del inolvidable recibimiento de ayer. Las

bandas de música interpretaron el Himno ´Nacional. El momento revistió gran emoción, por cuanto ha

constituido un nuevo homenaje de sentida adhesión de la población barcelonesa al Jefe del Estado.

A la derecha del Caudillo se sentaron los ministros secretario general del Movimiento, de la Gobernación

y presidente del Consejo de Economía Nacional; capitán general del Departamento Marítimo de

Cartagena, almirante Mendizábal; arzobispo y alcalde. Y a la izquierda de doña Carmen Polo de Franco

lo hicieron la marquesa de Villatocas, el ministro de la Vivienda, el capitán general de Cataluña, jefe de la

Región .Aérea pirenaica, gobernador civil y presidente de la Diputación Provincia!.

Los asientos inmediatos al palco de honor estaban ocupados por representaciones oficiales, jerarquías del

Movimiento, mandos, sindicales, Cuerpo consular, representaciones de entidades barcelonesas y

autoridades de poblaciones de la región y del resto de España, presentes en estos días en la ciudad

En medio de grandes aplausos iniciaron su desfile de presentación los nueve mil trabajadores que

participaron en la demostración, precedidos de las. banderas nacionales y sindicales y de los guiones de

cada región, que se inclinaban ante el Caudillo, al llegar bajo la tribuna presidencial

El desfile fue muy espectacular. Destacó bajo los grandes focos que iluminaban totalmente el campo y al

lado de los surtidores de agua que brotaban de las dos piscinas el paso de los patinadores, con bengala

encendida; los grupos folkloricos, que avanzaban danzando bailes típicos, con bengalas de colores en las

manos; los ciclistas y los motoristas, que cerraban el desfile. Teminado el desfile, comenzó la actuación

deportiva con una exhibición de motorismo. Se disputó una carrera de eliminación y a continuación; y

casi simultáneamente, se realizó en ambas plataformas una espectacular gimkana motorista, en la que los

pilotos, en un alarde de audacia y maestría sortearon diversos obstáculos, tales como banderas,

trampolines de saltos a través de un círculo de llamas zigzagueantes y pivotes y otros obstáculos, que

dieron a la exhibición matices muy vistosos..

Sin solución de continuidad, entró en acción el ciclismo, con una carrera de eliminación, por equipos de

cuatro corredores. Esta competición tuvo momentos de gran espectacularidad, al tomar los ciclistas,

lanzados a toda velocidad, los inclinados peraltes de la pista de madera del velódromo.

Sin ningún descanso que permitiera distraer la atención de los espectadores se dejó oír el zumbido de los

pequeños motores de los modelos que intervinieron en la demostración de aeromodelismo, a cargo de

equípos, de Madrid y Barcelona. Se disputó primero la prueba de acrobacia, en la que colocaron un

modelo a cada lado de la gran plataforma. Y con un carrousel aéreo, durante el que llegó a estar volando

simultáneamente un grupo de cinco modelos, terminó está brillante prueba. De nuevo la pista del

velódromo volvió a ser el lugar de actuación de los deportistas de Educación y Descanso. Se inició la

carrera tras moto por cuatro corredores. Las motocicletas empezaron a rodar por la pista, mientras los

ciclistas aguardaban en. fila el momento de ser lanzados. Pronto, se inició, la emocionante competición,

en que la maestría, la habilidad y la potencia jugaron importante papel.

HOMENAJE A LA MEMORIA DE JOAQUÍN BLUME

Por La rampa de acceso a la plataforma hicieron su entrada, desfilando brillantemente 460 deportistas qué

participaron en la exhibición gimnástica. Se apagaron las luces y quedó iluminada sólo la plataforma,

sonando por los, altavoces unas palabras de homenaje al inolvidable Joaquín Blume, a quien se dedicaba

la exhibición gimnástica. Se iluminó un gigantesco laurel de neón y sobre una pantalla colocada a la vista

de todo el público, se proyectó una película en : colores, en la que aparece en plena actuación el

malogrado gimnasta.

En las piscinas iluminadas, actuaron a continuación los equipos femeninos de Madrid y La Coruña. Esta

exhibición cerró la parte deportiva de la, III Demostración Sindical. En ella han participado la selección

provincial de patinaje de Barcelona, las de motorismo de Barcelona y Madrid, las ciclistas de Baleares,

Barcelona, Lérida, Madrid y Valencia, los equipos barceloneses, y madrileños de aeromodelísmo, los

equípos de gimnasia, de Barcelona, Cástellón, Vall de Uxó y Madrid. y los ballets acuaticos de La Coruña

y Madrid. El público ovacionó y aplaudió con entusiasmo la participación de los distintas demostraciones

deportivas.

Para la realización de todos estos deportes fue preciso instalar sobre el cesped del estadio un velódromo

de madera, con un ancho de pista de 6,50 metros, rectas; de 36 metros y curvas de 43 grados de peralte,

con un peso total de 63 toneladas. Una rampa de. patinaje, por lo que hicieron su entrada todos los

participantes, de 11 metros de anchura y 47 de longitud. Dos piscinas, bellamente adornadas e iluminadas,

de 8 por 12 metros y metro y medio de profundidad, con capacidad de 120 toneladas de agua cada una, y

una gran plataforma de más de 3.600 metros cuadrados y un perímetro de 224 metros.

ACTUACIÓN DE LOS COROS Y GRUPOS DE DANZAS

A continuación se presentaron en el centro del campo los distintos grupos de danzas:

Entre los aplausos del público se agruparon los dieciséis orfeones y masas corales, con un total de 3.000

voces; colocadas detrás las siete bandas, de música, con 1.500 maestros en conjunto, que a las órdenes

del asesor musical de Educación y Descanso, D. José de Sanmillán, interpretaron primeramente el "Ave

María" de Victoria.

La ´´Sardana de los monges", de Enrique Morera, fue interpretada después como homenaje de todas las

agrupaciones españolas de trabajadores a Cataluña, no pudiendo contener el público los aplausos, que se

sucedieron durante toda la interpretación, ahogando a veces, con su batir entusiasta, las voces de los

cantantes. También la sardana fue bailada por todos los conjuntos de danza participantes en esta III.

Demostración Sindical.

Después, todas las bandas corales, orfeones y participantes de grupos de danzas y deportivos entonaron

el himno sindical, y finalmente, puestos todos en pie, la banda de. honores interpretó el Himno Nacional y

se retiraron las banderas.

EL CAUDILLO ABANDONA EL ESTADIO

El Generalísimo y su esposa fueron despedidos por los espectadores, que llenaban. completamente el

campo con una prolongada salva de aplausos y vítores; al igual que habían sido recibidos a la. llegada.

Las autoridades y personalidades que presenciaron la. exhibición junto a Sus Excelencias en el palco

presidencial les acompañaron hasta la salida, donde el público se había congregado para vitorear al Jefe

del Estado. El Caudillo, sonriente y saludando con la mano, correspondió, a las aclamaciones.

La totalidad de los asistentes a esta III Demostración Sindical salieron impresionados por la belleza

y perfección de la misma, modélica en su género y exponente de la gran obra que realiza Educación y

Descanso en la formación humana de la masa trabajadora —Cifra

Misa en el palacio de Pedralbes

Barcelona I . Esta mañana Su Excelencia el Jefe del Estado y su esposa asistieron en la capilla del pálacio

de Pedralbes a una misa celebrada por el capellán de la Casa Civil, monseñor Bulart. A las nueve y

media fue oficiada tambien una misa en el estadio del Club de Futbol Barcelona, a la que asistieron todos

los participantes en al magna demostración sindical.

Celebró la misa el asesor eclesiástico de Sindicatos padre Parés y ocuparonla presidencia el ministro

secretario general del Movimiento y delegado nacional del Sindicats, D. José Solís Ruiz, quien recibió,

junto con las demás jerarquías presentes, al arzobispo de Barcelona, doctor don Gregorio Modrego

La jornada del lunes del jefe del Estado

Barcelona 2. Su Excelencia el Jefe del Estado oyó misa. en la capilla del palacio de Pedralbes,

oficiada por e! P. José María Bulart, capellán de la Casa Civil. Luego dedicó, la mañana al estudio de

asuntos de Estado.

A mediodía ha recibido la visita del capitán general de Cataluña, D. Pablo Martín Alonso.

Por la tarde, el Generalísimo despachó con el ministro de Jornada, D. Camilo Alonso Vega.—Cifra .

DOÑA CARMEN POLO DE FRANCO PASEA POR LAS CALLES

Barcelona . 2. Doña Carmen Polo de Franco ha salido esta mañana del palacio de Pedralbes para dar un

paseo en automóvil por las calles de la ciudad. La acompañaba su hermana, doña Isabel. Polo de Guezala.

A su paso por la plaza de Cataluña, la esposa del .Caudillo hizo detener el automóvil y bajó para acudir a

la mesa petitoría de la lucha contra el cáncer, que presidía la marquesa de Villatorcas, esposa del capitán

general, y entregó un importante donativo—Cifra..

ECOS Y DESTELLOS DE BARCELONA

Festejada y gozosa como una novia, he aquí a Barcelona, industrial y mediterránea, ciudad de la claridad

y de la cortesía, en un clima de paz, cortejada por representaciones folklóricas de todas las regiones

españolas, viviendo unas jornadas de radiante satisfacción, con el alma engalanada de contento y de

esperanza.

Por novena vez recibe la visita del Jefe del Estado en el espacio de veinte años, a partir de 1939, cuando

la insigne ciudad de los Condes, límpia de la peste roja, pudo recuperar con su libertad su conciecia y su

rango. Desde entonces, y después de sortear las dificultades y vicisitudes inherentes a toda convalecencia

si la enfermedad ha sido grave, la gran ciudad mediterranea y con ella toda la región catalana, reanudó su

marcha incesante y progresiva a impulso de la tradicional laboriosidad de sus hijos, una avance detenido,

frustrado o contrariado en otros tiempos, cuando gentes interesadas en su propio provecho y en el de los

partidos a quienes servían desviaban el cauce de energías e ilusiones de Cataluña hacia metas

irreconciliables con los altos destinos de la región catalana.

Memorables fueron las otras visitas del Jefe del Estado a la ciudad de los Condes ; pero la .actual las

sobrepasa por el fragor entusiástico de las muchedumbres, por grandeza espectacular del recibimiento

tributado al preclaro huésped, y, sobre todo, con la formidable demostración sindical, en la cual la

imponente fuerza y el inmenso brío del mundo laboral se descompuso armónicamente para transformarse

en ritmo deportivo, en música, giros y danzas.

Las masas participantes en la grandiosa concentración habían sido iniciadas en los secretos del deporte,

de la canción y del baile como tránsito hacia otros conceptos de comprensión y de hermandad. A veces

por sutiles caminos se desemboca en, superiores conclusiones políticas y sociales. En la apoteosis del

estadio de Barcelona las agrupaciones deportivas, corales, folklóricas, ataviadas a su guisa, conforme a

viejas maneras y modelos tradicionales de los pueblos españoles, no se congregaron para rivalizar entre

ellas, sino para componer una perfecta y acabada síntesis de la comunidad española, al son de músicas

genuinas y de hábiles trenzados de danzas típicas. Vibraba Barcelona de, pasión y gozo, y la televisión y

la radio expandían su emoción por los espacios llevándola hasta el más lejano rincón de la patria. Voces

antiguas, músicas inseparables de los más bellos recuerdos, danzas que enhebran con hilo de oro 1a

historia y la leyenda de los pueblos, el sentimiento de España, hecho ritmo y melodía. Y señoreándolo

todo, la sardana, "la dansa ,más. bella de totes las danses que es fan i es desfan".

Procederá bien el español espectador o simplemente informado del maravilloso acontecimiento

barcelonés, en el que participaron nueve mil hombres y mujeres, celebrado en un domingo superlativo de

fiestas en todo el país ; procederá bien, decimos si a continuación repara en cuanto sucede, más allá de

nuestras fronteras, donde revueltas, luchas, conflictos de diversa magnitud, zozobras y subversiones

denuncian la existencia de. un subsuelo volcánico en buena parte de la geografía del planeta, y

comprenderá por qué España es el país más atractivo de toda la: Europa occidental, según juicio

publicado, en el "Daily Telegraph".

Barcelona como siempre que siente la llamada a su cortesía a su buen sentido, responde desbordándose

en vibraciones espirituales. Sabe además que le esperan dias venturosos. Su alcalde lo decía en una

alocución: "Vivimos momentos que, indudablemente, han, de transformar a Barcelona y dar pronta

realidad y plenitud a queridas ilusiones." No se trata de viejas arterías y engaños cuando los intereses de

la ciudad, como los del Estado, aún los más graves y serios, se ventilaban en alborotadas riñas de partidos

y bandos, en las cuales interesaba más el color político de la baza que la baza en sí. La realidad de hoy es

bien distinta. "Viejas y sentidas aspiraciones, que hasta hace poco hubiéramos creído imposibles", van a

tener cumplimiento.

Recogemos complacidos los ecos y destellos que nos llegan de una Barcelona jubilosa, dinámica,

fortalecida en su nueva estructura social, tensas las almas de los catalanes hacia las más venturosas

esperanzas.

 

< Volver