Franco visita por primera vez Menorca como Jefe de Estado  :   
 En Cos Nau, el Generalísimo inauguró una central térmica. 
 ABC.    12/05/1960.  Página: 47-48. Páginas: 2. Párrafos: 22. 

MADRID, JUEVES 12 D;E M A Y O DE 1960 EJEMPLAR 1,50 PESETAS

ABC

DEPOSITO LEGAL M. 13 – 1958

DIARIO ILUSTRADO AÑO QUINCUAGÉSIMO TERCERO. NUM. .16.899 9 2 P A G I NA S

FRANCO VISITA POR PRIMERA VEZ MENORCA COMO JEFE DE ESTADO

EN COS NAU, EL GENERALÍSIMO INAUGURO UNA CENTRAL TÉRMICA

A ULTIMA HORA DE LA TARDE EMPRENDIÓ EL VIAJE DE REGRESO A

BARCELONA A BORDO DEL "GALICIA"

Mahón 11. (De nuestro redactor, por teléfono.) Franco llegó a esta ciudad, capital de Menorca, a las once

y media de la mañana. Antes de fondear el crucero "Galicia" en la playa Cala Figuera, el Generalísimo

pasó revista desde cubierta a una flotilla de destructores, que le rindió los honores de ordenanza, y luego

el Jefe del Estado estuvo comentando con los ministros que le acompañaban episodios y lugares de la

época en que desempeñó la Capitanía General de Baleares.

Desembarcó del "Galicia" y ocupó una falúa con los ministros subsecretario de la Presidencia, Sr. Carrero

Blanco, y de la Gobernación, D. Camilo Alonso Vega; los jefes de sus Casas Militar, teniente general

Asensio, y Civil, conde de Casa de Loja, y los segundos jefes, señores Laviña y Fuertes de Villavicencio,

respectivamente. La falúa iba escoltada por la flota de barcos pesqueros, y el desembarco en el muelle de

la plaza de la Victoria constituyó un acto muy vistoso. Al aparecer la falúa comenzaron los aplausos y

vítores, puede afirmarse que el entusiasmo de estos habitantes ha superado al de las acogidas apoteóticas

tributadas a Franco en el transcurso de estos días: En el muelle había sido saludado el Generalísimo por:

el presidente del Instituto Nacional de Industria, D. Juan Antonio Suanzes; las autoridades civiles y

militares de Palma de Mallorca; el director general de Seguridad, D. Carlos Arias Navarro, y el general

Mantilla, jefe de la Policía Armada. El Caudillo, entre aclamaciones de la multitud, llegó a la iglesia

arciprestal de Santa María, en la que entró bajó palio. El público que llenaba el templo aplaudió

frenéticamente hasta que el Generalísimo ocupó el sitial que le correspondía. El obispo de Menorca,

doctor Bartolomé Pascual Maroig, ofició un "Té Deum". Desde el templo el Generalísimo se trasladó al

Ayuntamiento, en el que se celebró una recepción brillantísima. El alcaide, Sr. Pons, ofreció a Franco la

primera y única Medalla de Oro de la ciudad. Hizo la ofrenda con palabras de emocionada gratitud por la

visita y por cuanto ha hecho el Régimen y proyecta hacer en beneficio de los habitantes de esta isla.

PALABRAS DEL JEFE DEL ESTADO

Franco, ante los insistentes requerimientos del público que invadía aquellos contornos y que no cesaba de

vitorearle, pronunció las siguientes palabras

"Menorquines: Hacía mucho tiempo que deseaba visitar la isla de Menorca..,(una voz: Y nosotros). La

isla de Menorca es la adelantada de España en el Mediterráneo, el extremo Este de nuestra nación. En ella

se concentraron, mis afanes cuando, siendo general del archipiélago, visitaba esta población

maravillosamente situada de Mahón, avanzada de nuestra Patria; cuando convivía con los menorquines,

escuchaba sus necesidades y conocía, también, sus abandonos.

Dice nuestra canción que "en España empieza a amanecer". Esto ocurre porque España tiene una unidad y

una voluntad. Voluntad de ser; pero para llegar a ser, para llegar a triunfar, es necesario el camino

también del sacrificio, el de la solidaridad entre los españoles, de la solidaridad también entre las

comarcas y las regiones, que lo mismo que hay una Justicia social entre los hombres, hay también una

justicia social entre los pueblos.

Y yo os aseguro que en esta España redimida, en esta España en marcha, que camina hacia su grandeza,

no será olvidada la isla de Menorca y su capital de Mahón. ¡Arriba España!.

Una clamorosa salva de aplausos que duró varios minutos acogió las palabras del Jefe del Estado.

Desde el Ayuntamiento Franco se trasladó a la central eléctrica de Cos Nau, perteneciente al Instituto

Nacional de Industria, que con la inaugurada ayer en Alcudia constituirá la base del abastecimiento de

energía eléctrica en estas islas y que por falta de saltos de agua tuvieron siempre restricciones y escaseces

extremas. Mahón, en este caso, queda, con las instalaciones inauguradas, atendido tanto en sus

necesidades industriales como en las particulares. Un tendido de alta, tensión de 148 kilómetros en la cala

norte de la isla de 3.000 kilovatios, con posibilidades de ser ampliado, facilita con el funcionamiento de

otras, líneas secundarias el abastecimiento total de energía a todos los pueblos de la isla.

Con los señores Suanzes y Corral recorrió las instalaciones, se informó por ellos del funcionamiento y de

sus finalidades prácticas y regresó a Mahón para atístir al almuerzo con que le obsequiaba la Diputación

de Palma de Mallorca.

EN EL SANATORIO DEL SEGURO DE ENFERMEDAD

Terminada la comida, Franco realizo una visita al sanatorio del Seguro de Enfermedad, espléndida

residencia capaz para 117 camas. Está en servicio desde hace ocho años y a su frente figura el doctor

Aniano. Tiene todas las consultas del Seguro, más las especialidades quirúrgicas y la Maternidad. Consta

de cinco plantas y dispone de tres quirófanos. Son asistidas al año más de 25.000 personas y se vienen a

hospitalizar en el mismo periodo de, tiempo unas. 600. La sala de maternidad cuenta con incubadoras

para niños prematuros. Al frente de cada especialidad hay un médico y cinco de medicina general, un

pedíatra, un anestesista y un radiólogo.

El Caudillo visito la planta baja del ambulatorio, la capilla, sala de rayos X y los laboratorios. El

subdelegado de los Servícios Sanitarios del Instituto de Previsión, señor Aliseda, y el de la Institución le

dieron todo género de detalles sobre el funcionamiento del centro.

CARIÑOSA ACOGIDA A FRANCO EN CIUDADELA

Terminada esta visita, el Generalísimo salió para Cindadela, a 50 kilómetros de Mahón. El vecindario le

recibió clamorosamente. Un par de kilómetros, antes de llegar el Caudillo con su séquito le aguardaba el

alcalde, D. Simón de Olivar, barón de Lluriach, con el cual ocupó un coche descubierto. Cerca ya de la

ciudad unos cuarenta y tantos jinetes, ataviados al estilo de la región, con tricornio, levita y corbata de

lazo, pantalones negros y blancos, indistintamente, y botas polonesas, salieron al encuentro del

Generalísimo y rodearon el coche. De esta forma entraron en la localidad, entre las aclamaciones

incesantes del vecindario que esperaba la llegada.

El Caudillo se marchó directamente a la Catedral, que es la sede episcopal de Menorca, donde fue

recibido por el prelado, y bajo palio penetró en el templo. Después de rezarse una Salve marchó al

Ayuntamiento, y allí el alcalde le dio la bienvenida en términos afectuosos y le formuló diversas

peticiones para aquella ciudad.

Franco, desde el balcón central, pronunció las siguientes palabras:

"Menorquines: Mucho os agradezco el entusiasmo que habéis puesto al recibirme. Los pueblos que habéis

sufrido bajo la cautividad roja tenéis una sensibilidad especial, porque habéis conocido con el dominio

rojo los resultados a que nos conducen las divisiones, las diferencias y las luchas internas.

Vosotros comprendéis mejor la necesidad de una política de unidad nacional, de justicia social, de

comprensión mutua; una política que defienda y estimule nuestros bienes espirituales, que haga que en el

futuro no puedan ya enfrentarse españoles contra españoles y, lo que es más importante todavía, que en

nuestro territorio, en los pueblos y en las ciudades, no pueda ondear jamás la bandera del comunismo.

Aquí habéis sufrido bajo el dominio rojo las persecuciones más horrendas, que culminaron en el asesinato

de vuestro obispo con la mayoría de los sacerdotes, aquel santo pastor, aquel hombre insigne, cargado de

años, que ni la ceguera que padecía movió la conmiseración de sus verdugos; legiones de mártires,

hermanos nuestros, tantos hombres magníficos caídos en esta ciudad... (Los aplausos interrumpen a Su

Excelencia.) Que nuestro recuerdo sea hoy para todos estos mártires, para éstos héroes anónimos, para

todos los que han puesto su empeño o dado su sangré o su vida por esta hora de renacimiento español.

¡Arriba España!"

Al finalizar las palabras, el Generalísimo escuchó prolongadas ovaciones, y desde el mismo balcón

contempló las obras que se realizan en el puerto. Sobre las aguas apareció, formada con rosas, la, frase

"Viva Franco".

Terminada, la breve visita a Ciudadela, el Generalísimo regresó a Mahón y se trasladó a la Casa de la

Cultura, enclavada en la plaza de la Conquista, una de las más típicas de la ciudad y la más antigua. El

año 1492 el Municipio se hizo cargo de este edificio, donde quedaron instalados el Archivo Municipal, la

Biblioteca, el Museo de Bellas Artes y el Archivo Histórico. Existen en este último valiosos ejemplares,

algunos únicos, y en la Biblioteca figuran 25 incunables. La llegada del Generalísimo fue acogida de

nuevo con verdadero entusiasmo por el pueblo mahonés. Y finalizada la visita, Franco se dirigió al

crucero "Galicia", en el que embarcó para trasladarse a Barcelona, a donde llegará mañana a primera

hora.

Ha terminado así el viaje triunfal de Franco a las islas Baleares. Estas le han demostrado que recuerdan su

paso por la Capitanía General, que tienen presente su actuación al frente de los destinos de España y, que

esperan confiadas en las promesas que hiciera ayer desde el balcón del Ayuntamiento de Palma de

Mallorca: que na serán abandonados a su suerte y que anhela volver de incógnito para dejar aquí trozos de

su corazón. — Antonio G. CAVADA.

La estancia de doña Carmen Polo de Franco en Mallorca

Palma de Mallorca 11. La esposa del Jefe del Estado, que pasa unos días en Mallorca, ha visitado esta

mañana la ciudad de Lluch Mayor, donde recorrió algunos centros de producción de la industria del

calzado, típica de aquella localidad. La acompañaban su hermana doña Isabel Polo de Guezala, la

marquesa de Huétor de Santillán y doña Eulalia Vereterra Polo de Alvarez Buylla, esposa del gobernador

civil de Baleares.

Esta tarde, después de visitar la costa de poniente de la bahía de Palma, la ilustre dama ha realizado una

excursión a Valldemosa y ha visitado la Cartuja y el Palacio del Rey Sancho, así como los miradores

situados sobre la Costa Brava. Doña Carmen Polo de Franco ha inaugurado la exposición de las

xilografías e imprenta Guasp, instaladas en el Museo Municipal de aquella villa. El vecindario dispensó a

la distinguida dama una cálida recepción y despedida. ----Cifra

 

< Volver