"Nuestro Movimiento Nacional tiene sus ojos puestos en la mejor colaboración de la Universidad"  :   
 "El occidente debe fortalecerse para la defensa de su espiritualidad y de su cultura". 
 ABC.    17/05/1960.  Página: 47-48. Páginas: 2. Párrafos: 38. 

MADRID, MARTES 1 7 D E MAYO DE 1960 EJEMPLAR 1,50 PESETAS

ABC

DIARIO ILUSTRADO DEPOSITO LEGAL M. 13 – 1958

AÑO QUINCUAGÉSIMOTERCERO. NUM. 16.903 96 PAGINAS

«NUESTRO MOVIMIENTO NACIOIAL TIENE SUS OJOS PUESTOS EN LA MEJOR

COLABORACIÓN DE LA UNIVERSIDAD»

"EL OCCIDENTE DEBE FORTALECERSE PARA LA DEFENSA DE SU ESPIRITUALIDAD Y DE

SU CULTURA"

Discurso, del Jefe del Estado durante su visita a la Ciudad Universitaria de Pedralbes.

En el curso de la visita realizada por el Generalísimo a la Universidad de Barcelona y como contestación

a las palabras de saludo del rector, el Jefe del Estado pronunció el siguiente discurso:

"Solamente unas palabras para saludar a todos los miembros de la Universidad de Barcelona y dar las

gracias al señor rector por las frases sentidas que me ha dirigido, así como para expresaros que, entre las

inquietudes que la responsabilidad que cayó sobre mis hombros me produjo, una de las más importantes

ha sido la de elevar a la Universidad.

Desde los primeros contactos que tomé con ella, me apercibí del abandono en que durante años se

tuvieron a nuestros Centros docentes. He visitado algunas Universidades y me ha sorprendido, como me

sucedió con la Facultad de Derecho de Valencia, el que pudieran darse clases en aquel recinto sin las

condiciones mínimas necesarias y en la que, a las molestias que naturalmente tiene siempre la gran

concentración de estudiantes, se sumaban las dificultades físicas subsanables de la falta de aulas y la falta

de medios para poder desarrollar las enseñanzas.

Todo esto ha motivado el que, en la medida en que los recursos del Estado lo permitieron, nos

propusiésemos renovar los Centros universitarios españoles, al tiempo que les ayudábamos a salir de su

marcha cansina y a volver a ser los altos Centros que proyecten su cultura a todos los ámbitos de la

Nación y que en pocos años puedan presentarse a la altura de los similares del extranjero.

En este camino habréis visto cómo, en la medida en que las inversiones de la Nación lo han permitido,

hemos ido atendiendo a la obra de reemplazar aquellos viejos inmuebles, de mejorar la dotación de las

Universidades y ofrecerles los medios para que estos Centros de cultura, que constituyen una esperanza

para la Patria, puedan llevar la instrucción y formación de la juventud española a los grados más óptimos.

El Movimiento Nacional, que vino a poner en orden y a resolver los problemas de España y a poner en

ello toda su voluntad, y espíritu de servicio miró con ilusión, desde el primer momento, y tiene sus ojos

puestos en la mejor colaboración de la Universidad. Así, entre los grandes vacíos que en la Universidad se

sentían, estaban la ausencia de estudios específicos sobre la economía de la Nación: y así, desde los

primeros momentos, se preocupó de que en ella se creasen las Facultades de Ciencias Políticas y

Económicas, que era una necesidad sentida para la marcha y el progreso de España. Al correr de los años,

nuestras Universidades nos habían dado grandes hacendistas, preclaros gobernantes, pero muy escasos

economistas. Esta piedra básica del bienestar de la Nación había sido totalmente olvidada.

Cuando en una nación se desencadena una Revolución, la Universidad no puede quedarse aparte; se hace

necesaria la renovación, el poner los estudios en relación a las nuevas necesidades, como nos ocurre hoy

con el moderno Derecho Social. Los viejos problemas políticos se han convertido en evidentemente

sociales. Vivimos una era nueva en que el espíritu de lo social, el ansia dé mejora del nivel de vida, el

anhelo de la justicia distributiva, alcanzan ya a todos los pueblos del Universo. La Universidad no puede

quedar aislada, apartada de este movimiento social y, entre las ramas del Derecho que aquí se estudian, el

Social viene exigiendo un puesto principal. Que el pueblo, a quien todos hemos de servir, no se conforma

ya con llevar una vida inferior a la de los demás pueblos y Estados europeos.

Pensad que esto tenemos que realizarlo en la hora más difícil de la vida de Occidente. Cuando la

presencia del comunismo ruso está, poniendo en peligro, con su ofensiva materialista y desintegradora,

los cimientos de nuestro bienestar, explotando las inquietudes de los que están cansados de esperar y

poniendo en peligro toda la vida y la estabilidad del Occidente.

Este tiene que fortalecerse, que prepararse para la defensa de su espiritualidad y de su cultura, para

defender el imperio del Derecho y en esta batalla se nos plantea un dilema: o nos entregamos a la

corriente que intenta arrastrarnos y que arrasa todos los fundamentos de nuestra civilización y los logros

conseguidos al correr de los siglos, o renovamos y fortalecemos la vida de las naciones para que puedan

resistir y triunfar en esta batalla. Esto es lo que exige que el Movimiento Nacional y toda nuestra vida se

oriente en un espíritu de unidad, de autoridad, de disciplina, de libertad y orden, por un camino

eminentemente social que abra un amplio cauce por donde discurran los anhelos y las inquietudes de los

hombres, que ofrezca una eficacia real a la solución de esos problemas.

En esto deberá tener un gran papel la Universidad, que forma las juventudes intelectuales españolas y que

tiene la responsabilidad de formarlas completamente, no sólo instruirlas en las disciplinas de sus

especialidades, sitio lograr la formación total del hombre. Estamos amenazados de una batalla y el pueblo

que sepa mantenerse unido y conservar su espiritualidad y sus ideales, tendrá la más fuerte garantía para

no sucumbir.

Confío y espero en vosotros y en la Universidad de Barcelona, como en todas las Universidades

españolas, para hacer esa España social, grande y unida."

En las Facultades de Derecho y Farmacia

Barcelona 16. (De nuestro corresponsal, por teléfono.) Esta mañana, a las once y media, el Jefe del Estado

ha visitado el nuevo edificio de la Facultad de Derecho, instalado en la Ciudad Universitaria de Pedralbes.

Numeroso público se había congregado en las inmediaciones del Palacio y ante la entrada principal de la

Facultad. Cumplimentaron a su llegada al Generalísimo Franco, el ministro de la Gobernación, teniente,

general Alonso Vega; capitán general de Cataluña, D. Pablo Martín Alonso; jefe de la Región Aérea

Pirenaica, teniente general D. José Lacalle; gobernador civil, don Felipe Acedo Colunga; director general

de Enseñanza Universitaria, D. Torcuato Fernández Miranda; gobernador militar, general D. Ángel

González de Mendoza; alcalde, D. José María de Porcioles; rector de la Universidad, doctor D. Antonio

Torroja; vicerrector, doctor García Marquina; decano de la Facultad de Derecho, doctor don José Font

Ríus, y al claustro de profesores del Centro.

El Jeje del Estado, que vestía uniforme de capitán general, llegó acompañado del ministro de Educación

Nacional, D. Jesús Rubio; de los jefes y segundos jefes de sus Casas Civil y Militar y ayudantes de

campo. El público congregado frente a la Facultad, entre el que figuraban muchos estudiantes, acogió la

presencia del Caudillo con grandes demostraciones de entusiasmo.

A continuación el rector de la Universidad, D. Antonio Torrojo, pronunció un discurso en el que comenzó

expresando su salutación y bienvenida al Jefe del Estado, en nombre propio y del claustro de profesores.

A continuación el rector de la Universidad detalló las características de las nuevas Facultades de Derecho

y Farmacia, modernas construcciones que nada tienen que envidiar a las mejores existentes en el

extranjero, al igual que ocurre con la zona deportiva universitaria. Finalmente hizo patente su más

profunda gratitud al Jefe del Estado por haberse dignado visitar estas nuevas instalaciones, lo que

significaba un alto honor para todo el claustro de la Universidad.

El Generalísimo pronunció un importante discurso, que fue subrayado a su terminación con prolongados

aplausos, y cuyo texto se publica en esta misma sección.

Terminada la visita el Generalísimo se trasladó al edificio de la Facultad de Farmacia, cuyas instalaciones

recorrió.

EN LAS INSTALACIONES DEPORTIVAS

A continuación el Generalísimo Franco marchó a la zona deportiva universitaria de Pedralbes, que

inspeccionó con detenimiento. En el curso de la visita el Caudillo fue informado de las características de

estas instalaciones, donde pueden desarrollarse todas las ramas del deporte.

VISITA AL INSTITUTO QUÍMICO DE SARRIA

A las doce treinta y cinco el Jefe del Estado llegó al Instituto Químico de Sarriá. Allí le aguardaban el

gobernador civil, don Felipe Acedo; presidente de la Diputación provincial, marqués de Castelflorite ;

arzobispo obispo de la diócesis, doctor Modrego; reverendo padre provincial de la Compañía de Jesús

con el rector del Colegio de San Ignacio, director y presidente de la "Asociación de Químicos del

Instituto, Patronato del Centro y claustro de profesores.

La presencia del Geralísimo Franco fue acogida con una prolongada ovación que le dedicaron los

alumnos que allí cursan sus estudios y que habían colocado varias pancartas con frases de salutación y

bienvenida. Primeramente el Caudillo visitó la nave de la planta-piloto, en la que el director del Instituto,

R. P. don Pedro Ferré Pí, jesuíta, pronunció un discurso.

PALABRAS DEL JEFE DEL ESTADO

Contestó al discurso del padre Ferré el Generalísimo Franco, que habló en estos términos:

"Solamente os dirigiré unas palabras para agradeceros las que el señor rector de este Centro de Estudios

ha pronunciado, y agradecer, en nombre de la Patria, todo el esfuerzo que ha venido desarrollando el

Instituto Químico de Sarria para poner a nuestra nación a la altura de los avances químicos de otros

países.

Vosotros os dedicáis al estudio y a la investigación de la Química. Los que os habéis enrolado en esta

profesión de ingenieros químicos o de químicos, sabéis mejor que yo que estamos viviendo la era de la

técnica, para lo cual es un avance consiedrable todo el trabajo que ya habéis efectuado y la renovación

que para el futuro vais a desarrollar.

La química ha sufrido en nuestros tiempos una honda transformación. Esta honda transformación exige

que los hombres también nos preparemos, que la industria se transforme. Por todo ello, todos vuestros

esfuerzos y todos vuestros afanes son agradecidos por la Patria.

Agradezco a la Compañía de Jesús el esfuerzo cultural inmenso que en este orden viene desarrollando en

todos los planos, y al Patronato del Instituto Químico de Sarria el apoyo que le pueda prestar para que

esta obra sea cada día más fecunda. Muchas gracias a todos."

Después el Caudillo visitó las principales dependencias de las instalaciones del Instituto Químico,

interesándose vivamente por las actividades que en este Centro se desarrollan. Al abandonar el edificio,

los alumnos del Instituto, así como los del Colegio Mayor de San Ignacio, le tributaron una entusiasta

despedida.

ALMUERZO OFRECIDO POR EL CAPITÁN GENERAL

A las tres menos cuarto de la, tarde llegó al Palacio de Capitanía General el Jefe del Estado, acompañado

del ministro de la Gobernación, teniente general Alonso Vega. El Generalísimo fue recibido por el

ministro del Ejército, teniente general don Antonio Barroso, y el capitán general, don Pablo Martín

Alonso. Pasó en seguida revista a una compañía del Regimiento de Infantería Jaén número 25, con

bandera y música, que le rindió honores.

Pocos momentos después llegó al Palacio la esposa del Jefe del Estado, doña Carmen Polo de Franco.

En el Pabellón del Palacio de Capitanía fue ofrecido un almuerzo en honor del Caudillo y su esposa por el

capitán general de Cataluña y su esposa, la marquesa de Villatorcas, al que asistieron todas las

autoridades mencionadas.—E. P.

Doña Carmen Polo de Franco visita Sitges

Sitges 16. La esposa del Jefe del Estado, doña Carmen Polo de Franco, ha visitado esta villa acompañada

por su hermana, doña Isabel Polo de Guezala; la condesa de Casa Loja y la esposa del ministro de la

Gobernación.

En un comercio de la villa le fue ofrecido por una niña un ramo de flores. Doña Carmen Polo de Franco

recibió el homenaje de todos los habitantes de la localidad que le hicieron objeto de cálidas muestras de

simpatía y afecto. Terminada su visita, la. esposa del Caudillo y sus acompañantes regresaron a

Barcelona.—Cifra.

 

< Volver