El Jefe del Estado preside la sesión conmemorativa del centenario de Juan Maragall  :   
 Las personalidades que intervinieron en el acto subrayaron el patriotismo y el acendrado amor a España del gran poeta. 
 ABC.    19/05/1960.  Página: 55-56. Páginas: 2. Párrafos: 24. 

ABC. JUEVES 19 DE MAYO DE 1960. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 55

EL JEFE DEL ESTADO PRESIDE LA SESIÓN CONMEMORATIVA DEL CENTENARIO

DE JUAN MARAGALL

LAS PERSONALIDADES QUE INTERVINIERON EN EL ACTO SUBRAYARON EL

PATRIOTISMO Y EL ACENDRADO AMOR A ESPAÑA DEL GRAN POETA

FRANCO INAUGURO LAS NUEVAS INSTALACIONES DEL JARDÍN ZOOLÓGICO DEL

PARQUE DE LA CIUDADELA

A su paso por las calles barcelonesas, el Caudillo fue aclamado por la multitud

Barcelona 18. (Por teléfono, de nuestro corresponsal.) Uno de los actos más brillantes presididos por el

Caudillo durante su estancia en nuestra ciudad ha sido, sin ningún género de dudas, el celebrado esta tarde

en la sala de lecturas de la Biblioteca Central, en homenaje al poeta Juan Maragall, que supo interpretar y

calar de un modo genial los anhelos, sentimientos e ilusiones del pueblo catalán.

La Biblioteca Central presentaba un brillante aspecto con el salón de actos atestado y las dependencias

contiguas completamente llenas de un público compuesto per escritores abogados, médicos, pintores, etc.

Es decir, por un público entre el que que se contaba todo el mundo intelectual de la ciudad. La llegada

del Jefe del Estado, ha sido acogida con innerrables muestras de júbilo.

Después de largos minutos de esperar a que acallasen los aplausos dedicados al primer magistrado de la

Nación, una vez abierto el acto por éste, el ministro de Educación Nacional, Sr, Rubio, pronunció unas

palabras para poner de relieve la figura de Maragall, dentro de la literatura catalana.

Una ves terminadas las palabras del señor Rubio, D. Guillermo Días Plaja, académico correspondiente de

la Real Academia de la Lengua, leyó unas cuartillas escritas expresamente para este acto por el presidente

de la Real Academia de la Lengua, D. Ramón Menéndez Pidal. Entre las muchas frases dedicadas por el

gran sabio al poeta catalán, destacan las siguientes: "El hizo sentir en Castilla su palabra catalana

palpitante de honda intimidad y con ella se funde el amor a su gloriosa tierra natal". "El a la ves, muy

noble con la recia palabra castellana, irradia en Cataluña y desde Cataluña su elevado pensamiento de

estética, de moral, de religión, de historia y de política."

Terminadas las palabras de D. Ramón Menéndez Pidal, el catedrático de la Facultad de Filosofía y Letras

de Barcelona, don José María Volverás, ha desarrollado el tema, "Maragall y las ideas de estética". El

doctor Valverde ha señalado, entre otras muchas facetas de Maragall, que a través de su obra se aprecia

una progresiva aceptación de la realidad concreta de la vida humana y que en él "tan espiritual", el poeta

incluso anhela que las cosas de esta vida pueden merecer a través de su hermosura la inmortalidad junto

con el alma humana.

"Maragall y la hispanidad" ha sido el tema desarrollado por nuestro compañero en la Prensa Nicolás

González Ruiz. Con certera visión Gonzalez Ruiz ha hecho una magnífica expresión del tema,

terminando con la afirmación de que el patriotismo de Maragall, fue un patriotismo lleno de conciencia

histórica, concebido como un viaje de ida y regreso desde las mismas piedras calientes del hogar a todo el

mundo hispánico, al que envuelve en un abrazo. Un abrazo de auténtica vocación de grandeza. El

reverendo padre prior de la Capilla de San Jorge, doctor Roquer, ha tratado de "Maragall, y la fe". A

través de su disertación el padre Roquer ha hecho un completo análisis introspectivo del alma religiosa de

Maragall, entrevista a través de su literatura.

El acto ha sido cerrado por el presidente de la Diputación Provincial, marqués de Castellflorite, que ha

tratado de "Maragall y la conciencia pública". Con su elocuencia y profundidad proverbial ha estudiado

las características temperamentales, morales e intelectuales de Maragall y su formación, todo ello como

base para la recta interpretación de su conciencia pública. El orador ha reflejado en síntesis su estudio con

las siguientes palabras: "Entendemos vigente la visión realista de Maragall sobre la cosa pública. Pero un

realismo impregnado de ilusíón de elevación moral y de sentido del deber. Ojalá que la juventud que ha

de sucedernos de cara a su futura acción, beba en las fuentes de su auténtico conocimiento".

El Jefe del Estado clausuró el acto de homenaje a Maragall y a continuación se dirigió al palacio de

Pedralbes, de donde volvió a salir después de cenar para asistir a la función organizada en el Liceo en su

honor.—E. P.

En el Zoológico del Parque de la Ciudadela

Barcelona 18. Su Excelencia el Jefe del Estado ha visitado este mediodía el "Zoo" del Parque de la

Ciudadela, que en los últimos tiempos ha sido objeto por el Ayuntamiento de notables mejoras de

ampliación y embellecimiento. Durante su estancia, el Caudillo inauguró las nuevas instalaciones del

recinto.

El Generalísimo llegó, procedente de Pedralbes, a las doce y media, acompañado de los jefes de sus Casas

Militar y Civil, segundos jefes y ayudantes de servicio. Al entrar en el recinto del Parque, el público,

congregado en paseos y avenidas por los que discurrió la comitiva oficial, recibió al Jefe del Estado con

grandes aplausos y vítores.

En el acceso principal, recibieron al Generalísimo los ministros de la Gobernación y del Ejército; alcalde

y señora de Porcioles, y los gobernadores civil y militar; presidentes de la Diputación y de la Audiencia, y

demás autoridades locales, así como los componentes del Consejo de Administración y Junta técnica del

"Zoo". Formaba en dicho lugar una sección de la Policía urbana montada con banda y vistiendo uniforme

de gran gala.

Tras las salutaciones de rigor, Su Excelencia inició el recorrido por el vasto recinto, dándole el alcalde

explicaciones sobre las obras realizadas y proyectos pendientes para convertir, en el plazo de muy pocos

años, el "Zoo" barcelonés en el mejor de todos los de Europa.

Durante la visita del Caudillo al "Zoo" barcelonés llegó al recinto, para unirse a la comitiva oficial, doña

Carmen Polo de Franco, acompañada de su hermana, la señora de Guezala. La señora de Porcioles ofreció

a la ilustre dama un precioso ramillete de flores.

A las dos menos veinte de la tarde, Sus Excelencias dieron por concluida su visita, siendo despedidos por

los ministros, autoridades y personalidades allí congregadas.— Cifra.

LA FUNCIÓN DE GALA DEL LICEO

Barcelona 19. (Madrugada.) Anoche, el Jefe del Estado y señora han asistido a la función, de gala

celebrada en su honor en el Gran Teatro del Liceo, y en la que actuó la compañía del Ballet Nacional

Holandés, den tro del ciclo del Festival del Ballet Europeo.

Las inmediaciones del primer coliseo barcelonés y toda las Ramblas aparecían rebosantes de público que

aguardaba el paso del Caudillo para tributarle su homenaje de simpatía y de adhesíón. En la puerta

principal del teatro formaban guardias urbanos con uniformes de gala, así como ujieres y ordenanzas.

A las once menos veinte de la noche llegaron el Caudillo y su esposa, que desde su salida del Palacio de

Pedralbes fueron objeto, a lo largo del trayecto, de renovadas manifestaciones de respeto y adhesión,

sentimientos éstos que culminaron en las Ramblas, donde la multitud, apiñada en las aceras laterales,

prorrumpió en una clamorosa e impresionante salva de aplausos, entremezclados con el triple grito dé

"¡ Franco!, ¡ Franco !, ¡Franco!", interminablemente repetido.

Al descender del automóvil Sus Excelencias fueron cumplimentadas por los ministros del Gobierno,

primeras autoridades barcelonesas, comandante general de la flota, jefe de la Región Aérea Pirenaica y la

Directiva de la Sociedad del Gran Teatro del Liceo, cuyo presidente, señor Valls Taberner, obsequió a

doña Carmen Polo de Franco con un precioso ramillete de flores. También le ofrendaron flores el

empresario del teatro y el administrador. Las numerosas personas congregadas en él vestíbulo del Coliseo

ovacionaron a Sus Excelencias.

A continuación, y por la escalera principal, el Caudillo y su esposa pasaron al palco de honor, que

ocuparon juntamente con el ministro de la Gobernación y señora, y los jefes de las Casas Militar y Civil.

En el palco de la derecha estaban los ministros de Educación Nacional, Asuntos Exteriores y secretario

general del Movimiento, alcalde de Barcelona, señor Porcioles y señora, y doña lsabel y don Felipe Polo.

En el palco de la izquierda se sentaron los ministros del Ejército, Vivienda, Obras Públicas y presidente

del Consejo de Economia Nacional, gobernador civil y presidente de la Diputación, con sus esposas.

Al hacer su aparición el Generalísimo y su esposa en el palco, el público que llenaba el teatro les tributó

una impresionante ovación, puesto en pie, mientras que la orquesta interpretaba el Himno Nacional.

Durante uno de los entreactos, les fue ofrecido un refrigerio.

A la una y media, abandonaron el Gran Teatro del Liceo el Jefe del Estado y su esposa. Fueron

despedidos por los ministros, autoridades y personalidades allí presentes. El público estacionado ante el

Liceo, a pesar de lo avanzado de la hora, los despidió con aplausos y vítores.—Cifra.

 

< Volver