Franco prosigue su triunfal viaje por la provincia de Jaen  :   
 El Jefe del Estado recorrió extensas zonas convertidas en regadío e inauguró el pueblo de Campillo, hasta rendir viaje en la capital. 
 ABC.    22/04/1961.  Página: ?,?,47-53. Páginas: 9. Párrafos: 102. 

ABC

MADRID, SABADO 22 DE ABRIL DE 1961.

EL CAUDILLO, EN U PROVINCIA

Bajo un arco de triunfo de flores, el Jefe del Estado hace su entrada, entre fervorosas aclamaciones, en el

nuevo y bellísimo pueblo del Plan Jaén, Campillo del Río, donde procedió a la entrega de patrimonios

familiares, parcelas complementarias y viviendas. A la derecha, Su Excelencia estrecha la mano a un niño

de las Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia, de la ciudad de Ubeda, cayos alumnos le rindieron

un simpático homenaje de adhesión y de afecto. (Fotos Cifra)

DE JAEN

En la fotografía superior: Su Excelencia el Jefe del Estallo recorre las instalaciones del Centro de

Formación Profesional Acelerada por él inaugurado. Abajo: Su Excelencia presenciando, desde la tribuna

instalada en la calle de Bernabé Soriano, el gran desfile en el que tomaron parte la mayoría de las

industrias acogidas al Plan Jaén y más de cinco mil obreros, y del que recoge un momento el grabado de

la derecha (Fotos Cifra.)

MADRID SABADO 22 DE A B R I L DE 1961 EJEMPLAR 1,50 PESETAS

ABC

DEPOSITO LEGAL M. 13 1958

FRANCO PROSIGUE SU TRIUNFAL VIAJE POR LA PROVINCIA DE JAEN

"Advinimos al Alzamiento Nacional para implantar un nuevo concepto político que respondiese a los

tiempos modernos"

"Hay que constituir un estado de derecho sí queremos que la revolución triunfe y la nación

se transforme"

EL JEFE DEL ESTADO RECORRIO EXTENSAS ZONAS CONVERTIDAS EN REGADIO E

INAUGURO EL PUEBLO DE CAMPILLO, HASTA RENDIR VIAJE EN LA CAPITAL

Desde el balcón del Ayuntamiento de Jaén el Jefe del Estado pronunció. el siguiente discurso:

"Jiennenses: Después de unos maravillosos días en que hemos atravesado vuestras tierras y circulado por

vuestras carreteras, visitando las obras del Plan de Jaén, siento la íntima satisfacción de haberos servido

(los aplausos interrumpen a Su Excelencia); de que los programas que hace ocho años se iniciaron para

transformar estas tierras y para redimir a estos hombres hayan tomado ya una categoría y un desarrollo

dignos de aplauso y de gratitud hacia todos cuantos han colaborado y puesto su técnica, su entusiasmo y

su constancia al servicio de una obra como esta, de una obra que constituirá un jalón importantísimo en la

historia de nuestra Patria y en el resurgir de esta provincia. (Grandes aplausos.)

Y no es, como decía vuestro alcalde, porque en mi corazón haya, o existan preferencias; yo quiero a todos

los españoles y a todas las provincias por igual, pero soy como aquel padre que en ciertos momentos

amaba más al hijo pródigo porque era el que más lo necesitaba. (Muy bien. Muy bien. Grandes aplausos.)

Y quiero deciros también, no me cansaré de rapetirlo, que todas estas conquistas todas estas obras y todas

estas realizaciones se hacen porque en España existe un Movimiento Nacional (grandes aplausos) que

preside nuestra revolución política, esta revolución creadora que, asegurando el pan y la justicia, establece

la igualdad y la fraternidad entre los hombres y fomenta nuestros valores espirituales, único camino para

que podamos salir triunfantes de la batalla que el mundo tiene entablada.

Dios ha permitido que hace veinticinco años hayamos emprendido el camino de la verdad, el único que

puede salvar con nuestros valores espirituales nuestras tradiciones, nuestros hogares y nuestra familia. Y

todo ello dentro de los principios de una verdadera justicia social. (Grandes aplausos.)

Yo agradezco vuestra atención y entusiasmo, pero no vengo a pediros nada para mí ni para una clase

determinada; vengo a pediros fe en el porvenir y espíritu de servicio para España y para el bien común de

los españoles.

¡Arriba España!" (Grandes y prolongadas aplausos.)

Jaén 21. (Crónica telefónica de nuestro corresponsal.) La segunda jornada de la visita de S. E. el Jefe del

Estado a la, provincia ha sido una reiteración gozosa de la gratitud de las trentes ante el paso de Franco

por kilómetros y kilómetros de la geografía de esta comarca, en la que están situadas las zonas de riegos

de las vegas medias y bajas del Guadalquivir. En Campillo del Río ha tenido lugar la entrega de lotes de

independencia económica a 467 colonos instalados en estas tierras, aliora fecundadas por el agua

rumorosa que discurre por 307 kilómetro y secundarias, y 245 kilómetros de desagües secundarios.

También se ha verificado la entrega de 1.028 títulos a los adjudicatarios de parcelas complementarias. En

este acto, que ha sido una verdadera concentración campesina de la comarca, el entusiasmo de las

familias redimidas por el Plan Jaén se ha manifestado cordial y afectuoso hacia el Caudillo, que,

personalmente, fue entregando a los beneficiarios los títulos que les acreditan la posesión de las parcelas,

perfectamente preparadas por el Instituto Nacional de Colonización nara que den mayor rendimiento. Las

palabras del ministro de Agricultura han puntualizado la gran obra social y económica del Plan Jaén que

se vislumbra en estas magníficas concepciones. En orden a las grandes realidades hemos de mencionar

también la visita que ha hecho Franco a la GranjaEscuela de Formación Profesional Agrícola de

Marmolejo, que ha quedado así inaugurada. Esta institución sindical, emplazada en una de las zonas más

ricas de la provincia, y por ello más necesitada de obreros especialistas en las labores de regadío y en

otros muchos trabajos agropecuarios, viene a contribuir _a este concierto de voluntades que cada día

va ganando mayores batallas en torno a la prosperidad económica y a la mejor formación social de los

trabajadores. También la jornada de hoy ha tenido otra vertiente interesante, y ha sido la de visitar las

grandes instalaciones industriales surgidas en estos últimos años, especialmente las grandes factorías de

Linares. La Metalúrgica de Santa Ana, donde se fabrica el vehículo "LandRover", y la Oleometalgráfica

del Sur, donde se emplean procedimientos modernísimos con el litografiado de envases, muy solicitados

en las industrias de fabricación de aceites finos de oliva, en tiendas y en conservas vegetales.

El recibimiento de Linares a Franco ha sido clamoroso, pues esta ciudad sabe las preocupaciones del

Caudillo por sus problemas, y ve cómo se van despejando todas las nubes que ensombrecían su porvenir

gracias a las nuevas prospecciones mineras y a la creación de industrias de eran fuste, y Jaén, la capital de

esta provincia ha resumido esta noche la enorme vibración que sacude de una punta a otra todo el

contorno del viejo Santo Reino. Jaén ha manifestado, una vez mas, su hidalguía, su nobleza de condición

al tributar a Franco un recibimiento memorable, lleno de emociones profundas. El Caudillo ha recorrido

las nuevas vías de la ciudad modernizadas bajo los arcos triunfales que proclaman la vitalidad urbana y el

impulso de una política municipal llena de horizontes. El alcalde de la Ciudad ha precisado en unas

palabras, exactas el sentimiento de la ciudad. "Los hijos de esta capital, que tanto os comprende, respeta y

quiere, se consideran en vanguardia de los españoles honrados y saben agradecer el paternal Gobierno del

Caudillo."

AURGITANO.

VISITA AL MONUMENTO EN MEMORIA DE ROJAS NAVARRETE

Ubeda 21. Ubeda ha vivido, esta mañana una emocionante jornada de júbilo, con motivo de la estancia

del Jefe del Estado.

A las nueve y diez de la mañana, el Caudillo abandonó el Parador del "Condestable Dávalos".

El Generalísimo, acompañado de las personalidades de su séquito, visitó el monumento erigido en

memoria del alférez de la MiliciaUniversitaria D. Francisco Rojas Navarrete, natural de Ubeda, que murió

heroicamente defendiendo el honor nacional en Sidi Ifni el 7 de diciembre de 1957. El Generalísimo

elogió el monumento y contempló el panorama que se aprecia desde el altozano en. que se encuentra

instalada la estatua. También saludó emocionadamente al padre, del alférez. D. Luis Rojas, teniente de

alcalde de este Municipio.

Después, Su Excelencia marchó a lass Escuelas profesionales de la Sagrada Familia, en donde fue

cumplimentado por el director, P. Manuel Bernundo de la Rosa, S. J.; Comunidad y claustro de,

profesores. El Generalísimo visitó la capilla y oró ante la imagen de la Virgen. Seguidamente, en el patio

del Colegio, un niño dirigió al Jefe del Estado una felicitación, diciéndole que cuando él sea maestro

sentirá orgullo de poder decir, a sus alumnos que él le dirigió un discurso a Franco, "el gobernante más

grande de la Historia de España".

A continuación, el Jefe del Estado visitó la exposición del Colegio y elogio las maquetas que en ella

figuraban. Á la salida fue despedido con vítores de los alumnos.

Seguidamente, el Jefe del Estado salió para Baeza, a donde llegó a las diez menos cuarto, entrando por la

carretera de Ubeda. Se desvió para tomar dirección al amplio paseo de las Murallas, desde donde, por su

elevación sobre todo el valle del Guadalquivir, se domina su amplia y fértil vega. Desde ana caseta de

observación levantada ex profeso, Su Excelencia vio las obras de los regadíos de las vegas medias del

Guadalquivir.

Finalizado el acto, Su Excelencia se dirigió a la monumental plaza del Arco del Potulo, y en la doble

puerta almenada, erigida por el Consejo de Baeza en la primera mitad del siglo, XVI para conmemorar el

triunfo de la batalla de Villalar, fue cumplimentado el Caudillo por el Ayuntamiento en Corporación, bajo

mazas, presidido por su Acalde, D. Fernando Viezma.

El Generalísimo fue entusiásticamente aclamado.

ECORRIDO POR LAS ZONAS MEDIAS DEL GUADALQUIVIR

Desde Baeza, el Jefe del Estado inició el corrido de las zonas, medias del Guadalquvir, constituidas por

cinco vegas en ambos márgenes del río y en la izquierda del Guadalimar, desde su paso por la estación de

Baeza hasta su confluencia con el primero, y en ésta, desde la presa de Pedro arín hasta dicha confluencia,

que afecta a terrenos de los términos muncipales de Torréblascopedro, Begíjar, Baeza, Jabalquinto y

Mancha Real.

A su paso por Torréblascopedro, el Caudillo fue objeto de un homenaje indescriptible. La calle principal

estaba alfombrada con retamas y las casas ostentaban banderas y colgaduras.

FERVOROSO HOMENAJE EN CAMPILLO DEL RIO

La comitiva se dirigió hacia Campillo del Río, otro bellísimo pueblo nuevo, donde se

concentraron los colonos de todas las localidades de la zona media que iban a recibir los títulos de

propiedad y que portaban pancartas muy expresivas, como la que decía: "Los colonos de San Julián

sabemos que si hoy sentimos la alegría; de vivir, es por ti." En otra se leía: "Vivimos "aquello" y vivimos

"esto". Por eso te queremos, Franco."

El Caudillo fue objeto de una interminable salva de aplausos, que le acompañó durante su permanencia en

dicho pueblo.

Su Excelencia, que llegó a Campillo del ilíó a las once de la mañana, fue recibido a la puerta de la iglesia

por el obispo da Jaén, Dr. Romero Menjíbar, que le ofreció el agua bendita, y le acompañó después hasta

el altar mayor, donde el Caudillo oró breves momentos. A continuación descubrió una. lápida

conmemorativa de la fecha en que se inaugura este pueblo, y más tarde se dirigió a una tribuna emplazada

en la plaza principal, donde ocupó un asiento en compañía de los ministros del séquito, ex ministros

señores Rein Segura y Alarcón de la Lastra, capitán general, prelado, gobernador civil y demás

personalidades. Varios railes de personas de todos los pueblos dé la comarca se concentraron para tributar

a Su Excelencia un calurosísimo homenaje.

Discurso del ministro de Agricultura

EL PROBLEMA DE JAEN PASARA AL DESVÁN DE LOS RECUERDOS

El ministro de Agricultura, D. Cirilo Cánovas, pronunció un discurso, que íue subrayado en diversas

ocasiones con vítores a Franco y prolongados aplausos, y en el que dijo, entre otras cosas:

.

"Señor: Vuestra promesa está cumpliéndose. Aunque nadie aquí ha podido olvidar vuestras palabras,

aquéllas que pronunciasteis en junio del año 1951, en la Diputación jiennense, es necesario que las

repitamos: "Yo os aseguro—dijisteis—que la provinda de Jaén está la primera porque fue la más

abandonada; como todas las provincias de España, verá realizado su programa...". Sobre tal promesa,

señor, el Movimiento que vos capitaneáis ha montado el Plan de Obras, Colonización, industrialización y

Electrificación, de la provincia de Jaén, aprobado por ley de 17 julio de 1953.

El Movimiento ha convocado al pueblo a una tarea de ilusiones y esfuerzos, de trabajos y esperanzas. Y

el pueblo ha vuelto de nuevo a ser protagonista de su Historia, artífice de su destino, señor de su presente

y dueño de su porvenir, por la_ sencilla razón de que ha sabido convertirse en una pieza única obediente a

la voz de mando que ni le engaña ni le traiciona.

Había que ordenar sin pérdida de tiempo esa contabilidad que expresa con intenso dramatismo el exiguo

balance de realizaciones que hace poco más de veinticinco años nos descubría a los españoles que la

Patria, en cuanto a que hacer económico y tarea social, estaba menos que a medio hacer.

Dé aquí el que lo social constituya el norte de todo intento de promoción de riqueza, y que el Estado

sujete su acción en este sentido a un orden de prelación determinado por la urgencia en tal aspecto de

cada una de las grandes o pequeñas cuestiones que esperan solución. Este es el motivo de que el Régimen

haya concedido preferencia a las dos provincias españolas más necesitadas del remedio que pusiera fin al

gravísimo problema .que desde siglos han venido arrastrando. Jaén y Badajos proclaman ya, de cara a la

Historia, el, mensaje de Francisco Franco: la justicia social.

El gran problema de Jaén está destinado a pasar al desván de los recuerdos. Se ofrecía como una paradoja

que pudiese revestir tal magnitud, precisamente en una provincia que por su riqueza natural olivarera

figura como el más importante productor de aceite de España y, por tanto, del mundo. Mas el olivar ha

sido el motivo de su grandeza y de su miseria. No el olivar en sí, como tal fuente de producción, sino en

manto a la configuración de la propiedad, de este cultivo. En esto y en el hecho de que los olivares

ocupen el 49,67 por 100 de la superficie cultivada de la provincia, unido a la circunstancia de una gran

densidad de"población, traducida en la cifra de 57 habitantes por kilómetro cuadrado, y en su escaso

desarrollo industrial, radicaba la existencia, de un índice de paro obrero sencillamente, alarmante.

El programa de colonización agrícola que, junto a los de orden hidráulico, industrial y eléctrico, forma

parte del conjunto del Plan gira en gran parte sobre el pivote de las obras de regulación de los caudales de

agua que nacen en esta provincia o discurren _ por ella. Es concretamente el Guadalquivir la vena

fecunda que va a permitir el regadío de una buena superficie de tierra de secano.

Brazo ejecutivo de la política social agraria del Estado, el Instituto Nacional de Colonización posee,

además de un cerebro técnico, un corazón rebosante de humanidad, porque su materia prima es el colono,

el trabajador agrícola, el hombre, en suma.

Vos, señor, habéis querido que así sea, y porque lo habéis querido es por lo que cada hectárea que se pone

en regadío no es tan sólo un sumando que se añade a la riquesa patria, sino también, y antes que nada, un

nuevo reducto de la justicia social, desde el que se defiende una larga, fecunda e inacabable pas para

España. Nos urge declarar que la venturosa realidad ha superado los cálculos primitivos queden orden a

la transformación del secano jiennense en regadío, se establecieron en los momentos iniciales del Plan.

Las 29.770 hectáreas previstas en un principio pueden convertirse, a tenor de los estudias realizados por

los servicios competentes, en 53.667 hectáreas. Esto es, por lo que se refiere a la Ley de Colonización de

grandes sonas, ya que a dicha cantidad es Preciso añadir otras 27.600 hectáreas auxiliadas a través de la

Ley de Colonización de Interés Local, sin contar las 5.000 que habrán de regarse mediante el

alumbramiento de aguas subterráneas. Un total, como puede advertirse, de 86.267 hectáreas que harán de

Jaén una nueva tierra y que pondrán junto al olivo—árbol totémicb de Andalucía—el

verde intenso de los cereales y las leguminosas, los forrajes y las plantas industriales y el cultivo

primoroso de la huerta.

A la hora de rendir cuentas sobre lo actuado hasta la fecha, hay que anotar un total de 28.135 hectáreas,

de las cuales 18.298 han sido transformadas merced a la Ley de Colonización de grandes sonas, y las

restantes 9.837, por obra de auxilios concedidos a los particulares.

Estas 28.135 hectáreas han causado, como era de esperar, un fuerte impacto en el orden social, debido al

hecho de que han traído en su mano nada menos que la creación de 18.000 puestos permanentes de

trabajo, es decir, tantos como se precisaban para conjurar el desempleo que "con caracter de fijo estaba

soportando la, provine de Jaén.

Obligado es decir que la colonización reviste aquí unas características especiales determinadas por dos

factores. En primer lugar, la exclusión de las fincas de olivar efectos de computar la porción que, una vez

realizada la transformación en regadío se reserva el propietario, y la que exprop el Estado para los fines

de formación en lotes de independencia económica, parcelas complementarias o huertos familiares. Y e

segundo lugar, el hecho de que, anticipandose a la acción oficial, la iniciativa privada haya puesto en

regadío algunos miles de hectáreas.

Este es el motivo de que, junto a la .entrega de lotes de independencia económica, se haya cargado el

acento en el establecimiento de lotes de tierra complementarios alrededor de las zonas transformadas de

propiedad particular. Estos lotes, más la co rrespondiente vivienda familiar, garantizan el mínimo vital a

una población de obreros agrícolas que ha encontrado trabajo permanente en las haciendas privadas.

Al conjuro del agua, veinte nuevos pueblos han brotado sobre el nuevo mapa agrícola de Jaén, dotados de

todos los. servicios de asistencia cultural y sanitaria.

Los hijos de estos hombres vivirán en un Jaén renacido, sorprendente; verán un nuevo paisaje en los

llanos y en los montes; verán crecer esos millones de árboles que los Servicios Foreyfales han plantado,

están plantando y no cesarán de plantar hasta cubrir la última de esas 132.974 hectáreas, cuya

repoblación prevé el Plan.

Sólo me resta ya, señor, rogaros que tengáisa bien disponer la entrega de las llaves de las nuevas

viviendas a los colonos que están aquí "delante de vos y que, al igual de otros. Muchos de toda

España, os aclaman. Vos, mi general, que a lo largo de una vida fecunda en el servicio de España no

habéis cesado jamás de mandar hombres, podréis advertir la total entrega de éstos a la disciplina del

trabajo y a la lucha heroica: de ganar sobre el surco de la tierra gloria y riqueza para la Patria. A

vuestro mensaje de justicia ellos han respondido con otro de lealtad. Y en esta aclamación constante a

vuestra persona es donde vas, señor, ganáis, todas las elecciones. Estos hombres son vuestros votos; los

votos más y apasionados, que hacen de España una democracia sin paliativos, y de vos, el capitán del

pueblo, su defensor y su guia.

:

Por eso, señor, estas gentes gritan y gritamos todos: ¡Viva, Franco! ¡Arriba España!"

Discurso del Jefe del Estado

Al continuación, el Caudillo entregó los títulos a los nuevos colonos y, entre incesantes aclamaciones,

habló a la muchedumbre, pronunciado el siguiente discurso: " Jiennenses: Solamente unas palabras para

rematar este importante acto de laentrega de los títulos de propiedad a los colonos de los nuevos regadíos.

Con ella culmina la principal etapa en el programa de regadíos de Jaén dentro del plan general de

transformación de esba provincia. Su trascendencia se agiganta. Si analizamos la historia y la vida

anterior de España, solamenté hace siglo y medio, en los tiempos del Rey, Carlos III, se percibe una

inquietud real respecto de estos problemas, que se tíáduce en la fundación de aquellos pueblos que

recibieron el nombre as aquel gran. Monarca, como son La Carlota. La Carolina y otros más pequeños

lugares, que si lo comparamos con la obra realizada hoy, se contrasta la grandiosidad de lo que nosotros

hemos acometido.

Pero esto se explicaba en aquellos tiempos en que España era la cabeza de un Imperio y en los que por

responder a aque lla alta misión volcaba sus hombres, sus caudales y sus mejores esfuerzos en coloni

zar y;dar vida a sus grandes provincias ultramarinas que un dia pudieron separarse del viejo tronco

plenas de vida, de riqueza y de posibilidades, porque no en vano España les había, dado todo cuanto

tenía..

Aquellas tierrras fértiles y vírgenes recla maban toda la atención de la nación, mientras se abandonaba

el propio solar. ¿Quién iba a ésforzarse en enmendar y cultivar tierras pobres cuando en América seje

ofrecían otras inmejorables? Pero desde entonces han pasado muchos años, ha transcurrido más de un

siglo, sesenta y tres años desde la pérdida de los últimos jirones de nuestro Imperio, y tiempo hemos

tenido para haber vuelto la Vista a nuestro propio solar y transformarlo; por qué no se hizo es la cuestión;

la clave está en el predominio en España de una política extraña a los intereses de la nación, y esa

política, hizo que España viviese en las circunstancias de que es muestra vuestra provincia, con el

abandono de los campos, la ausencia de una industria y en general en el máximo de los abandones en que

podía caer una nación. Y esto quiero decíroslo como lección, para que aprendáis y no olvidéis que todo

esto que nosotros hemos hecho y hemos acometido pudo hacerse muchos años antes, con más medios y

menor coste, cuando la nación disponía de más facilidades. Y no se hizo, aunque los hombres éramos

sensiblemente los mismos; porque sería una pretensión vana que nos consideremos superiores a los que

nos precedieron; no, señor; somos dignos descíndientes de los que nos antecedieron (grandes aplausos);

lo mismo que nuestros soldados de hoy son parejos de los que asombraron al mundo con sus esfuerzos,

conquistaron América y recorrieron el mundo con sus banderas. Asi lo demostramos en nuestra Cruzada

como en todas las ocasiones que nos pusieron a prueba. No somos distintos; lo que es distinta es la

política, el ambiente; lo que no podía ser era aquella consigna extranjera de españoles contra españoles

que, al no podernos vencer cara a cara, inventaron en el extranjero para enfrentarnos con nosotros

mismos. Y desde entonces, en lugar de marchar juntos en una dirección, aunando nuestros esfuerzos, nos

vinimos desangrando en luchas intestinas.

El hecho es que, por haber sufrido esta política durante más de un siglo, esta generación tiene que

superar el abandono de otras muchas generaciones y enfrentarse con problemas gravísimos. Y uno de los

más grandes ha sido el abandono de nuestros campos.

El ministro de Agricultura os ha expuesto de manera magistral las líneas generales de este "Plan Jaén" y

las posibilidades de esta provincia. Y yo os digo que ese esfuerzo que estamos haciendo en Jaén y en

Badajoz, se está realizando, en mayor o menor escala, en todas las provincias españolas. Es decir, que no

solamente es en Jaén donde se vierte el esfuerzo y los medios de la nación, sino que se atiende a todas las

inquietudes, acudiendo adonde hay una cosa que corregir o una miseria que remediar o aliviar, allí va el

nuevo Estado, y con él están los españoles (grandes y prolongados aplausos) en un impulso de

solidaridad; problemas que por su magnitud no se pueden resolver en un día y requieren la continuidad y

la constancia para que se resuelvan, como estamos haciendo en Jaén.

Una revolución no basta, con quererla y enunciarla, sino que hay que saberla haoer, hay que tener un

ideario, crear unas leyes y constituir un estado de derecho si queremos que la revolución triunfe y la

nación se transforme.

¿Cuántas revoluciones han fracasado en el mundo porque no se supo darles contenido, crear aquel estado

y forjar los instrumentos? Pues todo eso lo poseyó el Movimiento Nacional desde los primeros días, y así

se fueron sucediendo las leyes que nos entrevistaron con los problemas de la nación y los específicos de

nuestros campos. Desde el primer día rechazamos el repartir tierras miserables que produzcan la ruina en

seguridad de nuestros labradores; nosotros lo estamos haciendo con las mejores tierras de España,

creándolas antes con nuestro esfuerzo, represando o elevando el agua de nuestros ríos y creando

patrimonios que no sean la ruina de los labradores. No damos a los labradores los desperdicios de la

nación, sino las tierras más fecundas. (Gran des aplausos.)

En esto consiste nuestra reforma agraria: transformar las tierras para repartirlas, exigir que los hombres

puedan tener jornales todo el año, imponer el que la intensificación de Jos cultivos responda a la riqueza

de la tierra. No queremos señoritismo, sino trabajadores, un pueblo recio y laborioso que levante a la

patria´ en todos los órdenes. (Grandes aplausos.)

Por ello este acto de hoy es la démostración más firme de que nuestra revolución está en marcha.

¡Arriba España! (Grandes aplausos, que no cesan hasta que Su Excelencia abandona la tribuna.)

Los vítores y aclamaciones arreciaro cuando Su Excelencia terminó de hablar se dispuso a abandonar

el pueblo para di rigirse a Linares.

De nuevo en el recorrido, los pueblos de Torreblascopedro, Guadalimar y otros le hicieron objeto de

inequívocas manifesta ciones de adhesión y cariño.

El Caudillo visitó la estación elevador; que suministra el agua a las vegas medias y la explanación del

ferrocarril BaezaUtiel y, más tarde, la estación LinaresBaeza, otra importantísima obra del Plan Jaén.—

Cifra.

ESTANCIA EN LINARES

Linares 21. A la una de la tarde llegó el Jefe del Estado a Linares. Una inmensa multitud hizo objeto de

un caluroso recibi miento, al Caudillo, a quien acompañaba en su coche el ministro, de la Gobernación.

El alcalde de la ciudad, D. Leonardo Va lenzuela, le dio la bienvenida y seguidamente la comitiva se

dirigió por el paseo de Linarejos hasta la fábrica de la Metalúrgica Santa Ana.

Desde este lugar el Caudillo se trasladó al Ambulatorio del Seguro de Enfermedad, denominado "Virgen

de Linarejos". donde fue recibido por el ministro de Trabajo, don Fermín Sanz Orrio; presidente, del

Consejo del Instituto Nacional de Previsión, señor Labadíe Otermín; director del Ambulatorio y otras

personalidades, con las que recorrió también detenidamente las distintas instalaciones, que previamente

había bendecido el obispo de la diócesis, doctor Romero Menjíbar.

Este Ambulatorio comenzará a funcionar él próximo lunes, día 24.

Después de la visita al Ambulatorio, el Caudillo se dirigió a la fábrica Oleometalgráfica.

Terminada la visita, el Caudillo, entre, incesantes aclamaciones de la multitud, se dirigió al

Ayuntamiento, donde el Ministerio ,de Agricultura le ofreció un almuerzo, después del cual abandonó

Linares, entre las aclamaciones del pueblo.—Cifra.

EN MARMOLEJO

Marmolejo 21. Desde Linares, el Cau dillo se dirigió a Menjibar, donde visitó una fábrica ,de

concentrados de vegetales, con capacidad para doce millones de kilos de tomate y otros cinco millones

de kilos de conqentrados de frutas.

- Después, el Caudillo continuó su visita a las obras del Plan Jaén, de la zona baja del Guadalquivir,

constituida por seis vegas en ambas márgenes de dicho río, y que afectan a terrenos de los términos

municipales de Menjíbar, Espeluy, Villanueva de la Reina, Andújar y Marmolejo.

Él paso del Caudillo por todos estos pueblos fue acogido con prolongadas y entusiastas? ovaciones.

Después, Su Excelencia el jefe del Estado visitó la zona del Rumblar, con una superficie útil de

regadíos de 5.820 hectáreas y tres nuevos pueblos, con, capacidad total para 135 colonos.

Terminada la visita a la izona de las vegas bajas del Guadalquivir, el Caudillo se dirigió al pueblo de

Marmolejo, que, al igual ,que todos los visitados, había levantado arcos de triunfo con expresivas

inscripciones de gratitud a Franco. El pueblo de Marmolejo había alfombrado su calle principal con

flores.

Aquí inauguró la GranjaEscuela de Formación Profesional Agrícola, desde cuyo balcón central el alcalde

pronunció unas palabras, en las que expresó la satisfacción del pueblo por tener a Franco, a quien

agradeció cuanto había hecho. "Decir Franco—añadió el alcalde—es como decir Unidad, Prosperidad y

Paz."

El Caudillo, ante las aclamaciones del gentío, dijo:

Muy pocas palabras, porque la palabra es siempre pobre ante los hechos. Y nosotros nos encontramos

ante un hecho trascendente y real: el levantamiento de un pueblo´.y el resurgir de una provincia. (Una voz:

¡A ti te lo debemos!) Si la política es la persecución del bien común, comprendo que en España no

estuvieran las gentes satisfechas de la política. La política en España respondía a un concepto erróneo y

equivocado del siglo XIX, a un concepto en que todo giraba alrededor de los poderosos y de una clase

social, concepto que olvidaba las necesidades del pueblo y la justicia de Dios. Nosotros advinimos al

Alzamiento Nacional para evitar que España se sumiese en el comunismo, pero no para volver a la base

de partida, sino para construir y hacer una revolución nacional, una revolución constructiva, una

revolución creadora; implantar un nuevo concepto político que respondiese a los tiempos modernos y

abandonar para siempre un sistema indiferente a la explotación inicua del hombre. (Grandes aplausos.)

Yo perdono a los españoles, en el pasado, muchos de los errores que hayan podido cometer. Si se admitía

como lícita la lucha de clases, si se consentía el enfrentamiento de unos contra otros, queda justificado

cuanto en legítima defensa se hiciese para defender su interés; pero nosotros hemos venido a unir a los

españoles porque lo necesitamos imperiosamente para el bien común. No podrían realizarse todas las

cosas que estamos haciendo si no tuviéramos una política, si ésta no tuviese una doctrina y no existiera un

idea rio. (Una voz:, ¡Y un Caudillo!) El Caudillo es lo de menos; lo principal es la doctrina, que es lo

permanente. (Grandes y prolongados aplausos.)

Los hombres pasamos y las ideas perduran. En esto nosotros nos encontramos muy adelantados al resto

del mundo, porque nos adelantamos veinte años con la revolución nacional. Los otros llegarán

posteriormente, cuando se convenzan, si les da tiempo, de que por otro camino van a caer

inexorablemente en el comunismo y con él perecerá toda la espiritualidad, las tradiciones, todo lo que

tiene de bueno la vida para poder vivirla. El fracaso del materialismo se percibe en todos los meridianos y

a su final está el comunismo, que si hoy nos deslumbra con algunas de sus realizaciones, es después de

cuarenta años de fracaso. Cuando fue declarada la guerra universal, Rusia era el más atrasado de los

países de Europa. Necesitó la guerra universal, constatar la superioridad de las armas y de las técnicas

occidentales, para que cambiase y resucitase el concepto de la patria escarnecida, que reconociese que no

todos los hombres eran iguales, que había diferencias, que había que estimular la mayor inteligencia, al

valor y a la constancia; renunciar al con i cepto de todos los hombres grises y establecer diferencias y

consideraciones que. contradicen la doctrina comunista. Como j esa contradicción de que mientras fuera

se fomenta la subversión en Rusia se impone una disciplina de hierro; pero ésto lo comprendéis vosotros

muy bien.

No es que nosotros rechacemos los bienes materiales; aspiramos, sí, a una justicia social, a una igualdad

de oportunidades para el hombre, pero no a negar las desigualdades que Dios en la naturaleza ha creado.

Nosotros aspiramos a hacer una justicia social bajo el imperio de la ley divina, a crear nuevas fuentes de

trabajo, a que no haya hombres que no trabajen, a que todos tengan asegurado e1 jornal o salario y a que

mejore de día en día; a que el ahorro no esté acumulado en las manos de los poderosos, sino que puedan

efectuarlo todos los españoles. Esa es la riqueza material a que aspiramos y ese es el porvenir que os

ofrecemos.

Lo que hemos hecho en la provincia de Jaén lo haremos también en todas las provincias de España, que

sienten hoy la noble emulación de lo que pasa en Jaén; aunque comprenden esta primacía porque Jaén era

de las regiones más abandonadas de España y de problemas más acuciantes.

De este movimiento político vosotros tenéis que ser la guardia fiel si sois conscientes de lo que manda

Dios, de lo que debemos a España, de lo que necesitáis vosotros y de lo que merecen vuestros hijos y

todos vuestros descendientes.

¡Arriba España!" (Grandes y prolongado1! aplausos.)

Desde Marmolejo, el Caudillo continuo viaje a jaén.—Cifra.

CENA DE GALA EN LA DIPUTACIÓN DE JAÉN

Jaén 21. En el salón de actos de la Diputación Provincial se ha celebrado esta no

che una cena de gala, ofrecida a Su Excelencia el Jefe del Estado por el gobernador civil y las

Corporaciones provincial y municipal.

Asistieron a la cena los ministros de la Gobernación, Obras Públicas, Industria, Agricultura, secretario

general del Movimiento y subsecretario de la Presidencia del Gobierno; los jefes de las Casas Militar y

Civil de Su Excelencia el Tefe del Estado, el capitán general dé la IX Región, varios directores generales,

el gobernador civil, prelado de la diócesis, alcalde, presidente de la Diputación Provincial y los miembros

de esta Corporación y los del Ayuntamiento, Consejo Provincial del Movimiento, el secretario Gestor del

Plan de Jaén, altos jefes sindicales, entre ellos el vicesecretario nacional de Obras Sindicales y todos los

alcaldes de los pueblos de la provincia.

A la entrada del Caudillo al salón, fue aplaudido clamorosamente por todos los asistentes, puestos en pie,

y las mismas manifestaciones si repitieron al abandonar Su Excelencia el salón.

El Caudillo pernocta en el pabellón distinguido de la Diputación Provincial, cuyo edificio aparece esta

noche profusamente iluminado. Centenares de personas permanecen delante del edificio, manifestando su

enfervorizada adhesión al Jefe del Estado.

Todos los edificios oficiales y otros muchos, entre ellos la catedral y el Castillo de Santa Catalina, ofrecen

esta noche artística iluminación. También la ciudad aparece totalmente engalanada.—Cifra.

 

< Volver