"La iglesia está por encima de todo régimen y de toda política"  :   
 "La sociedad actual no es como la de ayer y la política de hoy no puede ser como la de antaño". 
 ABC.    26/04/1961.  Páginas: 2. Párrafos: 20. 

«LA IGLESIA ESTA POR ENCIMA DE TODO REGIMEN Y DE TODA

POLITICA»:

"La sociedad actual no es como la de ayer y la política de hoy no puede

ser como la de antaño"

En el Seminario de Huelva, el Jefe del Estado pronunció el siguiente discurso:

No podía faltar a la acción creadora en nuestra patria la parte espiritual correspondiente, y ninguna de más

interés que la creación de centros como este Seminario Diocesano, que viene a llenar un hueco

importantísimo en la formación de nuestro clero.

Me felicito de que haya sido bajo nuestro régimen y bajo mi mandato, cuando haya podido lograrse esta

vieja aspiración de la provincia de Huelva de tener su obispo y su seminario; este anhelo que por la

bondad del Sumo Pontífice ha podido realizarse bajo nuestro régimen, como los otros seminarios y

obispados que estaban, en la conciencia de España y de los católicos y que tuvieron igualmente realidad

en esta etapa.

Como esto es fruto del cambio político de nuestra patria, que se adelantó veinte años al que el mundo

espera. La vida política de las naciones es una continua renovación, de constante progreso político, en el

que no pueden estancarse, pues serían rebasados por los acontecimientos.

La sociedad actual no es como la de ayer y la política de hoy no puede ser como la de antaño, en que unas

minorías intelectuales de la clase media dominaban, gobernaban a los demás ciudadanos a su capricho.

Hoy todos los pobladores de una nación tienen conciencia de su situación, de su fuerza y de sus derechos,

y por eso asistimos a una revolución política, a una revolución política enorme, caracterizada por el signo

social, y que empujada por un materialismo acabaría pasando por encima de todos los valores espirituales.

En estos misinos años y en estos mismos días asistimos a la subversión de las naciones, lo mismo que

ayer hubo la subversión de las masas y que obligan, a los pueblos a caminar por cauces nuevos.

La política que no se renueva, muere. Hace cuarenta años se intentó una renovación política a raíz de la

primera guerra universal. Como consecuencia de ella surgieron ensayos políticos que fueron apareciendo

como corolario de la guerra en Europa.; de estos intentos de renovación política, la única que permanece

es la comunista, que, con sus monstruosidades y errores, no deja de ser una renovación materialista; pero

en muchos aspectos a tono con los tiempos. ¡Y esto es gravísimo!

Este movimiento comunista, con un poder de captación, sus intensas propagandas, su preparación para

extenderle al mundo, ha llegado a su punto más álgido en estos momentos. Ello reviste gravedad grande

para todos los pueblos y una dura amenaza para nuestra civilización cristiana y para la evolución política

futura.

Por esto tenemos que felicitamos y dar gracias a Dios de que con veinticinco años de anticipación

hayamos previsto lo que, en el mundo, iba a suceder y hayamos dado satisfacción a las ansias y anhelos

generales que se reflejan en todos los meridianos del mundo, lo mismo en África aue en Europa, Asia o

América, en que las masas sociales y laborales piden justicia, progreso económico, anticapitalismo y

eficacia; es decir, la transformación de sus sistemas políticos.

Estas ansias y sed de mejora no pueden servirse con las viejas fórmulas políticas, con los sistemas

capitalistas liberales, incapaces, en la mayoría de los casos, de conseguir el resurgimiento de los pueblos,

y en un como espíritu de inhibición abandonan el progreso social y el bien:

común que toda política debe perseguir. En este horizonte tan negro sólo el sistema ruso se nos presenta

renovado, aunque en él hayamos de considerar dos etapas : la anterior a la guerra y la posterior. Las

generaciones nuevas no conocen lo que fue aquella primera fase, cuando tantos millones fueron

sacrificados, los azotes del hambre, de los campos infrahumanos de la Siberia, la negación de toda cla

se de libertades y derechos, todo sumi bajo el terrorismo policíaco. Todo aquel parece pasado y haberse

olvidado.

Y, sin embargo, aquello fue y es el comunismo; que a raíz de la guerra, y por necesidades imperiosas, que

el comunismo haya tenido que rectificar no tiene nada de extraño. Así, tuvo que rectificar la patria para

que los hombres fueran a morir por ella; ha reconocido también 1as desigualdades sociales para contar

con cabezas de inteligencias que le facilitasen el progreso material; ha creado una aristocracia con los

mariscales, los políticos, le técnicos y los altos burócratas del Estado Pero por propia conveniencia,

copiando con los países occidentales todo aquello que podía beneficiarle.

Y hoy tenemos una triste realidad; que la marcha material de Rusia ha tenido un considerable avance;

pero con ausencia total y sacrificio de los valores espirituales. Y si antes, cuando el terrorismo es

más intenso y se enterraba en vida a millones de seres, el comunismo tenía, poder de captación ,para

engañar y arrastrar a las masas, hay que imaginarse lo que representa hoy, cuando después de haber

sangrado media Europa, y sobre sus ruinas, han pedido levantar una economía y ofrecer determinadas

muestras de un progreso material.

Esta es la triste gravedad de nuestra hora y la gran trascendencia de nuestro Movimiento, solución

española a los grandes problemas de nuestro tiempo. Nosotros hemos dado en España un ejemplo de

cómo estimulando nuestros valores espirituales, fomentando, nuestras mejores tradiciones, cuidando de

las esencias de nuestra civilización cristiana, armonizando la libertad con el orden, se puede realizar una,

obra de reconstrucción nacional, justicia social, de mejora de nivel de vida, de industrialización y

progreso, como estamos contemplando, en lo cual, para mí, una de las piedras básicas es la de la

formación de la conciencia española contrarestando las propagandas suicidas que de fuera nos vienen.

Esa incomprensión llega muchas veces hasta, incluso, a sectores importantes de la Iglesia, que no

comprenden muchas cosas por aquel espíritu liberal de que la Iglesia ha de estar separada del Estado,

como si la Iglesia pudiera ser indiferente a los errores del Estado y el Estado a los bienes de la formación

de la conciencia cristiana; la Iglesia no puede ser indiferente ante un Estado que le permita o no realizar

sus fines. No es que la Iglesia se meta en política. Siempre que lo ha hecho ha salido con las manos en la

cabeza; sino que no puede estar con aquellos regímenes que le impidan realizar sus fines. La Iglesia está

por encima de todo régimen y de toda política.

Yo, como español y Jefe del Estado, agradezco al ilustre prelado de esta dió cesis el celo, apostólico que

despliega en la formación de la conciencia de sus ovejas y el calor y,cariño que pone en el orden social en

.plena armonía con nuestras autoridades, por el camino esplendoroso de la redención divina. (Grandes y

prolongados aplausos.)"

REGRESO DE FRANCO A SEVILLA

Sevilla 25. El Jefe del Estado llegó a las ocho menos cuarto de la tarde de regreso de su visita a Huelva.

Todos los pueblos del, recorrido, Manzanilla, La Pahua del Condado, Villalba de Alcor, Sanlúcar la

Mayor, Espartinas, Castilleja de, la Cuesta y Camas, saludaron jubilosamente al Caudillo. En todos ellos,

se habían levantado grandes arcos de triunfo y los Vecindarios habían puesto sus macetas llenas de flores

a lo largo de las carreteras.

Una gran, multitud esperaba al Generalísimo a la puerta del Alcázar y le hizo objeto de entusiastas

demostraciones de adhesión y cariño.—Cifra.

 

< Volver