El Jefe del Estado recorre las nuevas zonas de cultivo de las marismas del Guadalquivir  :   
 Después de visitar Sanlúcar de Barrrameda y Jerez de la Frontera, el Generalísimo llegó a Cádiz. 
 ABC.    27/04/1961.  Página: 31-34. Páginas: 4. Párrafos: 54. 

MADRID, JUE V E S 27 DE ´ABRIL DE 1961 EJEMPLAR 1,50 PESETAS

EL JEFE DEL ESTADO RECORRE LAS NUEVAS ZONAS DE CULTIVO DE LAS MARISMAS

DEL GUADALQUIVIR

DESPUÉS DE VISITAR SANLUCAR DE BARRAMEDA Y JEREZ DE LA FRONTERA, EL

GENERALÍSIMO

LLEGO A CÁDIZ

"NUESTRO MOVIMIENTO ASPIRA A QUE TODOS LOS HOMBRES DE ESPAÑA TRABAJEN"*

DIJO FRANCO EN UN DISCURSO

A su llegada a Cadiz, el Caudillo pronunció ante la multitud que le aclamaba el siguiente discurso:

"Gaditanos: Si alguna contrariedad nos ofrece la gobernación del Estado, tiene también sus

compensaciones, como en estos momentos en que vemos vibrar en un solo pensamiento y voluntad a los

hombres y a los pueblos de España. (Grandes aplausos.)

Vuestra ciudad, tres veces milenaria, encierra la Historia de España al correr de tres mil años. Cádiz fue

siempre la misma en el transcurso de este tiempo, porque encarnaba nuestra misión marinera; asi lo quiso

Dios al crearla casi una isla rodeada de mares..

El Movimiento Nacional vino a volver a España a su ser, a colocaría de nuevo cara al mar; de aquí el

resurgimiento de sus puertos, sus ciudades marítimas y sus astilleros, todo lo que un día representó

nuestra grandeza, conservado como reliquia en nuestras poblaciones marineras, que densamente pueblan

la periferia de nuestra nación.

Y esta es la razón de que desde el primer momento hayamos dedicado la atención debida a Cádiz e

impulsado por todos los medios nuestro resurgimiento marinero.

Vengo de recorrer toda la provincia, de cruzar sus fértiles campiñas, de ver la transformación de sus

tierras de secano en regadío, de escuchar sus problemas y necesidades y tomar buena nota para

resolverlos en la medida de nuestras fuerzas. Porque no todo a lo qué. aspiramos se puede hacer.

Habéis vivido los años de escaseces y necesidades que hemos pasado; habéis comprobado también el

resurgimiento progresivo de nuestra marcha económica; como llegó un momento en que el progreso de la

nación nos requería la estabilización de nuestra economía, y la hemos estabilizado. Ahora entramos en un

franco período de desarrollo, pero este período de desarrollo exige también un orden de urgencia para

resolver los problemas. Y los que hemos de atender primero son aquellos que representan una mayor

necesidad. Nuestro Movimiento aspira a que todos los hombres de España trabajen, a que no se pierdan ni

en el ocio ni en el paro las horas de los que tienen voluntad de trabajo, y para ello hay que crear nuevos

puestos de trabajo en el campo y en la industria. El resurgimiento nacional es tarea para muchos años, que

corresponden a España entera... (los aplausos y vítores interrumpen al Caudillo)... y para que esta decisión

sea .perfecta y se proyecte en el futuro, y podamos disfrutar de esta paz y tranquilidad a tanta costa

ganadas, es necesario que cuidemos de la unidad política de los españoles, que no olvidemos que en la

unidad política de España se fundamenta nuestro futuro y nuestra grandeza. ¡Arriba España! (Una

clamorosa ovación acogió las últimas palabras del Caudillo.)

EL CAUDILLO, EN CÁDIZ Cádiz 26. (Crónica telefónica de nuestro corresponsal.) El pueblo gaditano

es un pueblo frío, poco apasionado, que rara vez se desborda. Cádiz, como ciudad andaluza, contrasta con

sus provincias hermanas. Es una ciudad que sorprende. De la "calma chicha", como el mar, pasa al más

vivo movimiento. Este fenómeno se ha producido hoy en Cádiz con la llegada del Caudillo de España. La

visita oficial se anunció hace sólo tres días. La Prensa y la radio, sin estridencias, difundió la noticia. El

Municipio hizo sus preparativos. La ciudad fue adornada con banderas y gallardetes con rapidez, con

apresuramiento. A primera hora de la tarde ya desfilaban por la ciudad las bandas de música de cornetas y

tambores; la fuerza militar, los militantes de la Organización Juvenil... Los barcos de la Marina de guerra

y mercante anclados en el puerto lucían sus gallardetes. ¿Pero dónde estaba el pueblo de Cádiz?. Cuando

el Generalísimo se asomó al balcón principal del Ayuntamiento, acompañado por el alcalde de la ciudad,

marqués de Villapesadilla, el pueblo de Cádiz estaba allí, en la plaza de San Juan de Dios,

formando una compacta masa, de más de 30.000 personas. Había llegado silenciosamente, sin estruendo,

casi de manera imperceptible. Habían dejado sus hogares y sus centros de labor cotidiana, para

concentrarse en este punto. Fue en este momento, cuando próximos a la figura del Jefe del Estado

español, nos dimos perfecta cuenta de la extraordinaria dimensión del recibimiento que los gaditanos le

prodigaban. En la plaza de San Juan de Dios se aireaban casi un centenar de pancartas expresando su

amor a España y a Franco, su gratitud por la gigantesca labor realizada bajo su mandato. También varias

pancartas, una de ellas gigantesca, colocada sobre los arcos de la Puerta de Tierra, donde se abre el viejo

recinto amurallado de la ciudad, hacían una petición concreta al Caudillo: un puente sobre la bahía

gaditana; un puente que acerque a Cádiz el resto de España.

A las siete y media, puntualmente, el Generalísimo con su séquito había entrado en el término municipal

de Cádiz. En la Puerta de Tierra saludó a las autoridades y prosiguió basta la iglesia de Santo Domingo,

donde se venera la Fatrona de la Ciudad, la Virgen del Rosario. El obispo titular, Dr. Gutiérrez Diez,

entonó un "Tedeum" y una Salve. Luego la comitiva se trasladó a las Casas Consistoriales. El pueblo le

había .aclamado ya incesantemente. Pero el entusiasmo se desbordó, cómo decimos, en esta gaditanísima

plaza de San Juan de Dios. Primero hizo uso de la palabra el alcalde; luego el Caudillo. El rector de la

ciudad habló de gratitud y de admiración con acento cálido. Franco se refirió a la grandeza marinera de la

trimilenaria urbe. Más de 30.000 voces gritaron el nombre de Franco. Más de 30.000 voces, con, ése

acento y esa fuerza de una villa marinera, le gritaron su cariño y su adhesión. Dé la aparente calma,

Cádiz, en este sorprendente contraste psicológico, había pasado al más apasionado, vivo y clamoroso

entusiasmo. Se aplaudía a Franco, símbolo de la Patria y su grandeza. Después, el Caudillo, sus ministros

y el alcalde´ de la ciudad, acompañados de las primeras autoridades, se retiraron al despacho de la

Alcaldía. En tono de intimidad, el marqués de Villapesadilla habló al Caudillo de cuánto Cádiz te debía,

de cómo la ciudad había resurgido de su letargo, merced a la grandiosa labor llevada a cabo por Franco y

su Gobierno. Tras de aludir a la congestión que Cádiz sufría por la falta de espacio vital, le expuso el

magno proyecto del puente sobre la bahía. Un puente es siempre una idea hermosa, porque acerca, porque

une. Pero en esta ocasión es la aspiración unánime de la ciudad. Es una idea grandiosa respaldada por una

realidad social y, económica que el Generalísimo escuchó con toda atención, prometiendo que sería

estudiada minuciosamente por el Gobierno.

Tras este acto, el Jefe del Estado abandonó las Casas Consistoriales. Más tarde, a las diez de la noche,

asistió a una cena de gala ofrecida en su honor en el salón Regio de la Diputación Provincial.— B.

MORAN.

Cádiz 26. El Caudillo, ante las insistentes muestras de entusiasmo, salió al balcón principal del

Ayuntamiento, en unión del alcalde. Cuando se hizo el silencio, el alcalde pronunció las siguientes

palabras:

"Pueblo de Cádiz: Tenemos aquí, en nuestro Ayuntamiento, a nuestro Jefe del Estado que, una vez más,

viene a conocer nuestros problemas. Nuestra ciudad, trimilenaria, convertida en vieja, se derrumbaba, y él

ha sido, tomándola bajo su patrocinio directo, el que la ha hecho renacer pujante. Cádiz, gracias a nuestro

Caudillo, ha cambiado el signo de vida, pero no puede permanecer estática, porque los avances

indiscutibles, económicos y demográficos presentan siempre nuevos problemas, que son los que en

vuestro nombre voy a presentaros, eu la seguridad de que, si son justos, ordenaréis se resuelvan de modo

favorable. Os presento, Caudillo, al pueblo de Cádiz, aquí congregado unánimemente, en,actitud

fervorosa de cariño, adhesión y agradecimiento. ¡Gaditanos: ¡Viva España! ¡Viva Franco!"—Cifra.

VISITA A LAS MARISMAS DEL GUADALQUIVIR

Guadalcacín 26. El Jefe del Estado ha visitado esta mañana, en una extensa zona de las marismas del

Guadalquivir, los nuevos cultivos y Centro de Mejora Ganadera.

A las nueve salió de su residencia del Alcázar de Sevilla. Le acompañaba en el coche el ministro de

Agricultura, D. Cirilo Cánovas; y seguían, en otros, los de Obras Públicas, Hacienda, Gobernación,

secretario general del Movimiento y de la Vivienda; los jefes de sus Casa Militar y Civil y ayudantes.

En Lebrija fue. recibido el Jefe del Estado por el director general de Colonización, Sr. Torrejón; el de

Obras Hidráulicas, Sr. Briones, y otras personalidades. Ante unos gráficos, el ministro de Agricultura y el

director general de Colonización explicaron al Generalísimo las características de la zona regable? del

bajo Guadalquivir, que abarca una superficie de 75.000 hectáreas, de las que son regables 68.000.

En las inmediaciones de Lebrija, se ha acometido ya la tarea de saneamiento de 6.000 hectáreas Sobre

"los mismos gráficos se; explicó al Caudillo el proceso de desecación de estas tierras. La Confederación

Hidrográfica del Guadalquivir por su par te ha colaborado en el saneamiento de estos terrenos mediante,

la construcción de cuarenta kilómetros de diques de defensa´.

El Caudillo se dirigió luego a la Cen tral de Mejora Ganadera, donde fue recibido por el gobernador civil

de Cádiz, don Luciano Sánchez González; gobernador militar, general Oca González, y el presidente de la

Diputación, D. Alvaro Domecq.

EN LA CENTRAL DE MEJORA GANADERA

En este Centro hay actualmente seiscientas cabezas de ganado "Santa Gertrudis", importadas de los

Estados Unidos, y "Recinto Andaluz", y en unos gráficos, vio el Generalísimo los resultados de los

estados comparativos y del cruzamiento de estas dos razas, que dan un volumen muy halagüeño en cuanto

al peso de este ganado para carne.

Luego recorrió la sección cuarta de las Marismas del Guadalquivir, que se extiende por la margen

izquierda de este río y comprende terrenos de los términos de_Trebujera, Jerez de la Frontera y Sanlúcar

de Barrameda. Para resolver el problema social de este último pueblo, el Instituto Nacional de

Colonización ha realizado trabajos de defensa, saneamiento y desalado, con el fin de poner en cultivo un

total de 6.209 hectareas.

En el plan general de colonización se fija la posibilidad de asentar en colonización directa unas 2.500

familias, en unidad de explotación de tipo medio, y 2.100 en parcelas complementarias.

CARIÑOSO RECIBIMIENTO EN SANLÚCAR Y JEREZ

A las doce llegó Su Excelencia a Sanlúcar de Barrameda. Toda la población se encontraba en la calle para

recibir en triunfo al Caudillo de España, que visitaba Sanlúcar para apreciar personalmente la

conveniencia de establecer un nuevo puerto pesquero.

Su Excelencia llegó a Bajo de Guía, barriada de pescadores, donde fue recibido por el Ayuntamiento en

pleno, bajo mazas, cuyo alcalde, Sr. Zaragoza, acompañaba al Caudillo desde el cruce del término. Un

concejal explicó al Caudillo la necesidad de construir un puerto pesquero en esta localidad. Terminada

esta visita, y entre las constantes aclamaciones y vítores de la multitud, el Generalísimo prosiguió viaje a

Jerez de la Frontera, a donde llegó a la una de la tarde.

En esta ciudad fue recibido por su alcalde, D. Tomás García Figueras y el Ayuntamiento en corporación.

El recibimiento oficial al Generalísimo Franco se hizo en la Alameda, donde un inmenso gentío, igual que

en las calles de trayecto, _hizo objeto a Franco de grandes demostraciones de afecto.

En la Alameda, y para recibir a Su Excelencia, se encontraban, además del Ayuntamiento, el obispo

vicario general de Jerez; autoridades provinciales y locales; representaciones de las distintas entidades

oficiales de la ciudad; consejo de F. E. T. y de las J. O. N. S., con las diferentes Delegaciones integradas

en el Movimiento; Organizaciones sindicales.

Su Excelencia descendió del coche y revistó las fuerzas de Artillería que rendía honores, con estandarte y

banda de música. El alcalde y los miembros de la Corporación cumplimentaron seguidamente a Su

Excelencia, y se dio suelta a dos centenares de palomas.

El Jefe del Estado, que vestía de paisano, después de ser cumplimentado por la Corporación Municipal,

saludó a los generales, jefes y oficiales de los Ejércitos y a numerosos obreros, a los que estrechó la

mano, y prosiguió viaje.

EN LA ZONA REGABLE DEL GUADALCACIN

El Caudillo, ministros y séquito, continuó viaje hacia el nuevo pueblo de Guadalcacín del Caudillo,

situado en la carretera de Arcos de la Frontera, construido por el Instituto Nacional de Colonización.

Tiene un total de 109 viviendas para colonos de lote familiar, y 59 para los de lote complementario. Todo

el vecindario de este pueblo aclamó con entusiasmo al Generalísimo Franco, que se detuto en la iglesia,

donde se rezó una salve.

Poco después inició el recorrido por la zona regable del Guadalcacín, que tiene una

superficie total de 15.649 hectáreas, correspondientes, en su casi totalidad al termina de Jerez de la

Frontera.

Él Caudillo se dirigió después a la finca "Coto de Bornos", adquirida por el Instituto Nacional de

Colonización. En su parte de secano ´tiene asentados 215 colonos, y se han realizado en ella obras para la

transformación en regadío.

Su Excelencia el Jefe del Estado asistió, cerca de la una de la tarde, en esta finca, a una comida que le fue

ofrecida por el ministro de Agricultura.—Cifra.

LAS OBRAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUAS A LA ZONA GADITANA

Bornos (Cádiz) 26. Su Excelencia el Jefe del Estado, Generalísimo Franco, después de asistir al almuerzo

que le fue ofrecido por el ministro de Agricultura en la finca de Bornos, se dirigió a visitar el nuevo

pueblo del mismo nombre, que consta de 210 viviendas para colonos. . El vecindario acogió

calurosamente a Franco.

Desde aquí marchó el Generalísimo a la presa de Bornos, donde el director general de Obras Hidráulicas,

Sr. Briones, le explicó ante los planos el proyecto completo de las marismas del Guadalquivir, que afecta

a un total de 140.000 hectáreas, y el plan de riegos de la cuenca del Guadalete y abastecimiento de agua

potable a la zona gaditana en un circulo de 45 kilómetros de radio ccn centro en Cádiz, así como a las

poblaciones de Barbate de Franco y Algar de la Frontera.

Después de escuchar estas explicaciones, el Jefe del Estado se trasladó a lo alto de la presa, donde fue

recibido por el obispo auxiliar de Sevilla, don José María Cirarda, quien bendijo las instalaciones. Luego,

el Caudillo descubrió una lápida conmemorativa..

Finalizado este acto, el Generalísimo se dirigió de nuevo hacia Jerez de la Frontera, para visitar las zonas

de las márgenes derecha e izquierda del Bajo Guadalete, con una superficie de 1.744 y 4.080 hectáreas,

respectivamente, situadas en los términos1 de Jerez de la Frontera, Puerto de Santa María y Puerto Real.

Para resolver los problemas sociales, motivados por la construcción de Ja base aeronaval de Rota y de

diversos términos de la provincia, se adquirieron por el Instituto Nacional de Colonización las superficies

de ambas márgenes, donde se han realizado obras de defensa, saneamiento y transformación en regadío.

Más tarde visitó, en el término Municipal de Jerez de la Fronte a, la estación depuradora que realiza el

Ministerio de Obras Públicas y que se encuentra en su etapa final.

Tiene una capacidad total de depuración de 1.500 litros por segundo.

Por último, la comitiva se dirigió a la sierra de San Cristóbal, entre Jerez de la Prontera y Puerto de •

Santa María, donde se han construido, también, por el Ministerio de Obras Públicas, los depósitos

generales de distribución del abastecimiento. Su finalidad es almacenar el agua que de _un modo

continuo le llega de la conducción general a razón de 1.500 litros_ por segundo, una vez depurada en 3a

estación de filtraje. para suminisitrarla a las diversas poblaciones con arreglo a sus necesidades. Su

capacidad total es de 200.000 metros cúbicos.

Finalizadas estas visjtas Su Excelencia emprendió .viaje a Cádiz.—Cifra.

INFORME DEL ALCALDE DE CÁDIZ AL CAUDILLO

Cádiz 26. El acercamiento de la bahía gaditana a la zona de Jerez, mediante la construcción de un puente

que la atraviese. ha sido el principal tema de la exposición hecha al Jefe del Estado por el alcalde de

Cádiz, marqués de Villapesadilla, quien puso de relieve algunos datos que reflejan el potencial de los

"bienes de capital" situados dentro del reducido diámetro de 28 kilómetros, que trata de unir el proyectado

puente sobre la bahía.

Tras destacar el valor de los puertos comercial y pesquero de Cádiz, dique seco, flota pesquera, de las más

importantes factorías y de la central térmica, que sobrepasan los seis mil doscientos cincuenta millones de

pesetas, el alcalde de Cádiz se refirió al valor de las riquezas de la tierra en la zona de Jerez de la

Frontera, y dijo que "si se aumenta la inversión en más de mil millones "de pesetas que cuesta el magno

plan de abastecimiento de aguas de toda la zona gaditana y los aprovechamientos eléctricos de sus ríos, y

también los tres mil millones en que se cifra el valor de la Base Naval, de Rota, que un día revertirá a

nuestra Patria en su totalidad, se ve la enorme importancia social y estratégica que tiene este territorio

gaditano, en el que se albergan, en un diámetro de 28 kilómetros, 121.051 habitantes de Jerez, 113.517 de

Cádiz, 41.196 de San Fernando, 31.972 del Puerto de Santa María, 16.193 de Puerto Real y 25.152 de

Rota.

"De ahí—prosiguió diciendo el marqués de Villapesadilla—la evidente necesidad de agrupar todo ese

gran potencial mediante la ejecución del proyecto del Puente sobre la bahía, que reduciría las actuales

distancias muy sensiblemente."

EN LA DIPUTACIÓN PROVINCIAL

El Jefe del Estado llegó a las diez y cuarto de la noche al Palacio Provincial, acompañado del gobernador

civil, alcalde y los ministros que se encuentran en Cádiz.

Fue recibido por la Corporación, bajo mazas. Su Excelencia pasó seguidamente a la planta baja, donde,

después de ser salu dado por los directores generales y otras autoridades y personalidades, efectuó una

detenida visita a la exposición comprensiva de la labor desarrollada por el organismo provincial.

• A continuación pasó al salón regio, en el que el Caudillo fue. obsequiado con una cena de gala por la

Diputación Provincial.

Terminada la cena, Su Excelencia se retiró a descansar.—Cifra.

 

< Volver